Skip to content Skip to footer
Search

Loading Results

Reportes, Datos y Transparencia

¿Puede el capital privado salvar el mundo?

Los inversores dinámicos están bien situados para aportar sus capacidades a asuntos como la descarbonización.

Pedir que un solo sector que salve el mundo es, ciertamente, hiperbólico. Pero el sector de los fondos de capital privado, que está creciendo rápidamente, se encuentra en una posición única para utilizar sus puntos fuertes, su posición en el mercado y sus capacidades para generar rendimientos positivos para la sociedad en áreas específicas, al mismo tiempo que genera rendimientos para los inversores. De hecho, la forma en que el sector crea valor hoy en día es directamente trasladable a un entorno en el que nos enfrentamos a un imperativo de reparación, replanteamiento y reconfiguración. La ventaja del capital privado ha sido siempre la de crear valor impulsando la transformación con mayor rapidez y profundidad que otros propietarios. En las primeras décadas del sector, eso significaba reducir rápidamente costos y reposicionar los activos. Hoy y mañana, eso puede significar convertir su poder catalizador en la descarbonización y la sostenibilidad, y hacerlo a través de grandes carteras que atraviesan geografías y sectores industriales.

Los activos totales del capital privado, que se han multiplicado casi por seis entre 2004 y 2019, están preparados para crecer de forma constante durante los próximos cuatro años.

Activos mundiales de capital privado gestionados, US$tn

2004 0.9
2007 2.0
2012 2.8
2014 3.2
2016 3.6
2019 5.8
Pronóstico al 2025 8.3
7.6
~Aumento del
30–40%

El capital privado tiene una inmensa cantidad de capital a su disposición: 5,8 billones de dólares en 2019 y hasta 8,3 billones en 2025, según un análisis de PwC. En un mundo cambiante y dinámico, las empresas de capital privado son importantes proveedores de liquidez, deuda y capital, catalizadores del crecimiento y la transformación. Sólo en EE.UU., 5.000 empresas de capital privado tienen inversiones en unas 35.000 empresas que emplean colectivamente a 8,8 millones de personas. Las empresas de capital privado también actúan como intermediarias de fondos de capital extraordinariamente profundos: dotaciones universitarias, fondos de pensiones de empleados públicos, fondos soberanos. Y entre estas partes interesadas, están aumentando rápidamente las expectativas de que los administradores del capital -ya sean directores generales de empresas o empresas de capital privado- desempeñen un papel más activo y constructivo en una serie de cuestiones medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG), especialmente las relacionadas con la descarbonización. Un ejemplo: la declaración de BlackRock, de 7 billones de dólares, de que el clima desempeñará un papel central en sus consideraciones de inversión.

Una de las formas en que las empresas de capital privado pueden hacer el bien es haciendo lo que es natural: funcionar como un acelerador de las tendencias existentes proporcionando capital en grandes tramos, lo que permite a las empresas ganar escala y reducir aún más los costes. El pasado mes de enero, por ejemplo, CVC Growth Partners invirtió 200 millones de dólares en EcoVadis, una empresa con sede en París que proporciona calificaciones, herramientas y software destinados a impulsar la sostenibilidad en las cadenas de suministro mundiales.

Otro enfoque podría ser más potente. Hace años, tenía sentido que un fondo de capital privado comprara activos intensivos en carbono y los explotara en busca de valor y flujo de caja. Esa sigue siendo una estrategia viable para algunas inversiones. Pero basta con mirar las valoraciones en el mercado público de las empresas del ecosistema de la fabricación de automóviles para darse cuenta de que los modelos de negocio más limpios producen un valor mucho más alto que las empresas que se perciben como menos limpias. Un camino por seguir ahora, debido a esta realidad, puede ser lo que llamamos "comprar sucio y barato, vender limpio y caro": un giro de impacto. Eso significaría, por ejemplo, adquirir un generador de energía comercial que depende principalmente de los combustibles fósiles a un múltiplo de seis veces los beneficios y transformarlo en una flota de bajas emisiones que pueda producir un múltiplo de diez. O invertir en fabricantes de equipos que atienden principalmente al sector de la automoción y convertirlos en tecnologías de vehículos eléctricos. O transformar empresas de gestión de residuos en actores de la economía circular que puedan reciclar y reutilizar materiales en lugar de quemarlos o enterrarlos, y crear energía renovable en el proceso.

Que una empresa de capital privado anuncie que se esforzará por reducir las emisiones en sus propias operaciones y oficinas es admirable. Pero ¿qué pasaría si las empresas de capital privado promulgaran un conjunto similar de ambiciones para sus empresas en cartera, independientemente de la geografía y el sector, para llegar a ser netas en 2035, por ejemplo? Hay que tener en cuenta que las carteras pueden incluir empresas tan variadas como minoristas en Asia, operadores de minas en Australia, fabricantes de acero en Europa y sistemas hospitalarios en Estados Unidos. Es un compromiso mucho mayor y un reto mucho más importante.

A medida que han ido evolucionando en los últimos años, las empresas de capital privado ya han demostrado su capacidad para aplicar las mejores prácticas y estrategias en diversas empresas en cartera. Muchas han desarrollado una experiencia interna en logística, recursos humanos y tecnología que puede aprovecharse para mejorar el rendimiento de todas las inversiones. ¿Qué pasaría si la reducción o la eliminación del carbono se convirtiera en la próxima área de experiencia entre carteras? Blackstone ya se ha fijado el objetivo de reducir las emisiones en las nuevas adquisiciones en un 15%.

Lo que estamos sugiriendo es que las medidas ESG -incluida la descarbonización- podrían integrarse en los potentes y sofisticados planes de creación de valor que ya tienen los PE. Las empresas de capital privado han demostrado ser las mejores del mundo en lo que respecta a la creación de valor mediante la reducción de los costes del negocio. Dado que el carbono se está convirtiendo cada vez más en un coste -a través de impuestos o límites directos, prohibiciones absolutas de ciertos productos o la demanda de los inversores y consumidores de reducciones-, tiene mucho más sentido que los inversores y propietarios se centren en él. Y es totalmente coherente con la obtención de un rendimiento rentable.

No es demasiado descabellado imaginar un mundo en el que la participación de un fondo de capital privado pudiera estar vinculada, además de a la rentabilidad financiera, a los avances en materia de descarbonización. Este cambio permitiría a las empresas aliarse de forma más natural con las demandas cambiantes de los inversores. Como se ha señalado, los fondos soberanos, las dotaciones universitarias, los fondos de pensiones de los empleados públicos y los principales inversores institucionales están aumentando constantemente los requisitos en una serie de temas ESG. Los críticos pueden tachar esta tendencia de "capitalismo despierto". Pero la tendencia es real e irreversible. A principios del año pasado, KKR creó un Fondo de Impacto Social Global de 1.300 millones de dólares, que promete invertir en empresas que aporten soluciones a retos medioambientales o sociales.

Los fondos de capital privado son intermediarios que se han ganado la licencia y han creado la capacidad de impulsar el cambio de forma más agresiva y rápida que otros inversores. La atención a los esfuerzos en materia de ESG encaja perfectamente en el sistema en el que los fondos de capital privado han operado con éxito, alineando la propiedad, la intención estratégica, la gobernanza y los incentivos a largo plazo. Precisamente por esta capacidad, el capital privado tiene una ventaja competitiva significativa y distintiva en comparación con las empresas públicas a la hora de abordar cuestiones como el cambio climático, y hacerlo de forma rentable. En 2021 y más adelante, poner los músculos del capital privado a trabajar en mejoras ESG como la reducción de emisiones irá mucho más allá de la construcción de la reputación, aunque el reconocimiento que surgirá de tales esfuerzos exitosos será saludable. Se trata más bien de mantener una ventaja en un entorno notablemente competitivo, contribuyendo al mismo tiempo a la mejora de la sociedad.