Skip to content Skip to footer
Search

Loading Results

Cómo el ESG impulsará la próxima ola de transformación y cómo se verá en la práctica

Por: Dr. Peter Gassman y Colm Kelly

Incluso antes de que el COVID-19 revolucionara los negocios y la sociedad, el movimiento medioambiental, social y de gobernanza (ESG por sus siglas en inglés) estaba ganando fuerza. Desafíos de gran alcance como el cambio climático y la inclusión económica concentraron las mentes de inversionistas y ejecutivos en la importancia de las prioridades a largo plazo y del reporte de información no financiera; alrededor de 200 CEOs firmaron la declaración de 2019 de la Mesa Redonda Empresarial que señalaba que los intereses de todos los grupos de interés, no sólo de los accionistas, exigían la atención de la alta dirección.

Luego, la pandemia mundial aumentó la conciencia sobre cuán interconectados estamos, de la rapidez con que los choques externos pueden atravesar la economía mundial y de la importancia de la confianza y la transparencia para el funcionamiento de la economía.

Creemos que estas corrientes se están uniendo para impulsar la próxima ola de transformación corporativa: la transformación ESG. Como la transformación digital, la transformación ESG tiene el potencial de renovar la forma en que las organizaciones exitosas planifican, implementan y operan. Al igual que el campo digital, el campo en ESG es extenso, lo que trae consigo un reto para las organizaciones, el saber por dónde empezar.

“La ruta de la transformación ESG implica repensar la estrategia, los incentivos, la gobernanza y el reporte, a la vez que se hace uso de la tecnología para gestionar riesgos y abrir la puerta a nuevas oportunidades. Las compañías necesitan líderes ambiciosos que vean en esta transformación el futuro de sus organizaciones”

Margarita Casas, Directora Sostenibilidad y Cambio climático PwC Colombia

En el caso de la transformación digital, esa incertidumbre llevó a muchas organizaciones a empezar poco a poco:se lanzan al agua, van con un piloto tras otro aprendiendo en el proceso, pero también corriendo el riesgo de ser superados por competidores más ambiciosos que fueron más rápidos en captar la oportunidad de reimaginar su negocio digitalmente. Hoy en día, la mayoría de los equipos de dirección se dan cuenta de que para capturar el verdadero potencial de lo digital es necesario un enfoque integral, un programa completo en el que lo digital permea todos los aspectos de la compañía, a todas las unidades de negocio y a todas las funciones. Lo digital no sólo permite hacer lo mismo más rápido, sino que cambia lo que se hace.

Lo mismo ocurre con ESG, llega al corazón de por qué estás en el negocio, quién eres como compañía, cuál es tu impacto en el mundo, cómo alineas tu modelo de negocio con las necesidades de la sociedad, lo que reportas, y cómo te relacionas con tu gente y con tus grupos de interés en general. Con la transformación digital todavía en marcha para la mayoría de las empresas, la idea de abordar otra gran transición puede parecer desalentadora. 

Hablar de ESG es abarcar una amplia gama de temas, con diferentes áreas de foco en diferentes sectores. En este ejemplo, los aspectos relacionados con el clima son los más relevantes, ya que son los que repercuten, en mayor medida, en el modelo de negocio de la compañía. Aunque aún es el comienzo de los esfuerzos de esta compañía, las medidas que ya ha tomado, las cuales influyen en su enfoque hacia la estrategia, financiación e incentivos, tecnología, gobernanza y reporte, permiten a otras organizaciones vislumbrar el camino hacia adelante.

Estrategia

La compañía comenzó estableciendo una clara aspiración centrada en metas ambiciosas, que inicialmente apuntaban a la reducción de emisiones en sus operaciones a corto plazo y a convertirse en una compañía net zero para 2050, basándose en una combinación de objetivos de reducción absolutos y de intensidad de sus emisiones. Para alcanzar estas metas, la organización elevó la sostenibilidad a prioridad estratégica e identificó un conjunto de intervenciones en la gestión, empezando por un proceso de planificación renovado, con la sostenibilidad en el centro.

Para fundamentar sus prioridades estratégicas, la empresa estudió nuevas tecnologías energéticas, en áreas como la eólica, solar, baterías e hidrógeno, junto con tecnologías de reducción de emisiones, como la captura de carbono. A partir de estos resultados, la empresa desarrolló una estrategia de cartera hasta 2050, mostrando el ritmo al que tendría que desviarse del camino de las empresas y fuentes de energía tradicionales, y la rapidez con la que tendría que sustituirlas por opciones más ecológicas. Para generar opciones tempranas, la empresa creó un fondo de riesgo que pudiera identificar e invertir en tecnologías prometedoras, mediante inversiones directas en algunos casos y de empresas conjuntas en otros.

Financiación e incentivos

La compañía también aplicó un lente de sostenibilidad a las futuras inversiones de capital. Por ejemplo, antes de construir una nueva instalación, la organización había realizado análisis financieros tradicionales, como el valor presente neto, para poder determinar si esa instalación representaba el mejor uso del capital. En ese análisis, el componente climático quedaba relegado a un segundo plano (un mecanismo interno de fijación de precios del carbono).

Pero la compañía se dio cuenta que este enfoque ya no era suficiente. Al tener en cuenta el factor climático de forma más explícita, la empresa cambió los métodos de diseño y construcción de las nuevas instalaciones para reducir las emisiones y apoyar los objetivos de sostenibilidad. Para consolidar esas metas en la mente de los directivos, la empresa reservó millones de dólares en incentivos de gestión vinculados a los resultados de sostenibilidad. Ahora está creando una estructura de incentivos similar para todos sus colaboradores.

Tecnología

La transformación digital no es sólo una analogía de la ruta ESG que se avecina; también es un facilitador de las prácticas empresariales sostenibles. Una de las unidades de negocio de la compañía puso recientemente toda su cadena de suministro en un sistema ERP basado en la nube, un primer paso fundamental para ayudar a los proveedores a seguir, informar y reducir su impacto climático. La compañía está buscando formas de asociarse más estrechamente con todos los proveedores, de modo que pueda impulsar la agenda de cero emisiones netas en toda su red. Este paso es fundamental porque para esta empresa industrial, como para muchas grandes organizaciones, la mayor parte de su huella de carbono está en la cadena de suministro, y no dentro de la compañía como tal.

Gobernanza y reporte

Para restablecer la conversación en la Junta Directiva, el CEO pidió a los asesores de sostenibilidad que lideraran una serie de ejercicios de juego de roles sobre el entorno de sostenibilidad en 2050. Los expertos técnicos también mantuvieron conversaciones individuales con cada uno de los miembros de la Junta para responder a sus preguntas y aclarar las cuestiones técnicas en las que se basan las inversiones propuestas. 

La compañía cambió su enfoque de modelación del futuro para la Junta Directiva, dejando de considerar únicamente los resultados financieros y añadiendo un componente de emisiones de carbono. Este enfoque de medición más holístico también está influyendo en los informes de la compañía, que se han vuelto mucho más transparentes, con una definición clara de las metas de sostenibilidad y actualizaciones periódicas sobre los progresos realizados para alcanzarlas. 

La dimensión no financiera del reporte representa una importante diferencia con respecto a las transformaciones digitales: en las transformaciones ESG, los grupos de interés, como los inversionistas, reguladores, organizaciones no gubernamentales, clientes y empleados, exigirán mucha más transparencia a las organizaciones.

La compañía ya tiene buenas noticias: va un año adelante en el alcance de sus metas de emisiones a corto plazo en su operación, lo cual ha animado a los ejecutivos, empleados y otros grupos de interés a  dirigir sus esfuerzos hacia la siguiente ola de progreso y hacia objetivos más ambiciosos. 

Este ejemplo se centra en la sostenibilidad climática, pero los factores ESG abarcan las cuestiones sociales del mismo modo y por las mismas razones. Muchas compañías ya están trabajando para responder a estas cuestiones y están teniendo éxito utilizando el mismo enfoque. La ruta de transformación ESG se centrará en ambos componentes.

Al igual que con la travesía digital, el impulso del ESG crece con pilotos exitosos y victorias tempranas conectadas a un universo más grande. Sin embargo, los paralelismos con lo digital, van más allá. El panorama empresarial está plagado de compañías muertas y moribundas que intentaron implementar transformaciones digitales sin pensar en las implicaciones, lo que las llevó a la destrucción de valor, a clientes descontentos y a la pérdida de ejecutivos. Podemos predecir lo mismo para aquellos que no adopten un enfoque proactivo y exhaustivo de transformación ESG.

Si quieres saber más del tema, visita nuestra página web

contacta a nuestros expertos

 

Contáctanos

Margarita Casas

Margarita Casas

Directora de Sostenibilidad y Cambio Climático, PwC Colombia

Tel: (571) 634 0555 Ext. 10257

Adriana Beltrán

Adriana Beltrán

Gerente Sostenibilidad y Cambio Climático, PwC Colombia

Tel: (571) 634 0555 Ext. 10257

Carolina Agudelo

Carolina Agudelo

Gerente de Sostenibilidad y Cambio Climático, PwC Colombia

Tel: (571) 634 0555

Dr. Peter Gassmann

Dr. Peter Gassmann

Managing Director, PwC Strategy& (Germany) GmbH

Tel: +49 69 97167-470

Colm Kelly

Colm Kelly

Global Leader for Purpose, Policy and Corporate Responsibility, PwC Ireland (Republic of)

Tel: +353 1 792 8943