Liderazgo con propósito para tomar decisiones difíciles

30/04/20

PwC México - Teletrabajo

La mejor prueba actual del compromiso de una organización que practica un liderazgo con propósito es, precisamente, su forma de afrontar una crisis como la que estamos viviendo alrededor del mundo, debido al COVID-19.

Varios de los líderes empresariales están teniendo que tomar decisiones difíciles, una de ellas es escoger entre conservar a su gente o mantener su negocio a flote. Nuestra edición más reciente de la encuesta CFO Pulse COVID-19 reveló que la mitad de los directores de finanzas está considerando diferir o cancelar inversiones en fuerza laboral. 

De hecho, el porcentaje de CFO que mencionó que su principal preocupación son los impactos financieros (incluyendo efectos en los resultados operativos, falta de liquidez y recursos de capital), aumentó 19 puntos, es decir, de 61 a 80%. 

Para algunas empresas pequeñas y medianas es posible que no haya muchas alternativas, debido a la escasez de oportunidades para acceder a distintas fuentes de financiamiento. Sin embargo, las empresas más grandes pueden echar mano de la innovación y la creatividad para aumentar el retorno de inversión en su gente. Estas son algunas de las opciones:

• Dar a la gente opciones para elegir lo que es mejor para su situación particular.

Permisos sin goce de sueldo, semanas de trabajo de cuatro días o jornadas laborales reducidas, piensa en aquellas alternativas que podrían convenir tanto a tu talento como a las finanzas de tu organización, siempre teniendo en cuenta el marco legal. Muchos empleados están enfrentando diversos estresores inusuales, desde ayudar a sus hijos con las clases en casa hasta cuidar a familiares enfermos o vulnerables. Esto se suma a una cultura laboral acelerada, en la que el riesgo de “burnout” o agotamiento es muy alto, ya que muchas empresas absorben cargas de trabajo inmanejables. 

En resumen, es probable que tengas personal que desea o necesita un tiempo y vería con buena cara la oportunidad de elegir la flexibilidad y el bienestar por encima del salario en estos momentos. A menos que preguntes, no podrás saberlo, ya que no hay forma de que las grandes empresas conozcan las circunstancias personales de cada empleado. Por lo tanto, dale a tus empleados los medios para expresar sus necesidades y preferencias.

• Reconoce las áreas en las que habrá incrementos en la demanda y considera la reasignación de recursos.

Hoy en día, muchas empresas necesitan impulsar ciertas áreas específicas de sus negocios, como funciones de soporte técnico, servicio al cliente o reclamaciones. Otras están lidiando con el cierre de sus capacidades en otros países en los que manufacturan o tienen call centers.

Cualesquiera que sean las áreas de demanda de tu negocio, considera cambiar a los empleados a estas unidades o departamentos en lugar de despedirlos. Si bien, no todos los colaboradores contarán con las habilidades correctas para transferirlos, muchos pueden reasignarse para contribuir a mantener la continuidad del negocio y aliviar la carga de trabajo de otros trabajadores que pueden estar agotados por laborar largas jornadas.

También, en lo que respecta a la prestación de servicios, cabe la posibilidad de que las compañías compartan el exceso de capacidad instalada que no se está utilizando. Existen diversos modelos que pueden aplicarse sin afectar la liquidez de la organización.

• Revisa tus modelos de incentivos.

Para muchas empresas esta crisis ha cambiado abruptamente la naturaleza del trabajo y las habilidades necesarias. Por ejemplo, en algunas compañías, la gestión de la cadena de suministro es ahora una habilidad más valiosa que las ventas y la distribución; y las personas que saben de la administración del flujo de efectivo y liquidez pueden ser más valiosas en estos momentos que los gerentes de relación con el cliente, cuyo trabajo se basa en el contacto personal. 

Debido al cambiante valor de las habilidades y funciones, puede tener sentido redistribuir las compensaciones. Considera esto: ¿tus salarios fijos y bonos están dispuestos de tal manera que reflejen la creación de valor? En muchas organizaciones grandes, el pago aún se basa en el cargo y el nivel en lugar del valor. La crisis actual ofrece la oportunidad de modificarlo, y sentar las bases para un modelo de compensaciones rediseñado cuando esta situación termine y empiecen de nuevo las contrataciones. 

Muchos líderes de negocios han hablado desde hace tiempo sobre la importancia de ejercer un liderazgo con propósito, es decir, de promover la responsabilidad social corporativa, la diversidad y la inclusión, y beneficiar a sus comunidades. Esta crisis puede ser una prueba de nuestro compromiso con lo anterior. Ningún líder quisiera mirar hacia atrás en dos años y darse cuenta de que no cumplió su propósito, que, en la prisa por reducir costos a corto plazo, se cortó el músculo de la organización.

Es fundamental tener en mente que recuperar una línea ascendente de crecimiento demandará tener un consumo interno fuerte. Además, esta no solo será una forma de ayudar de la comunidad de negocios, sino que es una oportunidad importante para que los líderes cumplan su propósito en beneficio de todos sus grupos de interés: accionistas, empleados, clientes, proveedores de servicios y comunidad.

 

Originalmente publicado en LinkedIn

 

Ponte en contacto

Mauricio Hurtado

Mauricio Hurtado

Managing Partner, PwC México

Teléfono +52 55 5263 6045

Síguenos: