Skip to content Skip to footer
Buscar

Cargando resultados

CFO Pulse: Impactos financieros del COVID-19 en las empresas

En qué se están enfocando los directores de finanzas

Hallazgos México - Mayo 11, 2020

En este momento de la pandemia, los CFO ya tomaron las decisiones más urgentes en cuanto a contención de costos y operación a distancia. Esto les permite empezar a enfocarse en cómo mantendrán una estructura organizacional saludable y, sobre todo, en cómo generar las condiciones necesarias para que sus empleados regresen al lugar de trabajo de la manera más segura y eficiente posible.


Participa en nuestra CFO Pulse Survey >

      

Principales hallazgos

Se replantean estrategias con respecto al talento
Las empresas buscarán ser más ágiles y flexibles. La automatización y capacitar al talento serán clave.

Seguridad sanitaria en el lugar de trabajo
Durante la transición para volver al lugar de trabajo, la salud y bienestar de los empleados es primordial. Será fundamental desarrollar nuevas capacidades para convivir de nuevo

Nuevas formas de llegar al consumidor
Los patrones de consumo han cambiado definitivamente y se consolida el comercio electrónico.

Ingresos podrían reducirse hasta en una cuarta parte
Más de la mitad de los directores financieros considera que sus ingresos y/o ganancias se reducirán hasta en 24.9% para este año.


      

Lo que está en la agenda del CFO a medida que evoluciona la crisis COVID-19

   

La búsqueda por proteger el empleo

Una situación como la que se vive hoy en día, difícilmente figuraba en la mente de los líderes de la mayoría de las organizaciones. Los retos que la pandemia ha detonado han obligado a las empresas a tomar medidas extremas, como en algunos casos el recorte de personal. 

Entre el 13 de marzo y hasta aproximadamente el 6 de abril se habían perdido ya 346,878 fuentes de empleo formales en México, según datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Conforme a los cálculos del Banco de México, a ese ritmo, a principios de mayo se podrían haber perdido alrededor de 700 mil empleos. Cabe mencionar que durante la crisis de 2008, en nuestro país se perdieron cerca de 600 mil en 12 meses.

En este contexto, el principal peligro que enfrentamos es una pérdida de empleos en el corto plazo que no se podrían recuperar en el mediano plazo.                    

Asimismo, la Junta de Gobierno de la institución antes mencionada, señaló que antes de la pandemia se esperaba un crecimiento del PIB para 2020 y 2021 de 0.7 y 1.6%, respectivamente, mientras que en la actualidad el rango de los pronósticos es atípicamente amplio, entre -9 y -3.9% para el año actual, y entre 0.4 y 5.5% para 2021.

En nuestra reciente edición de la CFO Pulse Survey COVID-19 se puede percibir que los directivos de finanzas continúan buscando las mejores opciones para retener al talento, mantener la productividad y reactivar la actividad económica en la medida de lo posible.

Este panorama se refleja en la disminución del número de CFO que, actualmente, está considerando diferir o cancelar sus inversiones en el rubro de operaciones, en la que dicho porcentaje bajó de 53% en nuestra anterior edición a 38%; y en lo que respecta a la fuerza laboral, pasó de 50% a 38%.

Es probable que el hecho de acercarnos al regreso gradual a las operaciones y, con ello, a la “nueva normalidad” permita a los empresarios el reactivar procesos, operaciones y actividades de su fuerza laboral, lo cual podría aumentar los flujos de efectivo y mayor capacidad de hacer frente a la crisis económica.

Esto también lo podemos constatar en la reducción del porcentaje de directores de finanzas que considera los recortes de personal como opción para afrontar la crisis actual, el cual bajó de 44% a 31%.


¿Cuál de los siguientes tipos de inversión está considerando diferir o cancelar?

Abril 8, 2020
Abril 22, 2020
Mayo 6, 2020

Infraestructura/CapEx
%
%
%
Operaciones
%
%
%
Fuerza de trabajo
%
%
%
IT
%
%
%
I+D
%
%
%
Transformación digital
%
%
%
Experiencia del cliente
%
%
%
Actividades ambientales, sociales o gobierno corporativo
%
%
%
Ciberseguridad o privacidad
%
%
%
Fuente: CFO Pulse Survey COVID-19 México
8 de abril, 2020; base: 26. 22 de abril, 2020; base: 32. 6 de mayo, 2020; base: 39.

     

El importante reto de regresar a los lugares de trabajo

Asimismo, es importante prever y considerar aspectos como el incremento de quienes creen que aumentará la demanda de más protecciones para la fuerza laboral (22% a 34%) al regresar a los lugares de trabajo, como se muestra en la siguiente gráfica:

Como resultado del COVID-19, ¿cuál de las siguientes espera su compañía que ocurra en el próximo mes?

Abril 8, 2020
Abril 22, 2020
Mayo 6, 2020

Una demanda más alta de protecciones para los empleados (incluyendo políticas de incapacidad, incremento de las demandas de beneficios, discriminación)
%
%
%
Un cambio en el personal debido a la baja/ralentización de la demanda (licencias temporales)
%
%
%
Separación del personal (recortes)
%
%
%
Pérdida de productividad debido a la falta de capacidades de empleo remoto
%
%
%
Personal insuficiente para cumplir con tareas críticas (capacidad de mano de obra)
%
%
%
Otra
%
%
%
Fuente: CFO Pulse Survey COVID-19 México
8 de abril, 2020; base: 26. 22 de abril, 2020; base: 32. 6 de mayo, 2020; base: 39.

En este regreso al entorno laboral, las organizaciones no deben perder de vista cuatro criterios clave para el regreso a los lugares de trabajo:

  1. Salud y seguridad
  2. Tipo de trabajo
  3. Financiero y de costos
  4. Preferencias y necesidades

Es posible que no todas las organizaciones ni todos los sectores tengan el mismo nivel de preparación y capacidad de respuesta a estos criterios. En este sentido, los ejecutivos de finanzas muestran amplia confianza y sentirse preparados para retener al talento crítico y proveer un ambiente seguro de trabajo.


En esta transición hacia el nuevo mundo laboral ya es posible tener una visión más clara a corto/mediano plazo y empezar a definir y planear las acciones a seguir en los próximos meses. Los directores generales y cabezas del área de finanzas están conscientes de los cambios que el regreso a las actividades podrían implicar para sus negocios. Muchos de ellos ya están trazando los planes y definiendo acciones como:

  • La reconsideración y rediseño de los espacios de trabajo

  • El regreso escalonado

  • La asignación de días y horarios para las diferentes áreas

  • La permanencia del trabajo remoto en los puestos que lo permitan

  • Mayor flexibilidad en los horarios

Estos últimos meses han servido a las empresas para darse cuenta de que es posible adaptarse a nuevas formas de trabajar y que se puede seguir siendo productivo operando a distancia.


En el regreso al lugar de trabajo, ¿qué tan confiado se siente con respecto a su habilidad de hacer lo siguiente?

Conocer las expectativas de seguridad de los clientes
%
Retener al talento crítico
%
Proveer un ambiente seguro de trabajo
%
Construir habilidades para el futuro
%
Gestionar la moral y el bienestar de los empleados
%
Balancear las necesidades de todos los stakeholders (clientes, empleados, proveedores, comunidades, inversionistas)
%
Identificar nuevas oportunidades de ingresos
%
Fuente: CFO Pulse Survey COVID-19 México. Únicamente se tomó la opción “muy confiado” para la realización de esta gráfica.
6 de mayo, 2020; base: 58.

Trabajo remoto, cuidados en la salud y equilibrio vida/trabajo

Esto nos lleva a otras consideraciones como el equilibrio entre la vida laboral y personal. Con esto surge la preocupación por mantener la salud física y mental de los empleados que trabajan a distancia, desde contar con los recursos materiales adecuados, hasta la guía y apoyo para mantener un estado de bienestar mental y emocional en estas nuevas circunstancias para cumplir con lo establecido por la NOM 035 al respecto.

Dicha regulación determina las obligaciones de las organizaciones mexicanas para crear ambientes de trabajo que detecten, prevengan y mitiguen factores de riesgo psicosociales, lo cual se debe llevar a cabo con base en evaluaciones de riesgos y políticas/procedimientos específicos.

Esta legislación se ha tornado relevante y es conveniente para empresas y trabajadores, ya que el riesgo psicosocial se ha asociado con más de 50% de las ausencias. Según la Organización Internacional del Trabajo, aproximadamente el 75% de los trabajadores de nuestro país sufre algún tipo de estrés relacionado con el trabajo. Y, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, México ocupa el primer puesto en la lista de los países más estresados.

Todo esto implica un cambio cultural que se empezó a gestar desde hace algunos años; sin embargo, el COVID-19 ha acelerado el ritmo de adopción y adaptación a estas nuevas formas de trabajar. Ineludiblemente, esto tendrá implicaciones y responsabilidades para las partes involucradas y es recomendable empezar a establecer políticas claras de cumplimiento y hacer una evaluación de posibles riesgos.

En el mediano y largo plazo, este cambio cultural podría tener efectos en la necesidad de incrementar y diversificar los conocimientos en el entorno laboral. Sería recomendable que las empresas y las personas empezaran a considerar la mejor forma de financiar y obtener los conocimientos y la capacitación que serán imprescindibles en el nuevo entorno después de la pandemia.



Reflexiones y acciones:

El regreso a las actividades laborales no será inmediato ni sencillo; será necesario hacer una evaluación y planeación detallada para cada empresa y sector. Sin embargo, el común denominador es la búsqueda del bienestar y la salud de los empleados. Aún están por definirse las nuevas reglas y costumbres para coexistir con los riesgos del COVID-19 en el lugar de trabajo.


 

El nuevo consumidor

Como era de esperarse, las medidas de distanciamiento social generadas por la contingencia han tenido un fuerte impacto en el consumo a nivel mundial. La necesidad de evitar el contagio cambió de manera radical el comportamiento de los consumidores y los proveedores de bienes y servicios; como en toda crisis, esto ha creado nuevos retos y oportunidades.

Por ejemplo, el COVID-19 está ayudando a romper la barrera que existía entre algunos rangos de edad de la población y la tecnología, ya que se han visto en la necesidad de hacer sus compras en línea. Por otro lado, también presenta efectos adversos para otros sectores como las tiendas de conveniencia, que están teniendo que competir con grandes minoristas que ofrecen entrega a domicilio.

Antes de la pandemia (diciembre de 2019), el valor del comercio electrónico en México alcanzaba los 491 mil millones de pesos, lo que representaba un crecimiento de 24% con respecto a 2017. Asimismo, en nuestro país se gastaba en promedio $12,800 pesos al año (excluyendo viajes), de acuerdo con datos de la Asociación de Internet MX.

Algunas de las principales razones para comprar en línea durante la pandemia son:

  • No querer salir de casa por temor al contagio
  • Evitar aglomeraciones en tienda física
  • Con frecuencia, en Internet hay más promociones y descuentos que en una tienda física
  • Posibilidad de comparar precios y variedad antes de comprar
  • Encontrar productos que no estaban disponibles en una tienda física
  • Se ofrecen diversas formas de pago
  • Entrega rápida y sencilla
  • Ahorro de tiempo
  • Posibilidad de ver detalladamente la descripción y reseñas de los productos
  • Disponibilidad de productos que no se venden en México

(*Fuente: AMVO, Estudio de Venta Online 2020. Base compradores ominchannel: 100 encuestas)


Antes de la pandemia el comercio electrónico tenía un buen margen de crecimiento, pero con las medidas implementadas por la contingencia sanitaria se ha registrado un incremento significativo. Las compras en línea se han convertido en la opción más segura y sencilla para abastecerse de insumos básicos (alimentos, farmacia, productos de limpieza, etc.) y subsistir durante el confinamiento.

La tecnología también ha facilitado otras actividades como transacciones y pagos de créditos, servicios o seguros, tanto que se dice que los hits de internet, es decir cada petición que se hace al servidor solicitando un archivo, subieron entre 50 y 70% desde que se declaró la emergencia sanitaria.

En los meses que están por venir, el aumento del comercio electrónico podría sostenerse, ya que los consumidores habrán experimentado las ventajas que este conlleva, como la posibilidad de mantenerse provisto de los productos básicos y de comparar precios.

Sin embargo, esto no apunta a una desaparición de las las tiendas físicas. En un futuro próximo, es muy posible que los consumidores demandarán una mejor experiencia en las compras físicas y mayor seguridad en el comercio electrónico.



Reflexiones y acciones:

El comportamiento y las necesidades de los consumidores han cambiado de manera radical debido a la pandemia, cuyas circunstancias han favorecido y acelerado el crecimiento del comercio electrónico. La realidad a la que regresaremos después de la contingencia será distinta en todos los sentidos; para algunos será mejor a pesar de la recesión, tal es el caso de las empresas de e-commerce.


 

Mirar al futuro de la mano de la automatización

El regreso al nuevo entorno laboral y los posibles cambios en el comportamiento del consumidor podrían redefinir la forma organizacional y las operaciones de las empresas. Uno de los aprendizajes que está dejando la crisis del COVID-19 es que las compañías deben ser resilientes y ágiles para afrontar cualquier disrupción.

Si bien el 81% de los directores financieros en México espera que mejorará su resiliencia y agilidad en el largo plazo después de esta crisis, ¿cómo lograrán esto de manera fortalecida en los próximos meses?

Considerando que en estos momentos las tres principales acciones financieras que realizan las compañías para mitigar los efectos del coronavirus son: contención de costos (91%), diferir o cancelar sus planes de inversión (67%) y ajustar el rumbo (34%), ¿se puede redefinir tu organización de manera más inteligente considerando la planificación actual?


¿Cuál de las siguientes acciones financieras está considerando tu compañía como resultado del COVID-19?

Abril 8, 2020
Abril 22, 2020
Mayo 6, 2020

Implementación de contención de costos
%
%
%
Diferir o cancelar planes de inversiones
%
%
%
Ajuste en la dirección
%
%
%
Cambio en los planes de financiamiento de la compañía
%
%
%
Cambio en la estrategia de Fusiones y Adquisiciones
%
%
%
Otra
%
%
%
Fuente: CFO Pulse Survey COVID-19 México
8 de abril, 2020; base: 33. 22 de abril, 2020; base: 45. 6 de mayo, 2020; base: 58.

Una de las posibilidades es acelerar los planes de automatización de procesos, ya que brinda una solución rápida para digitalizar a la compañía y entregar un valor significativo en términos económicos, fuerza laboral, mejoras de calidad y control, y una ejecución flexible.

No obstante, aunque se ha observado un incremento del porcentaje de CFO que considera diferir o cancelar sus planes de transformación digital, de un 9% en la edición del 30 de marzo a un 13% para esta edición, se debe considerar que esta tecnología podría permitir que las empresas emprendan una digitalización ágil e incrementen sus capacidades para estar fortalecidos en la nueva normalidad.

¿En dónde aplicar esta automatización? Un ejemplo son las cadenas de suministro. Cuando preguntamos a los líderes financieros sobre qué cambios planean realizar en sus cadenas de suministro como resultado del COVID-19, entre sus tres principales acciones más urgentes destacó, con 47%, la automatización para mejorar la velocidad y exactitud en la toma de decisiones.

Asimismo, con la entrada en vigor del T-MEC y la prevalencia de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, así como una posible desaceleración de la economía global, las cadenas de suministro se están adaptando para ser resilientes y flexibles. Esto implica que las soluciones tecnológicas estén siendo más ágiles para responder ante disrupciones y tengan un rol relevante para satisfacer las demandas de transparencia.


Como resultado de COVID-19, ¿en cuál de las siguientes áreas estás planeando cambios en tu estrategia con respecto a la cadena de suministro? Selecciona las 3 áreas más urgentes

Abril 22, 2020
Mayo 6, 2020

Incremento de las herramientas para comprender mejor la demanda del cliente (e.g., cambios en la combinación deseada de ofertas, detonadores para realizar pedidos)
%
%
Uso de la automatización para mejorar la velocidad y exactitud en la toma de decisiones
%
%
Entendimiento de la salud financiera y operativa de los proveedores
%
%
Cambio de los términos contractuales (e.g., para proporcionar a su empresa mayor flexibilidad y protección contra las desventajas)
%
%
Desarrollo de opciones de abastecimiento alternativas adicionales
%
%
Ampliación de la visibilidad en la red de sus proveedores (e.g., alertas de riesgo, planificación de escenarios hipotéticos)
%
%
Mejoramiento de las medidas de protección contra riesgos (e.g., cobertura de seguro contra desastres, cláusulas de contrato de fuerza mayor más flexibles)
%
%
Diversificación de las ubicaciones de ensamblado de productos y/o servicios (e.g., para cumplir con las regulaciones, acortar el tiempo de entrega)
%
%
Otra
%
%
Fuente: CFO Pulse Survey COVID-19 México
8 de abril, 2020; base: 33. 22 de abril, 2020; base: 45. 6 de mayo, 2020; base: 58.

Reflexiones y acciones:

La automatización en el negocio representa una oportunidad para adaptarse a las nuevas necesidades del futuro; no solo permite fortalecer las operaciones y la fuerza laboral de la organización, sino que también ayuda a entregar valor en momentos en donde parece que la incertidumbre sobrepasa cualquier expectativa de crecimiento.

La automatización de procesos, así como el smart logistics, que permite una mayor conectividad y ahorro de costos, podría suponer una mayor transparencia, cumplimiento y adaptabilidad de las cadenas de suministro.

Es recomendable que las compañías identifiquen los retos en materia de seguridad, riesgo y cumplimiento al adaptar la automatización de procesos en su organización. El CFO podría ser el estratega para establecer objetivos y beneficios que permitan una digitalización exitosa en la nueva normalidad.


 

Repensar la estructura de costos

La acción más importante que han realizado los líderes financieros para mitigar los riesgos del COVID-19, como habíamos mencionado, es la contención de costos. Esta situación es natural considerando que el 55% de los encuestados espera que sus ingresos y/o ganancias se reduzcan hasta en 24.9% para 2020, una cifra superior en comparación el promedio global (51%).

Las perspectivas de crecimiento económico para el mundo influyen en esta percepción de decrecimiento para las organizaciones; el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que el PIB real se contraiga 3.0% para este año, y para 2021 proyectan un incremento del 5.8%. Ante este panorama macroeconómico, es recomendable que las compañías desarrollen escenarios de recuperación y evalúen los posibles impactos en sus ingresos, ganancias, capital y valor para los accionistas.

Durante esta crisis del nuevo coronavirus podría ser óptimo reducir gastos discrecionales y pausar o detener inversiones de capital. Sin embargo, es necesario tener cuidado sobre el tipo de costos que se buscan eliminar.

Las decisiones sobre qué costos pueden recortarse y hasta dónde dependerá, en gran medida, de tener una visión a largo plazo que busque asegurarse de que los ahorros en el corto plazo no pongan en peligro las capacidades de la compañía para capitalizar el posible rebote de la actividad económica.


¿Qué impacto esperas este año en los ingresos/ganancias de tu compañia como resultado del COVID-19?


Decremento de 10% a 24.9%
%
Decremento de 25% a 50%
%
Decremento de < 10%
%
Decremento, pero de rango desconocido
%
Decremento de >50%
%
Es difícil de evaluar en este momento
%
Incremento de los ingresos y/o ganancias
%
No esperamos ningún impacto en los ingresos y/o ganancias
%
Decremento de los ingresos y/o ganancias
%
Fuente: CFO Pulse Survey COVID-19 México.
Únicamente se tomó la opción “muy confiado” para la realización de esta gráfica.
6 de mayo, 2020; base: 58.

Reflexiones y acciones:

En estos momentos de estabilización, un enfoque sostenible en el tiempo pasa por planificar y realinear los costos de la compañía de tal manera que permita fortalecer capacidades, optimizar el modelo operativo y la estructura de la organización.

Es fundamental mapear cuáles son las capacidades diferenciadoras de la organización, es decir, lo que la hace única frente a la competencia. Esto permitiría fortalecer las operaciones y la relación con los consumidores. De igual manera, será necesario prepararse para establecer una cultura de mejora continua de costos y mejorar la productividad durante la nueva normalidad.


 

Coexistir con el virus y la reconfiguración a futuro de los negocios

El retorno a los lugares de trabajo en los próximos meses implica retos importantes para los líderes empresariales, desde establecer un ambiente seguro para sus empleados y consumidores, hasta considerar procesos de transformación en sus compañías para desarrollar esta agilidad y flexibilidad tan necesarias para no solo sobrevivir, sino salir fortalecidos. 

El regreso a las operaciones genera una percepción de optimismo y reducción del periodo de recuperación, con una tercera parte de los ejecutivos de finanzas mexicanos que menciona su empresa podría volver a la “normalidad” en un plazo de 3 a 6 meses, si las medidas de distanciamiento social se levantaran ya. Esto implica una reducción con respecto a la tendencia que se observó en la edición anterior, en la que 36% de los CFO consideró que tardaría entre 6 y 12 meses en recuperarse. En este sentido, en la medida en que la situación del COVID-19 se desarrolle en México, se deberá continuar trabajando de forma exhaustiva en cómo adaptarse a la nueva normalidad y coexistir con el virus primando la salud, pues un exceso de confianza y falla en la toma de precauciones extremas pueden significar altos riesgos para las personas, la economía y la continuidad de las empresas.

Todavía es muy pronto para dimensionar la cantidad y profundidad de los cambios que llegarán para quedarse una vez que se cuente con una vacuna y pasemos a la fase del “nuevo mundo” que deja esta pandemia; sin embargo, es posible identificar claras tendencias en materia de trabajo remoto, hábitos de consumo y adopción de nuevos modelos de negocio, como el comercio electrónico, la aceleración de la transformación digital de las empresas, así como adopción de nuevas y mejores formas de entender y satisfacer a los consumidores. 

Sin duda, los retos y oportunidades que todo esto generará darán forma no solo a los negocios, sino a todos los ámbitos de nuestro día a día, obligando a los líderes empresariales a desarrollar “un tercer ojo” para tener dos de ellos bien puestos y enfocados al aquí y al ahora de la pandemia, sin perder de vista lo que el horizonte traerá.

  

Sobre la encuesta

Para ayudar a identificar el impacto económico y de negocios del COVID-19, PwC está realizando una encuesta quincenal a los líderes de finanzas en México, EUA y otros 19 territorios. La base de encuestados en México fue de 58 líderes de finanzas de empresas grandes y medianas de distintos sectores realizada del 4 al 6 de mayo del 2020.

Regístrate para participar en las siguientes actualizaciones de la encuesta.

     

Síguenos:

Los campos marcados con un asterisco son obligatorios(*)

¿Te gustaría coordinar una llamada con un especialista para profundizar en alguno de estos temas?*

Me gustaría recibir más información o apoyo sobre: *

Al ingresar su dirección de correo electrónico, usted reconoce haber leído La Declaración de Privacidad (Privacy Statement) y acepta nuestro procesamiento de datos según lo establecido por la Declaración de Privacidad (incluyendo las transferencias internacionales). Si en algún momento usted cambia de opinión y no quiere recibir información de nosotros, puede enviarnos un correo electrónico utilizando la página Contáctenos.

Ocultar