Skip to content Skip to footer
Buscar

Cargando resultados

Sin miedo... ¿Cómo hablar sobre diversidad sexual con la niñez?

Daniela Acevedo, en conjunto con Rodrigo G. Buenrostro | 05/07/2022

    

Vaya revuelo que ha causado la película animada más reciente, aquella que cuenta la historia del astronauta, uno de los protagonistas más emblemáticos de las películas infantiles en la que los juguetes tienen vida… ¿Qué ha causado este revuelo? Un beso entre dos mujeres. Incluso, la película llegó a estar prohibida en más de 9 países.  

Nosotros creemos que realmente quienes se impactan con esta escena son los adultos que no saben cómo convivir con información relacionada a la diversidad sexual y de género. Y es que todavía a muchos padres de familia les cuesta entender cómo abordar este tema con sus hijos e hijas.

Sin miedo... ¿Cómo hablar sobre diversidad secual con la niñez?

Para entender lo que estamos tratando de explicar, regresemos en el tiempo y por un momento recordemos nuestra niñez… De manera casi automática buscábamos personas que fueran similares a nosotros; esto no lo hacíamos de manera consciente, lo hacíamos porque nos sentíamos más cómodos con quienes tenían las mismas preferencias de juegos o de caricaturas que nosotros. Y es que desde pequeñas todas las personas tenemos la necesidad de sentirnos aceptadas, vernos representadas en role models y de entender nuestras emociones, todo esto contribuye a una adultez madura en términos emocionales.  

La diversidad sexual es una realidad humana, independientemente de nuestras creencias, de nuestra construcción social o de nuestra educación. Entonces, películas como esta, permiten justamente que la niñez adquiera un sentido de visibilidad y normalización sobre las distintas formas de ser e inclusive sobre lo que ellos mismos pueden, o no, sentir en el futuro.

Es nuestro deber como madres, padres o cuidadores de pequeños, informarnos sobre todos aquellos temas que nos causan miedo, o incertidumbre, para no transmitirles justamente ese miedo, sino información –esto también nos funciona para combatir los propios estereotipos–. Por ejemplo, el hecho de que los adultos comprendamos que la diversidad sexual no solo se refiere a homosexualidad nos permite ofrecer a la niñez libertad para explorar sus sentimientos y su sexualidad sin satanizarlos. Se trata de que la niñez se sienta segura y apoyada por sus padres o cuidadores, y que contribuyan al fomento de un espacio de respeto.

Cuando entablamos un diálogo abierto y sincero con los niños, ellos son capaces de comprender que las personas tenemos diferentes identidades y que podemos lucir y sentir de manera distinta; y sobre todo que  las diferencias más allá de separar nos enriquecen y debe respetarse por el simple hecho de que  somos personas.

¿Cómo abrir la conversación? Actualmente existen cuentos para niños donde se habla de la diversidad sexual. Este tipo de literatura permite, de forma clara y sencilla, iniciar la conversación con los más pequeños y comenzar a involucrarlos de manera habitual. Por ejemplo, nosotros en PwC, tuvimos un cuentacuentos que hablaba sobre dos historias de familias diversas.

Rodearnos de una red de aliados que apoyen la inclusión, la diversidad y el respeto es crucial para lograr el cometido. Existen grupos de padres de familia en las escuelas, grupos con otros familiares y amigos, u organizaciones especializadas que pueden convertirse en esta red de apoyo. Se trata de que las familias elijan un círculo de seguridad y soporte para contribuir con el pleno desarrollo de los niños.

Guiar a los más pequeños en temas de inclusión y diversidad demandará que también nosotros como adultos integremos esta perspectiva en nuestras propias vidas. Así que será muy valioso dar dos o tres pasos hacia atrás para analizar, desde otro punto de vista, si efectivamente nosotros estamos siendo incluyentes. 

Tenemos una responsabilidad enorme: transformar a las siguientes generaciones para que ellos vivan ambientes inclusivos. Perdamos el miedo a los temas de diversidad e inclusión. Hablemos de las cosas por su nombre. Evitemos resaltar las diferencias, y resaltemos el hecho de que somos seres humanos con diferentes identidades. Escuchemos a los más pequeños sin prejuicios. Es nuestra labor estar a su lado y formarlos en el respeto y la inclusión para que ellos, cuando sean adultos, la vivan y no tengan que luchar por ella.

Originalmente publicado en LinkedIn
*Daniela Acevedo es Gerente de Propósito e Inclusión y Rodrigo Gonzalo Buenrostro es Senior Associate de Propósito e Inclusión, ambos en PwC México.

Síguenos: