Skip to content Skip to footer
Search

COVID-19: El potencial del incremento del fraude y de los delitos económicos.

El fraude suele ser más extensivo durante las crisis y recesiones, y ambos están ocurriendo con la pandemia del COVID-19.

La última Encuesta mundial sobre delitos y fraudes económicos 2020 de PwC nos dice que el 47% de los encuestados sufrieron de fraude en los últimos 24 meses. Sin embargo, se espera que esto aumente significativamente. Cuando las presiones sobre las personas, las empresas y la economía se incrementan, existen presiones que motivan a los estafadores a actuar. Las perturbaciones en los procesos comerciales, los controles y condiciones laborales normales brindan a los actores maliciosos oportunidades para cometer fraude, mientras que el caos y la incertidumbre de la crisis les permiten a muchos racionalizar el mal comportamiento que de otro modo podría haber sido atendido por los códigos de ética.

A medida que los líderes se concentran en estabilizar sus negocios, deberían considerar cómo el fraude podría penetrar en sus ecosistemas y elaborar estrategias para prepararse para la disrupción que trae - para que puedan emerger más fuertes en el otro lado.

Cinco pasos para mejorar la preparación contra el fraude en tiempos del COVID-19

1. Prepárese para el teletrabajo extendido

No está claro si más de la mitad de todas las empresas son capaces de mantener operaciones críticas a pesar del cierre de las oficinas, distanciamiento social y restricciones de viaje. La respuesta para muchos ha sido la rápida transición a una fuerza laboral remota, utilizando tecnología escalable de acceso remoto. Usted debería proporcionarle a su fuerza laboral acceso seguro a recursos y aplicaciones esenciales para hacer su trabajo efectivamente, mientras está alerta a amenazas adicionales de acceso remoto. Integre una sólida base de seguridad y privacidad para que pueda enfocarse en mantener las operaciones vitales del negocio mientras se reduce la exposición a fraudes o problemas de cumplimiento.

2. Eduque a su fuerza laboral sobre amenazas

Sus empleados son su primera línea de defensa. Según La Encuesta mundial sobre delitos y fraudes económicos 2020 de PwC, casi la mitad (43%) de los incidentes reportados que resultaron en pérdidas de US $ 100 millones o más fueron cometidos por personal interno. Las épocas de estrés exigen que se refuercen su código de ética y normas - y confirmar a los trabajadores su valor como socios contra el fraude. Dedique más tiempo a enseñarles sobre ingeniería social y técnicas de ataques por correo electrónico, y si están trabajando de forma remota, asegúrese de que su gente tenga claro el tipo de comportamiento que se espera de ellos y los recursos que tienen a su disposición.

3. Comuníquese a través de todos sus grupos de interesados

No se detenga con sus empleados. Desde su junta directiva, accionistas, socios comerciales y reguladores hasta el público en general, es fundamental confirmar que todas las partes interesadas relevantes estén al tanto de los riesgos percibidos, las estrategias de prevención y los planes de contingencia - tan pronto y tan específicamente como sea posible. Cuando se les pidió en La Encuesta de Crisis Global de PwC de 2019 que nombraran su área de mayor vulnerabilidad en una crisis grave, más de un tercio de los encuestados (38%) señalaron sus comunicaciones con las partes interesadas externas.

4. Esté al tanto de su amplia red de socios comerciales

Los vendedores, terceros y otros socios comerciales pueden ser un punto de estrés para el fraude. La Encuesta Global de Delitos y Fraudes Económicos 2020 de PwC encontró que uno de cada cinco (19%) encuestados citó a vendedores / proveedores como la fuente de su fraude externo más disruptivo. ¿Puede usted identificar y dar cuenta de todos los terceros que les son fundamentales? ¿Qué tan bien posicionados están esos terceros para continuar apoyando los esfuerzos de gestión de fraudes de su empresa en tiempos de crisis? ¿Financieramente, son lo suficientemente fuertes como para resistir esta tormenta? ¿Pueden proporcionar mantenimiento continuo y respuestas a emergencias? Y, si no pueden, ¿Tiene un proveedor alterno que pueda intervenir?

5. Afine su detección de fraude

Los fraudes de naturaleza transaccional - como el fraude de clientes, los ataques cibernéticos y la apropiación indebida de bienes - se pueden detectar utilizando tecnologías de detección de fraude que se basan en análisis avanzados. Sin embargo, de acuerdo con La Encuesta Global de Delitos y Fraudes Económicos 2020 de PwC, solo una cuarta parte de los encuestados (25%) están utilizando inteligencia artificial (IA), una tecnología que prevalece más que nunca en la actualidad. Es una estadística asombrosa si se considera la magnitud de la amenaza de fraude que toda organización enfrenta.

Estas herramientas tienen un claro retorno sobre la inversión (RSI) y ofrecen una oportunidad relativamente rentable para mejorar sus defensas cuando más se necesita. Cambios en los patrones transaccionales observados durante la pandemia del COVID-19, tales como el cambio a comercio electrónico, también significa que los modelos de detección de fraude existentes pueden requerir una recalibración para realinearse con la "nueva normalidad". La recalibración puede reducir la cantidad de alertas de fraude con falsos positivos y aumentar la efectividad de su programa de detección de fraude.

Contáctanos

Francisco A. Barrios G.

Francisco A. Barrios G.

Socio Líder de Impuestos, Legal y BPO, PwC Interaméricas

Dora Orizábal

Dora Orizábal

Socia Líder Regional de Assurance, PwC Interaméricas

Ignacio Pérez Rubio

Ignacio Pérez Rubio

Socio Líder de Consultoría, PwC Interaméricas

Síguenos