Skip to content Skip to footer
Search

Creando una estrategia para un mundo mejor

Cómo los Objetivos de Desarrollo Sostenible pueden proporcionar el marco para que las empresas aporten al progreso de nuestros desafíos globales

Los próximos 10 años son la década para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Una colección de 17 objetivos globales, diseñados como una hoja de ruta hacia una sociedad pacífica, equitativa y justa, los ODS fueron ratificados por todos los Estados Miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 2015 como un marco universal para formas de vida y operación más sostenibles.

El 2019 puede recordarse como el año en que el mundo de los negocios recibió un llamado de alerta sobre la sostenibilidad. Muchos líderes empresariales ya estaban convencidos de que tenían que cambiar sus prácticas; pero, para muchos otros, hubo un punto de inflexión. Millones de personas salieron a las calles de todo el mundo para protestar contra la desigualdad social y económica, la corrupción política y la incapacidad para hacer frente al cambio climático. 

Respondiendo a los cambios en la opinión pública, más gobiernos y políticos están trabajando para integrar la sostenibilidad como la base de las políticas, y reconocen que esto es crítico para su propia elegibilidad continua. Al mismo tiempo, los cambios en la opinión y las preferencias de los consumidores están llevando a las empresas a desarrollar productos más sostenibles que nunca, ya sea el apetito por alimentos a base de plantas, la nueva moda de vestir sostenible, el cambio a fuentes de energía bajas en carbono o una nueva tendencia dominante de flota de vehículos eléctricos.

Estos cambios son difíciles de ignorar para los responsables de las políticas y los líderes de negocios, y existe un amplio reconocimiento de que ahora es el momento de impulsar la adopción de los ODS.

Los gobiernos de todo el mundo tienen la responsabilidad final de cumplir los objetivos, pero no se pueden lograr sin el apoyo de las empresas. Cada vez más, se hace evidente que los próximos 10 años serán críticos para la acción y aquellas empresas que muestren liderazgo en los ODS serán las más propensas a ganar el apoyo de sus grupos de interés, incluidos inversionistas, reguladores, consumidores, colaboradores y la sociedad en general. En consecuencia, con tanto en juego para la sociedad y con tanto por ganar, esta investigación explora cómo las empresas globales están poniendo los objetivos en acción ahora que han tenido cerca de cinco años para adoptarlos.

Solo cuando las empresas se vuelven granulares e identifican objetivos y acciones individuales de los ODS, es que pueden identificar realmente lo que se necesita, establecer indicadores clave de rendimiento (KPIs) y medir el progreso.

Un llamado de alerta a los negocios

Si bien existe un reconocimiento general de la importancia de los objetivos, aún no hay suficiente entendimiento de qué acciones concretas deberían o se están llevando a cabo. Significa que el esfuerzo y la inversión no se dirigen a donde más se necesita. Con un análisis de informes financieros y de sostenibilidad publicados por 1,141 empresas de 31 países en siete sectores industriales, y perspectivas únicas de líderes de negocios en todo el mundo sobre los ODS, los principales hallazgos son: 

  • Casi las tres cuartas partes de las empresas (72%) consideradas en nuestro estudio mencionaron públicamente los ODS en sus publicaciones de informes.
  • De las empresas que mencionaron los ODS, el 59% los mencionó como parte de su informe de sostenibilidad, mientras que poco más de la mitad (51%) los mencionó en su informe anual.
  • Sin embargo, solo el 34% de los que mencionaron los ODS (25% de todas las empresas analizadas), lo hicieron en secciones de sus informes en que se discutió la estrategia de negocio.
  • Más de una quinta parte (21%) hizo mención específica de los ODS en la declaración del CEO o presidente (en comparación con el 13% en 2018), una clara indicación de que los objetivos se están moviendo a la parte superior de la agenda ejecutiva. (Esto podría ser impulsado por la regulación, la creciente presión de los inversionistas o una estrategia previsora).
  • De los siete sectores industriales que estudiamos, hubo casi paridad en las menciones de los ODS. Los servicios financieros (74%) lideraron el grupo marginalmente. Sin embargo, las empresas del sector de la salud en nuestra investigación tenían menos probabilidades de mencionar los ODS, a pesar de la conexión entre el sector y la Salud y Bienestar (ODS 3).
  • El 65% de las empresas mencionaron objetivos específicos. El Trabajo Decente y Crecimiento Económico (ODS 8) es el objetivo más popular identificado por las empresas (como lo fue durante los últimos dos años).
  • Solo el 14% (157 empresas) mencionaron targets específicos. De esos 157, el 39% establece ambiciones cualitativas y el 20% establece ambiciones cuantitativas. Hasta ahora, solo el 8% (que es solo el 1% de la muestra general) informa medidas cuantitativas para mostrar su progreso hacia los targets.

Hay mucho trabajo por hacer para que las empresas contribuyan significativamente a lograr los ODS. Por ejemplo, aparte del sector de la energía, las empresas en la mayoría de las otras industrias aún no han desarrollado una estrategia en torno a la Energía Asequible y No Contaminante (ODS 7) a pesar de la necesidad de una descarbonización rápida.

Las empresas están comenzando a priorizar objetivos que creen que son relevantes para sí mismas, pero ¿están teniendo una visión informada de cómo exactamente sus operaciones impactan al planeta y a la sociedad? Por el momento, algunos objetivos que parecen muy relevantes para muchos sectores, Vida Submarina (ODS 14) y Vida de Ecosistemas Terrestres (ODS 15), simplemente no están recibiendo la atención que necesitan.

En una nota positiva, podemos ver que más CEO están comprometidos con los objetivos. Sin embargo, la relativa falta de énfasis en la estrategia de negocio, la identificación de targets clave de los ODS y la medición efectiva del desempeño frente a esos targets sugieren que los ODS aún no ocupan un lugar urgente en las agendas de la mayoría de los CEO.

En pocas palabras, es hora de que el mundo actúe.

Por Louise Scott, Directora de Global Sustainability y Alan McGill, Socio en PwC 

Fuente: PwC, SDG Challenge 2019

Contáctanos

Perspectivas

PwC, PwC Interaméricas

Síguenos