Skip to content Skip to footer
Search

Diversidad e Inclusión

Cómo los gobiernos pueden trabajar por un mejor mañana

Los líderes mundiales enfrentan seis retos interconectados, y aunque los enfoques difieren de país en país, tomar acciones claves beneficiará a todos.

Social share
Share this:

El año 2020 estuvo lleno de retos para los líderes mundiales.  Ningún país pudo evadir el enfrentar la pandemia del COVID-19, o las crisis económicas, educacionales y de seguridad nacional.  Los problemas de cambio climático se agudizaron aún más, con un número récord de desastres naturales, incluyendo incendios, huracanes y sequías.  La inestabilidad geopolítica ha sido una experiencia compartida dentro y entre las naciones, afectando tanto a países considerados por largo tiempo como frágiles y a aquellos que habían sido considerados defensores de la democracia y la estabilidad.  Estos retos persisten en el 2021.

Los ciudadanos y los negocios están pidiendo a sus gobernantes que los ayuden a navegar para salir más fuertes de estos problemas tan grandes y complejos.  La mayoría de las partes interesadas han aceptado que volver a como eran las cosas en el 2019 no es una opción, ni siquiera un objetivo.  Al pensar en el 2022, queremos un mejor futuro, instruidos por las lecciones de 2020 y ahora 2021.

Aunque los retos que enfrentan los gobiernos son casi universales, la manera en que los líderes los atacan puede variar significativamente, dependiendo de la estructura del gobierno y la ideología.  Porque el bienestar de la sociedad en general está en peligro, las soluciones potenciales deben incluir a todos.

Seis desafíos inminentes

Crecientes niveles de desigualdad dentro y entre los países han contribuido a la severidad de la crisis del COVID-19, y creado grandes descontentos geopolíticos.  Los sistemas económicos y sociales frecuentemente aumentan la desigualdad, lo que puede exacerbar la polarización social y socavar la seguridad nacional.  Para reinventar un futuro que sea más sostenible, los gobiernos deben abordar seis retos fundamentales, con el enfoque de reducir la desigualdad y promover una prosperidad compartida.  Aunque cada reto es diferente, juntos tienen importantes interdependencias, así que la imposibilidad de abordar uno probablemente tenga un efecto adverso en otros.  Es por esto que un plan a nivel ejecutivo, interministerial e interinstitucional será crítico para el éxito.

1.  Economía.  Más de 493 millones de trabajos equivalentes a tiempo completo, en su mayoría pertenecientes a mujeres y jóvenes, se perdieron en el 2020, y el PIB global cayó en 4.3%.  El Fondo Monetario Internacional señaló que esta crisis pudo haber sido mucho peor sin la fuerte intervención del gobierno.  Los gobiernos han proporcionado un nivel sin precedentes de apoyo a los negocios y a los ciudadanos a través de financiamiento directo, inversiones, reducciones de impuestos y distribución focalizada de bienes.  Este nivel de apoyo, sin embargo, ha ocasionado un sobreendeudamiento gubernamental.

El Banco Mundial está prediciendo una modesta recuperación en el 2021, con un 4% de crecimiento en la producción global, que dependerá del éxito de una gestión de vacunación a gran escala para el COVID-19, políticas y programas gubernamentales que promuevan el crecimiento del sector privado y la reducción de la deuda del sector público.

2.  El cuidado de la salud.  Es contradictorio, pero se esperaba que el gasto global en el cuidado de la salud bajara en 1.1% en el 2020, basado en el aplazamiento o la cancelación de tratamientos de enfermedades no relacionadas con el COVID-19.  Aunque los pacientes hicieron cancelaciones en algunos casos, las limitaciones de capacidad también han sido un gran factor, y se espera que todo este aplazamiento aumente los retos del cuidado de la salud en el 2021 y 2022.  El COVID-19 ha intensificado los obstáculos en casi todos los elementos de la cadena del sector de la salud, incluyendo cadenas de suministro, medicina preventiva, cuidado primario e instalaciones para el tratamiento de pacientes ingresados.

Durante los próximos meses, las autoridades de salud pública deberán tener un doble enfoque tanto para dar respuesta rápida como para atender los esfuerzos de distribución de vacunas.  A mediano y largo plazo, los gobiernos deberán evaluar las formas en la que pueden hacer que el sistema de salud sea más resistente y reducir el impacto de los futuros eventos adversos de salud pública.

3.  Educación.  Antes de la pandemia, la reforma educativa estaba en la agenda de la mayoría de los países.  Se estimaba que el 90% de los estudiantes en países de bajos ingresos, 50% en países de ingresos medios, y 30% en países de altos ingresos abandonaban la escuela secundaria sin necesariamente contar con las habilidades para desenvolverse en el trabajo y en la vida.  Cierres temporales en algún momento de la pandemia, en más de 180 países agravó la situación, manteniendo a aproximadamente 1.6mm de estudiantes fuera de las aulas.  La mayoría de los educadores han trabajado incansablemente para proporcionar educación a distancia para los estudiantes, pero los recursos han sido limitados y los resultados han sido mixtos.  La UNICEF estima que, como resultado del cierre de las escuelas, 24m de niños han estado en riesgo de deserción escolar y muchos de los 370m de niños que dependen de la alimentación escolar pudieran experimentar malnutrición.

Además de transformar los programas de educación tradicional para servir mejor a los estudiantes, los gobiernos deben determinar cómo preparar el camino para un mejor futuro a través de la educación también para los adultos.  Tratar el desempleo y dinamizar la recuperación económica dependerá en parte de programas de recalificación, incluyendo mejora de destrezas digitales.  Los líderes de los gobiernos deberán también determinar de qué forma se va a financiar la educación superior si la orientación hacia el aprendizaje virtual continúa.

La transformación educacional a todos los niveles deberá incluir una combinación de capacitación digital, revisión de currículum, el uso de nuevos métodos de aprendizaje, la mejora de la competencia de los maestros y el rediseño estructural.

4. Seguridad Nacional.  Las órdenes de las fuerzas de defensa y seguridad se han amplificado lo cual continuará siendo una estrategia fundamental.  Más del 91% de la población mundial ha estado bajo algún tipo de confinamiento y restricciones fronterizas desde el inicio de la pandemia.  La policía y agencias de seguridad, así como tecnología y contratistas privados han sido usados para monitorear y hacer cumplir las restricciones.  Además, las políticas de gestión fronteriza continúan cambiando basados en nueva información sobre el virus y las vacunas.

El crimen, incluyendo violencia doméstica, robos y saqueos, se ha incrementado en muchos países durante la pandemia.  De igual forma, los eventos políticos, incluyendo las manifestaciones y protestas.  Los investigadores especulan que el encierro, el desempleo y la desesperación entre los ciudadanos influyeron en el aumento de estos crímenes y eventos.  Algunas concentraciones y protestas han sido catalogadas como eventos “súper propagadores”, incrementando la transmisión del virus COVID-19 debido a la falta de distanciamiento social y el uso de máscaras entre los participantes. 

La seguridad digital ha surgido como un riesgo tan importante o más que la seguridad física.  El delito informático ha aumentado dramáticamente mientras que los gobiernos y negocios se esfuerzan por ser más digitales.  En un ambiente post confinamiento, los gobiernos deben atender los riesgos asociados con su agenda digital, además de los retos de seguridad y estabilidad relacionados con inmigración, administración fronteriza y eventos políticos.

5.  Clima.  Aunque el mundo ha combatido el COVID-19, la guerra contra el cambio climático ha continuado.  La NASA clasificó al 2020 como un empate al año más caliente registrado, y los últimos siete han sido los más calientes en la historia de la humanidad.  Eventos relacionados con el clima extremo, incluyendo huracanes, incendios forestales, inundaciones y olas de calor se multiplicaron en el 2020.

Los gobiernos han establecido agendas climáticas muy prometedoras, con compromisos de crear políticas, regulaciones e incentivos para acelerar la descarbonización.  Pero solo dos países cumplen actualmente con sus objetivos del Acuerdo de París.  Muchos podrían tener un impacto positivo a través de los programas de “restauración ecológica” y otras medidas relacionadas con dirigir el fondo de estímulo a negocios con energía no contaminante, producción sostenible e infraestructura ecológica.  Aún los gobiernos que no están apoyando la agenda de energía no contaminante, deberán considerar estrategias para la adaptación climática y la preparación en caso de desastres naturales.

6.  Confianza en el gobierno.  La desinformación alrededor del mundo tiene un costo aproximado de US$7mm anuales, sin incluir los impactos sociales.  En muchos países, debilita la confianza en los líderes gubernamentales e influye en el curso de las elecciones.  La falta de estructuras transparentes, roles y respuestas eficientes a las urgentes preocupaciones y necesidades de los ciudadanos solo incrementa la pérdida de confianza.  La confianza en los gobiernos incrementó al principio de la pandemia del COVID-19, pero a lo largo de su gestión, los gobiernos han llegado a percibirse menos éticos y menos competentes, de acuerdo con el Edelman Trust Barometer 2021.

La mayoría de los gobiernos no hicieron el cambio de modelos operativos tradicionales para utilizar el ágil enfoque gubernamental integral que se requiere para la agenda actual interconectada y de rápida evolución.  Los ministerios y las agencias deben trabajar juntas.  La crisis actual también ha resaltado cómo la falta de transparencia sobre los roles y responsabilidades de gobiernos nacionales versus subnacionales, deja a los electores con un sentimiento de vulnerabilidad.

Aunque la confianza en el gobierno ha disminuido desde el inicio de la pandemia, la gente reconoce la necesidad de que el gobierno ayude a resolver problemas fundamentales.

Mayor necesidad de que los gobiernos atiendan problemas fundamentales1

Cambio neto en importancia
desde el año pasado2
Degree of importance
% de encuestados
Más Menos
Mejorar nuestro sistema de salud
62%
70%
8%
Disminuir la pobreza en el país
53%
62%
9%
Mejorar el sistema educativo
53%
62%
9%
Atender el cambio climático
51%
61%
10%
Combatir noticias falsas
50%
60%
10%
Proteger la libertad individual
50%
59%
9%
Acortar la brecha económica y social
48%
58%
10%
Combatir la discriminación y el racismo
42%
53%
11%

Los gobiernos deben ahora identificar urgentemente la combinación de regulaciones, políticas, estructuras organizacionales y habilidades requeridas para crear transparencia y restablecer la confianza.

Tres aceleradores

Aunque los retos son abrumadores, también representan oportunidades.  Un famoso líder mundial una vez proclamó que uno nunca debe desaprovechar una buena crisis, una filosofía que muchos gobiernos han adoptado en el 2021.  Tres aceleradores clave, cuando son aprovechados para afrontar los seis retos, pueden ayudar a lograr una sociedad más fuerte, resistente e inclusiva para sus ciudadanos. 

1.  Digital.  Los gobiernos están impulsando una agenda digital para aumentar el acceso a servicios ciudadanos, educación, salud y redes de seguridad social.  Las plataformas digitales, si se utilizan estratégicamente, pueden servir como un gran nivelador.  En la educación, por ejemplo, Estonia, que tiene el sistema educativo número uno en Europa, tenía una estructura digital desarrollada antes del COVID-19, y pudo cambiarse sin problemas a un ambiente de aprendizaje a distancia.  Otros países están buscando replicar el acceso universal y el éxito de este modelo.  Estudios de casos similares existen a través de casi todos los servicios ciudadanos.

2.  Asociaciones.  Asociaciones público-privadas se han convertido en el mecanismo financiero estándar en el sector de infraestructura a gran escala, pero muchas veces son transaccionales en naturaleza.  Una nueva forma de asociación está surgiendo a través de la comunidad pública, privada y multilateral, sin embargo, conlleva a una profunda colaboración en el diseño, desarrollo y financiamiento de programas innovadores.  Estos tipos de asociaciones a largo plazo pueden acelerar significativamente la restauración, innovación y crecimiento.  La Asociación de Aceleración de Intervenciones Terapéuticas y Vacunas COVID-19 (ACTIV por sus siglas en inglés), por ejemplo, establecida en abril de 2020, por los Institutos Nacionales de la Salud, incluye más de una docena de compañías biofarmacéuticas y autoridades de salud nacional y ha contribuido al desarrollo de la vacuna en tiempo récord.

3.  Programas ecológicos.  Muchos gobiernos están incorporando infraestructura en sus paquetes de estímulos económicos.  Existe una buena razón para esto: un reporte del Instituto de Política Económica estima que dichas inversiones son un multiplicador económico, ya que con cada US$100mm que se destine a la infraestructura produce hasta 1 millón de trabajos de tiempo completo, además del beneficio de la infraestructura misma.  Países de mentalidad avanzada están enfocándose en dichos programas sostenibles que los ayudarán a lograr las metas de net zero del Acuerdo de París, al tiempo que proporcionan crecimiento y trabajos futuros.

El camino por delante

Sin importar qué dimensiones específicas de los seis retos están presentes en diferentes países o cuál es el enfoque de cada país para buscar soluciones, es de suma importancia que todos los gobiernos consideren cinco acciones clave para el éxito sostenible:

1.  Escuchar y colaborar con las partes interesadas.  Los gobiernos deben tomar el tiempo de evaluar el sentir de las partes interesadas, incluyendo todos los ciudadanos, negocios, países asociados y la comunidad global.  Cada uno aportará una perspectiva importante al considerar opciones.

2. Llevar a cabo un análisis claro.  Un análisis integral basado en datos permitirá a los gobiernos tomar decisiones acertadas y justificadas para todos los electores.  Un análisis situacional debe incluir data cualitativa y cuantitativa específica de cada país, al igual que data global.  También debe considerar información histórica y prevista bajo varios escenarios.

3. Manejar las prioridades de forma clara.  Debido a que la crisis continúa aun cuando se está dando una recuperación, las prioridades con frecuencia cambiarán rápido.  La planificación del gobierno deberá ser ágil para adaptar dichos cambios de forma estructurada e intencional. 

4. Priorizar soluciones que promuevan la igualdad.  La desigualdad es tanto una causa como un efecto de los seis retos descritos arriba.  Los gobiernos deben buscar reparar las sociedades y comunidades de forma inclusiva, reduciendo la desigualdad y las vulnerabilidades subyacentes.

5. Balancear las necesidades inmediatas y de largo plazo.  En tiempos difíciles, algunos gobiernos se verán tentados a enfrentar retos ciudadanos inmediatamente, a expensas de los objetivos de largo plazo.  Cuando sea posible, las decisiones deberán tomarse para hoy y para las generaciones que están por venir.

Cada gobierno está buscando posibles soluciones a los retos ya mencionados.  Varios factores, incluyendo la fuerza de los sistemas sociales y la economía entrando en crisis, diversidad económica, cultura, sistema político y la opinión ciudadana sobre la confianza en el gobierno actual, afectará las opiniones y decisiones para cada país.

Durante las próximas semanas, PwC compartirá perspectivas detalladas sobre la variedad de posibles soluciones para cada uno de los seis retos claves y analizará las concesiones e implicaciones.  También compartiremos una perspectiva sobre cómo los aceleradores pueden ayudar a construir un futuro más sostenible e inclusivo.  Juntos nos embarcaremos en el viaje hacia un mejor mañana.

Esperanzas y Miedos 2021

Explore la Encuesta Esperanzas y Miedos de PwC Upskilling - uno de los estudios más grandes - jamás realizados sobre la fuerza laboral global

Explore la serie

Hello Tomorrow illustration - person looking through a keyhole

Prepare su negocio para lo que está por venir

Utilizando nuestros estudios, datos y expertos análisis, identificamos los temas que tienen un impacto inmediato en su negocio, y lo empoderamos para reinventar el futuro al examinar macrotendencias globales, explorando variaciones específicas del sector, y descubriendo las herramientas tecnológicas más recientes para impulsar el cambio.

Descubra más aquí
Dora Orizabal

Dora Orizabal

Socia Líder Regional de Assurance, PwC Interaméricas

Linkedin Email

Ignacio Pérez Rubio

Ignacio Pérez Rubio

Socio Líder de Consultoría, PwC Interaméricas

Linkedin Email
Francisco Barrios

Francisco Barrios

Socio Líder de Impuestos, Legal y BPO, PwC Interaméricas

Linkedin Email

Edereth Barrios

Edereth Barrios

Socio Líder Regional de Client Development and Markets, PwC Interaméricas

Linkedin Email
Síguenos