Función fiscal: lecciones aprendidas para la resiliencia operativa

Adriana Rodríguez Socia Líder de Tax Reporting & Strategy, PwC México 31/08/20

El confinamiento derivado de la pandemia representó un despertar a la tecnología para las compañías, pero sobre todo para la función fiscal. Las empresas que no contaban con las herramientas digitales adecuadas tuvieron serias dificultades o les fue imposible cumplir con las exigencias de las autoridades tributarias en tiempo y en forma. Por esto, quiero compartir algunas lecciones que esta situación dejó para el área de impuestos y estar mejor preparado en el futuro.

Uno de los principales aprendizajes para la función fiscal fue la transición hacia nuevos métodos de revisión y aprobación que no dependieran de una documentación física. Los beneficios para el área de impuestos son claros: simplificar procesos, mejorar la definición específica de funciones y roles del personal, reducción de riesgos así como la optimización de tiempos.

En línea con lo anterior, otra gran lección para la función fiscal fue el reconocer la importancia del uso y aplicación de tecnología para eficientar muchas de las tareas cotidianas a fin de cumplir con los tiempos de entrega que estipulan las autoridades fiscales tanto en las obligaciones de cumplimiento como en los procesos de auditoría. 

De lo anterior, podemos concluir que la implementación de herramientas digitales es de suma importancia para la continuidad de los negocios. De acuerdo con la encuesta CFO Pulse Survey, de PwC, 58% de los líderes financieros creen que las inversiones en tecnología mejorarán su compañía en largo plazo. 

Automatización, elemental para la resiliencia del negocio

Es importante resaltar que la automatización contribuye a que los negocios aprovechen de mejor manera los recursos, pues permite que la fuerza laboral se enfoque en tareas de mayor valor agregado como el análisis de información, para identificar oportunidades de ahorro de efectivo o eficiencias en gastos. 

La contingencia nos ha hecho reconocer que invertir en la digitalización de la función fiscal es fundamental, ya que las tareas de esta área son medulares y no de soporte; es gracias a ella que se pueden evitar liquidaciones millonarias, aumentar el flujo de efectivo y generar mayor utilidad a través de la reducción de pagos adicionales o aumento de las deducciones. 

La tendencia hacia la digitalización de la función fiscal continuará incluso después del regreso a los espacios de trabajo, por lo que sigue siendo vital garantizar la flexibilidad de las operaciones ante cualquier disrupción inesperada. Esto permitirá asegurar la continuidad del negocio y cumplir con las obligaciones tributarias, las cuales aumentarán por ser una de las formas de incrementar el ingreso del país. De ahí la importancia de digitalizar la función fiscal.

Originalmente publicado en LinkedIn

 

Ponte en contacto

Adriana Rodríguez

Adriana Rodríguez

Socia Líder de Tax Reporting & Strategy, PwC México

Teléfono +52 55 5263 8527

Síguenos: