Nuestra gente, principal impulsor en tiempos de incertidumbre

Mauricio Hurtado Managing Partner, PwC México 02/04/20

En el entorno actual, la incertidumbre se ha convertido en la nueva constante, presentando un panorama retador para los líderes en el mundo al intentar mantenerse activos y tomar las acciones adecuadas para su gente y sus negocios.

En un corto periodo de tiempo, el coronavirus o COVID-19, se ha vuelto una preocupación global, impactando diversos aspectos económicos pero, sobre todo, a las personas y sus comunidades. Esto no ha pasado desapercibido para un gran número de líderes empresariales, sus directores financieros, ni para las organizaciones que han colaborado para asegurar que la economía se siga moviendo y que la gente que lo necesita, reciba la ayuda adecuada.

A pesar de que no todas las empresas en el país están preparadas para desempeñar un papel directo y hacer frente al COVID-19, ya sea por temas de infraestructura o tipo de negocio, cada una está poniendo su granito de arena para responder a los retos que este trae consigo en el corto, mediano y largo plazo. En este sentido, el rol del CFO dentro de las empresas será clave para identificar las áreas de acción y de respuesta dentro de las organizaciones.


Perspectivas y acciones

Para conocer qué están vislumbrando los directores financieros en el panorama empresarial y ayudarles a dar claridad en la toma de decisiones, PwC está realizando una serie de encuestas quincenales a los CFO de EUA y México sobre cómo están reaccionando ante el entorno y cuáles son sus principales preocupaciones. La segunda edición de esta encuesta reveló que existen tres aspectos en concreto que les están quitando el sueño en materia de operación del negocio: una potencial recesión (84%), el impacto financiero (64%) y la disminución en la confianza de los consumidores (45%).

Ante esto, las empresas están ajustando sus estrategias en respuesta a la pandemia, con un 67% de los CFO ya realizando acciones de contención de costos, 58% aplazando o cancelando las inversiones que tenían ya planificadas y 64% considerando medidas adicionales en los costos como: evaluación de los gastos generales en activos fijos, tecnologías de la información y fuerza laboral.

En contraste, 76% de los encuestados comentó que, de terminarse la pandemia en este momento, espera que sus compañías regresen a su estado normal en tres meses. Sin embargo, mucho dependerá también de la capacidad de la fuerza laboral para recuperar el ritmo. 

Al respecto, las organizaciones se están viendo afectadas al presentar limitaciones en su productividad, afirmando 60% de los encuestados que su rendimiento está disminuyendo debido a la falta de capacidades para realizar el trabajo vía remota. Esto no es de sorprender ya que las empresas y colaboradores están afrontando diversos retos para trabajar a distancia, desde problemas técnicos hasta aspectos relacionados con el bienestar personal y familiar.

Esta situación está generando que la presión sobre los colaboradores esté aumentando cada vez más y, como consecuencia, generando una mayor necesidad de apoyo y prestaciones. No obstante, solo el 16% de los CFO encuestados está pensando en una reducción considerable en su plantilla laboral, siendo esta opción su “último recurso”. 

"Los líderes empresariales entienden que los objetivos previos a la crisis ya no son relevantes y su prioridad número uno ahora es liderar a su organización y a las personas a través de la pandemia COVID-19 y sus derivaciones de gran alcance", comentó al respecto, mi colega y Senior Partner para EUA, Tim Ryan.

Cuidar de la gente y de los clientes

Los líderes se están enfocando en proteger el activo más importante: su gente y sus medios de vida. Ese es también nuestro compromiso, al mismo tiempo que cuidamos de nuestros clientes, re-imaginamos lo posible y damos respuesta a las necesidades de nuestras comunidades:

  • Haciendo todo lo que esté en nuestras manos para mantener los empleos: como firma estamos conscientes de que al proteger los ingresos por sobre nuestra gente, podemos perder tanto a corto como a largo plazo. Estamos agradecidos con su trabajo y cómo se han adaptado a laborar de forma remota para seguir aportando valor a nuestros clientes.
  • Recordando que es comprensible no alcanzar nuestros objetivos este año
  • Desarrollando un  programa de consumo solidario: a través del cual buscamos impulsar a nuestros colaboradores a comprar localmente, especialmente en aquellos negocios pertenecientes a los familiares de nuestra propia gente.
  • Compartiendo talento: hoy más que nunca debemos ser empáticos con las necesidades de otros. Nuestros colaboradores podrán aportar virtualmente sus conocimientos y habilidades en apoyo de estudiantes, personas mayores y de sus propios compañeros. 
  • Brindando apoyo financiero a causas humanitarias: PwC ha destinado un fondo de emergencia a través del cual igualará la cantidad donada por los colaboradores. Lo recaudado será entregado a una red de comedores comunitarios que atienden a familias en pobreza alimentaria y a una institución que brinda servicios de atención médica y prehospitalaria a pacientes bajo sospecha o ya diagnosticados con COVID-19.

Sin duda, contingencias de este tipo son inesperadas y generan altibajos para las compañías, poniendo a prueba su capacidad de resiliencia y de respuesta ante la disrupción. Salir victoriosos de ellas dependerá en gran medida de lo preparadas que estén las compañías y de una toma ágil de decisiones pero, sobre todo, de su capacidad para apalancarse de su gente y de su talento para hacer frente a los retos ante la incertidumbre.

 

Ponte en contacto

Mauricio Hurtado

Mauricio Hurtado

Managing Partner, PwC México

Teléfono +52 55 5263 6045

Síguenos: