Skip to content Skip to footer
Search

Fuerza Laboral y Capacidades

Algo asombroso pudiera pasar cuando volvamos a trabajar

Por qué 2021 será un momento crucial para los líderes a medida que se conectan de nuevas maneras con sus empleados y la sociedad.

Social share
Share this:

Cuando el COVID-19 obligó a gran parte del mundo a cerrar rápidamente oficinas, fábricas, escuelas, almacenes y restaurantes, y a cientos de millones de personas a ubicarse en espacios de trabajos remotos e improvisados, nadie sabía cómo todo iba a resultar.

Ahora sabemos mucho más, y  esto es bastante positivo.  Para millones de personas, trabajar desde casa es posible, bien recibido y productivo, aún si muchas compañías tuvieron que bregar para volverse digitales.  Resolver los detalles le tomará a las compañías todo el 2021, mientras analizan la data de fuerza laboral que han estado recogiendo y ponen en acción lo aprendido.  Pero también hubo cosas negativas: Las repercusiones económicas del COVID-19 fueron particularmente duras para las mujeres, las minorías, y para trabajadores poco calificados, sin mencionar las economías emergentes tales como en África, en donde el 70% del empleo pertenece al sector informal, y se espera que las cuarentenas empujen a más de 150 millones de personas a la pobreza.

Las repercusiones económicas del COVID-19 fueron particularmente duras para las mujeres, las minorías y los trabajadores poco calificados.

Proporción de adultos estadounidenses que informaron los siguientes problemas desde que comenzó el COVID-19 en febrero de 2020

Dificultad para pagar las cuentas Problemas para pagar la renta o hipoteca
Por género
Mujeres
27%
17%
Hombres
22%
15%
Por etnia
Negros
43%
28%
Hispanos
37%
26%
Asiáticos
23%
15%
Blancos
18%
11%
Por nivel de educación
Secundaria o menos
34%
23%
Técnicos
27%
18%
Licenciatura o más
12%
7%

Esta crisis ha puesto en relieve el importante papel que desempeñan las empresas para mantener a la sociedad en buen estado.  Y el reto para los CEOs nunca ha sido más claro: aunque las necesidades de la sociedad cambian de acuerdo con la geografía, sector, capacidades, apetito de riesgo y habilidad para trabajar remotamente, el mundo laboral necesita trabajar mejor para todos.  Esto crea dos imperativos relacionados para los líderes en 2021, aun cuando continúan dándole prioridad a la salud, seguridad laboral y preparaciones para la vacuna.  Primero, reinventar el lugar de trabajo para tratar las nuevas realidades creadas (o exacerbadas) por la pandemia.  Y segundo, usar este momento de reinvención como una oportunidad para crear lugares de trabajo más justos, más inclusivos, más equitativos.

Reinventando el trabajo

Es obvio que estamos en las etapas iniciales de replantearnos formas de trabajar y lugares de trabajo.  PwC organizó recientemente un seminario web con 800 compañías internacionales, y la prioridad para la mayoría era incrementar el apoyo para configuraciones híbridas de trabajo, con claros roles para enfoques presenciales y remotos.  Este tipo de modelos de trabajo podrían convertirse en elementos permanentes para una gama de roles (incluyendo ventas, finanzas y tecnología) entre los sectores, lo cual necesitaría una significativa reconfiguración, y las compañías están en muy diferentes etapas de preparación para esta posibilidad.  Aún más desafiante es la labor que enfrentan las compañías en industrias tales como hospitalidad, transporte y ventas al por menor, en donde es probable que irrevocables cambios en los modelos de negocios requieran cambios mayores en comportamientos profundamente arraigados en los clientes al igual que en las formas de trabajar de los empleados. 

También parece inevitable que la geografía sea menos importante en un futuro.  El trabajo a distancia a escala masiva ha comprobado el potencial para el ahorro en gastos de transporte y, en menor escala, en bienes raíces.  Incluso ha ayudado al ambiente, aunque no tanto como muchos hubieran esperado.  También ha expandido mucho el acceso a un banco de talentos que no está vinculado a ubicaciones concretas.  Probablemente veamos más iniciativas como la de la promesa de Hawái de pagar los boletos aéreos a quienes deseen reubicarse en las islas para trabajar.  Esto estaba sucediendo ya, pero en menor escala antes de la pandemia a medida que las ciudades que no son centrales buscaban llamar la atención de nómadas digitales.  Puede que ahora los países participen.

Creando mejor trabajo

El impacto del COVID-19 debe indicar una ampliación de horizontes en lugar de un estrechamiento.  Hemos visto qué fácil es que grandes segmentos de la sociedad caigan de la estabilidad a la crisis, tanto en economías desarrolladas como en vías de desarrollo.  Aquellas más duramente golpeadas deben ser el foco de la recuperación, que pudiera ser el primer paso para tratar asuntos relacionados con la naturaleza del trabajo que están profundamente arraigados 

El mercado laboral ha tenido un problema de oferta y demanda por años:  muchas personas están descubriendo que no tienen las habilidades necesarias para conseguir los trabajos que están disponibles hoy, mucho menos aquellos que están en el corazón de la Cuarta Revolución Industrial.  El COVID-19 ha exacerbado las cosas, contribuyendo a la continua merma de trabajo de ingresos medios y bajos en muchas economías desarrolladas.

Las soluciones de crear más trabajos buenos que logren alinear las habilidades humanas con la cadena de valor e impulsar la productividad del lugar de trabajo, y mejorar las habilidades de los trabajadores para que puedan estar mejor preparados para llenar esas posiciones, están muy claras, pero son difíciles de lograr.  Para estar seguros, el público y los inversionistas están empezando a darle valor a los ‘buenos’ negocios, y los modelos de negocios con un propósito están ganando fuerza.  Aun así, lograr que los aspectos económicos funcionen no es trivial, y los negocios deben permanecer abiertos para crear buenos trabajos. 

También sugeriríamos que, si nuestra meta es eliminar los trabajos malos que son explotadores, precarios o desmotivadores, es tiempo de que los líderes de negocios se hagan responsables de reunirse y reportar los resultados en contra de los estándares comunes que trascienden la creación tradicional de valores para abarcar gente, calidad de trabajo y compromiso.  Esto, de hecho, fue un elemento crítico del documento del Foro Económico Mundial de septiembre 2020 del cual PwC fue un contribuyente importante.  Y quienes elaboran las normas están progresando enormemente en declaraciones no financieras.

Un momento crítico

El COVID-19 ha impulsado el compromiso de algunos CEOs de enfocarse en el lugar de trabajo, ya sea adoptando modelos híbridos, poniendo mayor atención en el bienestar, y el buen trabajo, o en ambos.  Satya Nadella de Microsoft, por ejemplo, está considerando reducir el tiempo que los empleados pasan en la oficina a menos del 50% y habla abiertamente sobre empatía y bienestar como sellos distintivos de la cultura corporativa.  Jane Fraser de Citibank, quien en febrero tomará posesión como la primera mujer CEO de un gran banco de los EE.UU. habla abiertamente sobre los retos que enfrentan las mujeres, incluyendo su papel como madres que trabajan.

Mientras esperamos que vengan mejores días, nuestras organizaciones logran modelos de operación más sostenibles, este es un momento importante para los líderes. Los CEOs y sus equipos más importantes deben moverse de respuesta a crisis hacia asegurar que sus organizaciones se reorganicen de forma tal que aprovechen el conocimiento ganado de las experiencias del año pasado. También deben empezar a anticipar cambios que están por venir a medida que el mundo continúa el cambio, que empezó antes de la pandemia, hacia una versión más empática del capitalismo de las partes interesadas.

La Rueda de Negocios de 2019 fue una expresión formal de esta aspiración, pero las se dan mediante muchos pequeños actos con los que los líderes demuestran cuánto valoran a la gente y el progreso social.  Es por esta razón que creemos que los líderes más exitosos harán del año 2021 un año de compromisos diarios, renovados, y con el propósito de invertir en las personas, y de hacer del lugar de trabajo inclusivo una realidad, no una retórica.

Lea más artículos por Bhushan Sethi y Deniz Caglar en strategy+business.

Explore la serie

Hello Tomorrow illustration - person looking through a keyhole

Prepare su negocio para lo que está por venir

Utilizando nuestros estudios, datos y expertos análisis, identificamos los temas que tienen un impacto inmediato en su negocio, y lo empoderamos para reinventar el futuro al examinar macrotendencias globales, explorando variaciones específicas del sector, y descubriendo las herramientas tecnológicas más recientes para impulsar el cambio.

Descubra más aquí
Dora Orizabal

Dora Orizabal

Socia Líder Regional de Assurance, PwC Interaméricas

Linkedin Email

Ignacio Pérez Rubio

Ignacio Pérez Rubio

Socio Líder de Consultoría, PwC Interaméricas

Linkedin Email
Francisco Barrios

Francisco Barrios

Socio Líder de Impuestos, Legal y BPO, PwC Interaméricas

Linkedin Email

Edereth Barrios

Edereth Barrios

Socio Líder Regional de Client Development and Markets, PwC Interaméricas

Linkedin Email
Síguenos