Los impuestos son una parte crucial de la conversación ESG

Mirar la reportería de impuestos a través de un lente ESG puede ayudar a que los negocios creen confianza y demuestren sus compromisos con la sostenibilidad y la responsabilidad social.

El enfoque fiscal de una empresa ya no es solo una cuestión de cumplimiento. En el contexto del imperativo ambiental, social y de gobierno (ESG, por sus siglas en inglés), se está convirtiendo en un poderoso indicador de cómo una empresa ve su papel en la sociedad y su compromiso con su propósito. Es un elemento crítico de la contribución social de una empresa, parte de la "S" en ESG.

Hay ventajas significativas para obtener esta narrativa correcta. Mirar los informes fiscales a través de una lente ESG tiene el potencial de contar una historia más holística y relevante sobre el propósito de una empresa, generando así confianza. Y a diferencia, por ejemplo, de un compromiso con las emisiones Net Zero, que podría llevar años documentar y lograr, la "huella" fiscal de una empresa (cuántos impuestos se pagan y a quién) es algo sobre lo que las partes interesadas piden cada vez más que se informe hoy día. Como resultado, vemos cada vez más inversores que observan cómo las empresas gestionan sus asuntos fiscales para que actúen de indicador temprano de cómo podrían gestionar otros aspectos de la agenda ESG.

Por lo tanto, generar confianza en la declaración de impuestos tiene el potencial de traducirse en generar confianza en otras áreas. Y los informes ESG presentan una nueva oportunidad

para reformular los informes fiscales como algo positivo para los negocios, y ya no como algo a lo que temer. Es parte de un movimiento más amplio para alinear mejor a las empresas con las sociedades en las que operan y los ciudadanos a quienes sirven.

No hace mucho tiempo que las divulgaciones fiscales estaban dirigidas a los inversores y se centraban principalmente en la tasa efectiva del impuesto sobre la renta de las empresas. Eso ha cambiado porque el contexto ha cambiado. Hoy en día, las declaraciones de impuestos necesitan cada vez más dirigirse a un público más amplio, incluidos clientes y empleados, y pueden abarcar temas como la estrategia y la gobernanza, además de números. Es un tema complejo, y las empresas no deben subestimar el tiempo que puede llevar recopilar y analizar los datos fiscales y luego explicar esos datos de una manera que genere confianza y sea significativa para sus inversores y partes interesadas más amplias.

Hay tres formas en que una lente de informes ESG puede mejorar la transparencia y afectar la forma en que se ven las declaraciones de impuestos. En primer lugar, aumenta el alcance de la presentación de informes sobre factores materiales no financieros, como las emisiones de carbono y la diversidad racial y de género en el lugar de trabajo, que en sí mismos tienen implicaciones fiscales. En segundo lugar, enfatiza el vínculo entre la gobernanza y la transparencia, que es la base de la confianza. Y tercero, un enfoque basado en ESG para la declaración de impuestos es más que publicar datos; se trata de tener una estrategia fiscal y una narrativa que rodee esa estrategia, y que estén alineadas con los valores generales de la empresa.

La naturaleza de los informes ESG, especialmente a medida que las divulgaciones se vuelven más codificadas y estandarizadas, también permite comparaciones más rigurosas del desempeño corporativo a través de una gama mucho más amplia de criterios. Esto, a su vez, brinda a las partes interesadas un mayor alcance para sacar conclusiones no solo sobre el desempeño financiero de una empresa, sino también sobre su sentido de propósito y responsabilidad social. Los informes ESG también ayudan a las empresas a saber cuál es su posición en relación con sus pares y competidores.

Subiendo la presión

La presión sobre las empresas (por parte de los gobiernos, los inversores, los reguladores, los medios de comunicación, la sociedad civil y el público) para que divulguen más sobre los impuestos que pagan se ha ido acumulando durante años. Esto es particularmente cierto para las empresas multinacionales. En 2015, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y los países del G20 adoptaron formalmente una forma de presentación de informes país por país (CbCR) como parte de la iniciativa de erosión de la base imponible y transferencia de beneficios (BEPS) de la OCDE, el proyecto multinacional para abordar las brechas y los desajustes entre los sistemas tributarios de diferentes países (ver cronograma). Los informes cubiertos por esos esfuerzos son para las autoridades fiscales, no para el público, pero CbCR se ha convertido desde entonces en un concepto establecido en los esfuerzos por aumentar la transparencia de manera más amplia en el sistema fiscal internacional. Una nueva directiva de la UE que entró en vigor en diciembre de 2021 hace obligatorio la publicación de un informe público país por país para muchas empresas que operan en la UE. Es poco probable que sea la última regulación que requiera más transparencia fiscal.

Los emisores de estándares y los reguladores también continúan desarrollando marcos para la presentación de informes ESG. La “taxonomía verde” de la UE, por ejemplo, es un sistema de clasificación diseñado para brindar claridad a los inversores que buscan medir la sostenibilidad ambiental de diversas actividades económicas. Un borrador de informe sobre una “taxonomía social” estructurada de manera similar, publicado por la UE en julio de 2021, sugiere que un futuro sistema de clasificación contendrá métricas sobre transparencia fiscal y planificación fiscal no agresiva. La SEC también está evaluando los requisitos de información. El goteo que comenzó hace casi dos décadas (ver línea de tiempo) ahora se ha convertido en una inundación.


2003
La Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas (EITI por sus siglas en Inglés) anuncia esfuerzos voluntarios de transparencia para el sector extractivo

2010
Los Estados Unidos promulga el Dodd-Frank Act, el cual exige a las industrias extractivas publicar un reporte público de todos los pagos hechos al gobierno

2013
La Directiva de Contabilidad de la UE requiere que se reporten los pagos al gobierno hechos por el sector extractivo

2014
La UE introduce el Capital Requirement Directive IV, una iniciativa de transparencia para los bancos y mercados capitales

2015
OECD introduce los BEPS para evitar que las corporaciones multinacionales se aprovechen de las discrepancias entre los sistemas de impuestos de diferentes países y, a su vez, proporcionen ciertos CbCR a las autoridades de impuestos

2015
El gobierno de Australia introduce una lista de principios y un mínimo de estándares para la divulgación de información de impuestos

2016
La Oficina de Recaudación y Aduanas del Reino Unido anuncia nuevos requisitos para negocios en el Reino Unido que les exigen publicar una estrategia de impuestos

2018
El B Team, organización sin fines de lucro, compuesto por compañías a nivel global y líderes de sociedades civiles, genera un listado de normas de impuestos

2019
La Iniciativa de Informes Globales (GRI) crea una nueva norma de impuestos que incluye una forma de CbCR público

2020
El Consejo Internacional de Negocios del WEF publica una lista de métricas para “el capitalismo de las partes interesadas,” incluyendo la reportería de impuestos pagos como métrica principal y la de los impuestos recolectados y pagos como métrica recomendada

2021
La UE accede a crear nuevos requerimientos públicos para el CbCR para compañías grandes que forman parte de la UE. Los requisitos nuevos están proyectados a entrar en efecto para el 2024

2022
Las propuestas de la UE exigen que las corporaciones multinacionales publiquen sus tasas tributarias efectivas, requerido por el mínimo global de impuestos

Los informes ESG, incluidos los impuestos, se están volviendo menos opcionales

Aunque los informes ESG no financieros son voluntarios, muchas empresas se están preparando para un futuro en el que se convierta en un requisito legal. Más de 10.000 organizaciones en 100 países están utilizando los estándares de la Iniciativa de Informes Globales (GRI), que incluyen informes sobre impuestos. Unas 120 empresas son miembros del Consejo Empresarial Internacional del Foro Económico Mundial, que hizo de la divulgación de impuestos un componente central de sus métricas de informes ESG, publicadas por el WEF en 2020.

Dada la variedad de perspectivas y el creciente número de marcos de informes voluntarios y obligatorios, ¿cómo pueden responder mejor las empresas? Algunos de los primeros usuarios pueden servir de inspiración. La empresa minera Anglo-American, por ejemplo, ha estado publicando su informe fiscal y de contribución económica durante siete años, no solo para contar su propia historia, sino también para proporcionar información que pueda ayudar al público a pedir cuentas a su gobierno. De manera similar, el operador de telecomunicaciones Vodafone comenzó a publicar detalles de todos sus asuntos fiscales, país por país, en junio de 2013.

Más empresas están optando por centrar sus informes, como recomienda el International Business Council, en la contribución fiscal total en todas las áreas de impuestos e incentivos fiscales. Esto puede incluir impuestos sobre la renta y la seguridad social, así como impuestos sobre el carbono y exenciones fiscales a la inversión. El informe anual de transparencia fiscal de PwC Reino Unido, publicado en junio de 2021, encontró que 47 empresas en el FTSE 100 hicieron divulgaciones de contribuciones de impuestos totales en 2020, frente a 34 en 2018. Este aumento refleja un deseo creciente de llevar la conversación más allá del impuesto sobre la renta corporativo.

Responder a las preguntas fiscales de las partes interesadas no es un paseo por el parque

La recopilación de datos sobre todos los impuestos pagados por un grupo multinacional complejo siempre ha sido un desafío. Por ahora, la divulgación robusta, aunque crece rápidamente, sigue siendo la excepción. Es importante decir por adelantado que no existe un enfoque único para todos y, dependiendo de la geografía, el sector y otros factores, diferentes empresas llegarán a diferentes conclusiones en diferentes momentos sobre la cantidad y la información que se debe divulgar para generar confianza.

Los impuestos son complicados, fácilmente malentendidos y, a veces, abrumadores. Además de los principales impuestos sobre las ganancias, los ingresos, el consumo y la propiedad, ya existen más de 1000 impuestos ambientales solo en los países miembros de la OCDE, según un análisis de PwC de la base de datos de instrumentos de política para el medio ambiente de la OCDE, y la lista está cambiando todo el tiempo.

Comprender las implicaciones de todo esto a escala global es complejo. Por eso es tan importante una narrativa que explique los conceptos detrás de la estrategia fiscal de una empresa, especialmente dada la probabilidad de futuros incentivos fiscales para un crecimiento ambientalmente sostenible. Por ejemplo, si la inversión de una empresa en tecnología nueva y respetuosa con el medio ambiente le permite reclamar un incentivo fiscal y, por lo tanto, reducir su factura fiscal, esa empresa, en ausencia de una narrativa sólida, puede ser acusada de elusión fiscal en lugar de ser reconocida por su inversión proactiva.

Cuatro imperativos para un futuro impulsado por ESG

Para garantizar que los informes sean genuinamente informativos, las empresas deberán determinar qué información, tanto cualitativa como cuantitativa, es más relevante para sus partes interesadas. Recopilar, verificar y comprender esta información, y luego decidir qué partes incluir en las divulgaciones, requiere tiempo y esfuerzo, pero las empresas que no inician este proceso con suficiente anticipación se encontrarán en desventaja cuando llegue el momento de responder las preguntas clave de los inversores, y clientes Las empresas que buscan construir una narrativa que conecte las prácticas fiscales con los valores y las estrategias, al mismo tiempo que demuestran a las partes interesadas un compromiso con los imperativos ESG, deben considerar lo siguiente:

1. Comprenda sus propios hechos: las juntas directivas, los equipos de liderazgo gerencial y los jefes de impuestos deben comprender la posición fiscal de su empresa, no solo desde el punto de vista de un accionista que se enfoca en los estados financieros consolidados, sino también desde la perspectiva de los inversionistas con un enfoque sobre ESG, así como la de los empleados, la sociedad civil y las autoridades fiscales nacionales. Esto requiere un compromiso de tiempo y recursos porque, como se señaló anteriormente, los impuestos son complicados y cambian todo el tiempo.

2. Colaborar y consultar: los departamentos de impuestos deben involucrarse en todo el negocio para alinear la estrategia fiscal con una estrategia corporativa más amplia. La revolución ESG cambiará la forma en que operan las empresas en todos los sectores, lo que generará cambios en el lugar donde operan las empresas, en sus cadenas de suministro y en sus adquisiciones y enajenaciones. Casi todas las decisiones comerciales tienen un impacto fiscal, y esos impactos adquirirán una mayor visibilidad en las divulgaciones fiscales más extensas que probablemente ocupen un lugar más destacado en los informes ESG. La consideración temprana de los impactos fiscales ayudará a las empresas a comprender y desarrollar la narrativa fiscal que acompaña a tales transformaciones a más largo plazo.

3. Comuníquese con claridad: las declaraciones de impuestos a menudo son leídas por personas que no están inmersas en las complejidades de los impuestos y el cumplimiento, por lo que tomarse el tiempo para desarrollar y comunicar una narrativa fiscal puede evitar malentendidos. Hacerlo también genera confianza. Es esencial considerar cómo se ve su empresa cuando sus decisiones fiscales se ven a través de los lentes ESG y de las partes interesadas.

4. Establezca puntos de referencia y mire hacia el futuro: los líderes empresariales deben pensar en cómo se comparan a lo largo del tiempo con sus pares y tener eso en cuenta en la forma en que desarrollan su declaración de impuestos. Solo unas pocas empresas querrán ser líderes en la declaración de impuestos, pero aún menos querrán quedarse atrás. Los líderes también deben prestar atención a los puntos de vista cambiantes de las partes interesadas y a las nuevas métricas y requisitos de informes, por ejemplo, la inclusión de impuestos en los puntajes ESG de las agencias calificadoras y la directiva de responsabilidad social corporativa de la UE.

Un enfoque considerado para la transparencia fiscal y la gobernanza fiscal y lo que dicen sobre el liderazgo, tienen un papel importante que desempeñar a medida que las empresas buscan comprometerse con los problemas de ESG, generar confianza y realinearse con sus partes interesadas más amplias. Por eso es importante articular la estrategia fiscal de una empresa de la forma más clara posible.

Will Morris es el líder adjunto de política fiscal global de PwC. Ha trabajado en el Tesoro de los Estados Unidos y en la industria, y ahora es asesor. También ocupa puestos de liderazgo en Business at OECD (BIAC) y en la Cámara de Comercio de Estados Unidos ante la Unión Europea.

Edwin Visser es Líder de política fiscal de EMEA de PwC y tiene una amplia experiencia en política fiscal internacional, habiendo trabajado para el gobierno holandés y con empresas. Con sede en Ámsterdam, es socio de PwC Países Bajos.

Contáctanos

Francisco A. Barrios G.

Francisco A. Barrios G.

Socio Líder Regional de Impuestos, Legal y BPO, PwC Interaméricas

William Menjivar

William Menjivar

Socio de Auditoría y Líder Regional de Sostenibilidad y Cambio Climático, PwC Interaméricas