Skip to content Skip to footer
Search

Es hora de reimaginar dónde y cómo trabajamos

Encuesta de Trabajo Remoto, PwC Interaméricas 2021

A más de un año de la pandemia y el gran cambio que conllevó, los líderes de negocios están convencidos de que los niveles de productividad en la mayoría de los casos o han crecido o no se vieron afectados, lo cual no necesariamente se traduce en que vayamos a dejar atrás del todo el trabajo presencial.

El trabajo remoto se define como aquel que se lleva a cabo desde una ubicación, ya sea casa u otra, que no sea la oficina principal donde el colaborador ha sido contratado.

Para muchas compañías, determinar cómo se maneja el espacio laboral fue una de las conversaciones clave ante la situación que hemos estado viviendo en el último año y medio. Los resultados positivos que ha producido el trabajo remoto han obligado a los negocios a reimaginar cómo y dónde se labora. La encuesta de trabajo remoto que llevó a cabo PwC Interaméricas recientemente en Centroamérica y República Dominicana, demuestra que en su mayoría, los líderes y los trabajadores están listos para migrar a un modo de trabajo remoto o semi presencial post-pandemia.

Se proyecta un futuro más flexible, pero son relativamente pocos los ejecutivos y por ende las empresas que abandonarían las oficinas por completo.

Como resultado de la pandemia, muchas empresas están tomando en consideración ir (si no es que algunas ya estaban allí) a un modelo híbrido en donde se roten los colaboradores que atienden a la oficina y se trabaje principalmente en espacios abiertos y compartidos. Este modelo le da a los empleados la flexibilidad que están buscando después de tantos meses trabajando remoto. Dicho cambio es un claro indicativo de que la manera de trabajar está cambiando de forma acelerada. 

La mayoría de los ejecutivos y colaboradores que respondieron nuestra encuesta esperan que se mantenga un espacio de trabajo híbrido, aún y cuando la pandemia llegue a estar controlada. Esto va a depender mucho de cuánto tiempo tome para que todos los colaboradores estén vacunados. Muchas compañías están implementando sus nuevos sistemas poco a poco, como podemos ver en los resultados de la encuesta, un porcentaje muy bajo ya ha tomado la decisión de regresar por completo a la oficina, mientras la mayoría siguen evaluando sus opciones. PwC Interaméricas obtuvo un total de 152 respuestas a esta encuesta, en su mayoría colaboradores del área de recursos humanos.

Puntos clave:

  • El 70% de las compañías encuestadas cuentan con una política de trabajo remoto, además, una cantidad significativa de compañías que aún no la tienen, planean adoptar una flexibilidad laboral que le permita a sus colaboradores trabajar remotamente. Un 42% de las compañías seguirán trabajando remoto de manera indefinida y un 40% adoptaran esta forma de trabajo flexible de manera permanente.

  • Las oficinas están aquí para quedarse, pero su rol va a cambiar pues a pesar de que el trabajo remoto continúa, más de la mitad de los colaboradores encuestados estiman que menos del 50% de trabajadores seguirán trabajando de manera remota al cabo de un año. Esto significa que por lo menos la mitad, sí asistirá a las oficinas, pero no para cumplir una semana laboral entera. De acuerdo con los resultados de la encuesta, se estará trabajando de forma híbrida con parte de los empleados en la oficina y parte en casa u otros lugares. Casi ninguna compañía estima un regreso al trabajo que sea 100% presencial.

  • Los colaboradores no esperan ni desean regresar a tiempo completo a la oficina en el futuro cercano, ya que la encuesta nos indica que más de la mitad de ellos están preparados y más que dispuestos para continuar con el trabajo remoto a nivel local e internacional. Tan solo un 15% de los colaboradores no anticipan la adopción del trabajo remoto como la nueva norma. Adicionalmente, hay un desacuerdo entre los colaboradores y los ejecutivos, en tanto los ejecutivos líderes de las compañías estiman un regreso más pronto que lo que estiman sus empleados.

  • Casi la mitad de las compañías han implementado las asignaciones virtuales, pero la gran mayoría no han aplicado una política para dichas asignaciones. A pesar de que muchas compañías las están implementando, está parejo el número de compañías que planean continuar con estas asignaciones de manera virtual y los que planean regresar a enviar a sus colaboradores a cumplir con las asignaciones internacionales.

Punto 1 - La mayoría de las compañías emplearon el trabajo remoto  

La encuesta revela, que en Centroamérica y República Dominicana los trabajadores llevaron a cabo el trabajo remoto desde sus hogares con poca movilidad hacia otras ciudades o países. Esto debido, principalmente, a la inseguridad que surge a raíz de la pandemia. Pero lo que surgió por necesidad, en el presente, se está convirtiendo en una nueva normalidad, máxime cuando un porcentaje importante de los colaboradores se sienten (y en su mayoría son) más productivos trabajando desde casa.

Comparado a nivel global, en la región de Interaméricas se observan más compañías que emplearon el trabajo remoto desde inicio de la pandemia y aún siguen trabajando de esta manera.

En la encuesta de Interaméricas, un 70% de los encuestados cuentan con una política de trabajo remoto, mientras que en la encuesta Global, un 58% indicó haberlo hecho.  Esto por supuesto varía dependiendo de las regulaciones de cada país y la manera en la que decidieron manejarse en frente a la pandemia del COVID-19.

Punto 2 - Se va a dar un cambio en la estructura laboral que producirá más flexibilidad

Tanto en la encuesta realizada a nivel global, como la realizada en la región de Centroamérica y República Dominicana se estima que se den muchos cambios, post-covid, en la estructura de las oficinas. Se está asumiendo que se darán estos cambios porque los impactos del trabajo remoto han sido, en su mayoría, cambios positivos para las compañías y sus colaboradores. 

Algunos de los efectos más destacados son:

  1. Al reducir los costos de infraestructura y actividades, muchas de las compañías han podido compensar de forma parcial las pérdidas causadas por los cierres intermitentes durante el 2020 y en algunos casos en parte del 2021. No es difícil deducir que, más adelante, estos recortes en costos proporcionan una cantidad de dinero que se puede utilizar en diversos criterios, tales como invertir en estructuras no dañinas para el ambiente.
  2. Los empleados pueden trabajar de donde se les haga más cómodo, además de que en general se aumenta la productividad. Considerando que la mayoría de los encuestados desean continuar con el trabajo remoto y que esto a las empresas también les conviene, podemos suponer que trabajar desde casa puede ser percibido como un beneficio, aunque en realidad es un beneficio no solo para el colaborador, si no para la empresa también.

  3. Al darle la libertad a los empleados de trabajar desde cualquier lugar, las empresas tienen la oportunidad de aumentar su huella geográfica sin costo adicional, sin embargo, este es un tema que hay que revisar desde varias aristas, pues cuando esto trasciende fronteras durante mucho tiempo, hay temas legales e impositivos que pueden no hacerlo de momento tan viable.

En resumen, el trabajo remoto además de tener repercusiones positivas para la empresa, también lo tiene para los trabajadores, debido a que la principal razón por la cual se adoptó la transición fue por su bienestar .

A comparación del 36% a nivel global, el 42% de los encuestados en la región de Centroamérica y República Dominicana planea mantener a sus trabajadores laborando de forma remota indefinidamente.

Punto 3 - Los empleados desean seguir con el trabajo remoto 

El 49% de los participantes de la encuesta indicaron que sus compañías están listas para empezar el trabajo remoto local e internacional, 3% indicó que están listas solo para el trabajo remoto local, mientras que el 3% están listas para tener una oficina híbrida, por otro lado, el 7% quiere habilitar el trabajo remoto local e internacional.  Estas cifras nos indican que un 62% de las compañías de los encuestados han adoptado el trabajo remoto post-covid, pero más de la mitad de estas compañías aún no han establecido una política de trabajo remoto.

Punto 4 - Las asignaciones virtuales

Las asignaciones virtuales, en su mayor parte, son aquellas asignadas a corto plazo (6 meses) y se deben llevar a cabo de forma remota. Muchas veces estas son asociadas con asignaciones internacionales, en donde se envía a un colaborador a cumplir con un trabajo a corto plazo en otro país o en otra ciudad. En ciertas ocasiones, estas asignaciones pueden durar hasta un año, dependiendo de cómo se desarrolla la tarea asignada y la influencia de los factores externos. 

De los colaboradores encuestados, un 47% confirmó que su compañía cuenta con asignaciones virtuales y tienen colaboradores activamente trabajando en ellas. 

La visión del futuro para las asignaciones virtuales está dividida en tres: una parte considera que post-pandemia se van a volver a dar asignaciones internacionales y se van a estar enviando a colaboradores a otros países, otra parte anticipa que el número de asignaciones internacionales va a disminuir y una última parte, más pequeña, concluye que el número de asignaciones internacionales va a aumentar. Pero, al igual que con el trabajo remoto, la gran mayoría de las compañías no cuentan con una política para asignaciones virtuales.

Las asignaciones virtuales facilitan la contratación de talento extranjero y sirven para añadir talento clave a la compañía. Por esto, las compañías, durante la pandemia, han abierto sus puertas a estas asignaciones y varias han decidido hacer contrataciones desde la ubicación de la oficina, dando como opción que el contratado trabaje desde donde se encuentre. Esto crea un mundo de posibilidades ya que, anteriormente, el hecho de la mudanza y los costos de relocalización, era una de las barreras más grandes para las empresas para contratar talento de otros países. 

Datos sobre la encuesta :

La encuesta fue lanzada en el primer trimestre del 2021, con el cumplimiento de un año de pandemia. La encuesta de PwC Interaméricas proporciona una perspectiva colectiva a nivel de Centroamérica y República Dominicana, en relación con la investigación sobre cómo las compañías están gestionando sus políticas de trabajo remoto y adaptándose a las necesidades cambiantes de su fuerza laboral.

La encuesta fue enviada a compañías del sector público y privado, y recibió un total de 152 respuestas. De estas el 44% fueron de Costa Rica, 17% de El Salvador, 13% de Guatemala, 11% de Panamá, 6% de Nicaragua, 3% de Honduras y 3% de la República Dominicana.

De las 152 respuestas, 40% corresponden a colaboradores de recursos humanos, 23% de finanzas y contabilidad, 12% de mercadeo/ventas/servicio al cliente, 7% otros, 5% de tecnología, 4% de logística y operaciones, 3% de gerencia general, 3% de legal, 2% de impuestos y 1% de auditoría.

Contáctanos

Luis Garrido

Luis Garrido

Socio de Consultoría, PwC Costa Rica