Función fiscal digital, aliada estratégica de las empresas familiares

Adriana Rodríguez Socia de Estrategia de Impuestos, PwC México 17/07/19


Gracias a la automatización de funciones repetitivas, las personas pueden enfocarse más en la estrategia y la inteligencia del negocio

La tecnología digital es una prioridad para el desempeño y crecimiento de las organizaciones hoy en día. De igual forma, la capacidad de innovar para seguir siendo competitivo es una preocupación cada vez más frecuente en el entorno de negocios internacional.

Nuestra reciente Encuesta de Empresas Familiares destacó la necesidad de contar con una iniciativa adecuada para afrontar los retos anteriores. Los resultados revelan que 77% de los encuestados a nivel global afirma ya haberla implementado, en comparación con el 72% en América Latina.

Asimismo, 30% de las compañías que participaron alrededor del mundo, dijo sentirse vulnerable ante dicha disrupción (17% en México), por lo cual 57% planea tomar aún más medidas para incrementar sus capacidades tecnológicas durante los próximos dos años (64% en México).

Si bien las organizaciones participantes están conscientes del reto que representa la tecnología digital (44%), esto no significa que estén preparadas para afrontarlo. Los líderes empresariales están apenas despertando a realidades como la inteligencia artificial (IA), el Internet de las Cosas (IoT), la impresión 3D y la robótica, entre otras.

En el caso de las compañías familiares mexicanas, aunque han mejorado en la digitalización del cumplimiento interno, aún no lo han hecho en lo que se refiere a la estrategia de negocios.

Un claro ejemplo es el de la función fiscal digital. Las autoridades fiscales en México están a la vanguardia en lo que respecta a la automatización del cumplimiento de las obligaciones fiscales, lo cual ha motivado a los contribuyentes a seguir el mismo ritmo para evitar posibles sanciones.

Esta transformación tecnológica comenzó hace cinco años, por lo que ya se encuentra en una etapa avanzada. Las organizaciones, en general, buscan automatizar la función fiscal para reducir riesgos y costos, así como para simplificar el cumplimiento de sus obligaciones.

Según el reporte Paying Taxes 2019, elaborado por World Bank Group y PwC desde 2004, el tiempo promedio global de cumplimiento de las obligaciones fiscales ha disminuido 84 horas gracias al uso de nuevas herramientas tecnológicas.

Por ejemplo, las economías de más alto rendimiento utilizan sistemas de reporte en tiempo real, declaraciones de impuestos prellenadas y sistemas automatizados de contabilidad fiscal.

El reporte también habla sobre la importancia de incrementar las habilidades de los especialistas en impuestos. Destaca que 97% de las economías a nivel global invierte en su capacitación y 35% lo hace de manera periódica.

En el pasado, las empresas basaban su estrategia en las ventas y las operaciones, pero el área fiscal se limitaba al cumplimiento. Hoy en día, con la automatización de la función fiscal, se tiene acceso a información relevante para el negocio, que puede ser de suma utilidad para los tomadores de decisiones.

A través de la facturación electrónica, la función fiscal automatizada puede analizar los datos e identificar aspectos clave para el negocio, como en qué estados de la república hay más ventas o qué producto se vende más. Por lo tanto, en la medida en que los equipos a cargo de la función fiscal identifiquen el valor de la información que tienen, tendrán mejores contribuciones para la estrategia del negocio.

Muchas empresas mexicanas se han enfocado e invertido en adoptar estas nuevas tecnologías para cumplir con los requerimientos de las autoridades, pero les falta evolucionar en el componente de la “inteligencia de negocios”. Este es el siguiente nivel que deberían estar buscando; es necesario seguir avanzando y asegurar el análisis de datos para generar estos valiosos conocimientos.

Es así como la función fiscal se vuelve una aliada estratégica para las demás áreas de la compañía, sobre todo, en esta era en la que la información es poder. Por lo tanto, es altamente recomendable que la información fiscal participe en el desarrollo de la estrategia del negocio.

En conclusión, aunque las empresas en México están cada vez mejor organizadas digitalmente, todavía hay muchos desafíos tecnológicos por enfrentar en los próximos cinco a diez años, por lo que es necesario ir más allá del cumplimiento y sacar el mayor provecho posible a las nuevas herramientas tecnológicas.

Originalmente publicado en LinkedIn

Contact us

Adriana Rodríguez

Socia de Estrategia de Impuestos, PwC México

Teléfono +52 55 5263 8527

Síguenos: