Skip to content Skip to footer
Search

Loading Results

Las asociaciones de infraestructura pública-privada pueden estimular una recuperación verde

En el 2021 el mundo comienza con una vacuna para el COVID-19 y la esperanza de recuperación física del virus. Ahora, mientras trabajamos hacia la recuperación social, económica y fiscal, no podemos olvidar una crisis que afrontamos incluso antes de que la pandemia se centrara en el escenario, una crisis para la que no hay una solución inmediata. El cambio climático, que se manifiesta en incendios, tormentas, inundaciones y sequías, ha seguido preocupando a los líderes de los gobiernos y las empresas mientras han trabajado para abordar la pandemia. Se estima que el impacto económico del cambio climático por sí solo alcanzará casi los 8 billones de dólares para 2050, con un impacto desproporcionado en los países vulnerables y de bajos ingresos. 

“Construir mejor de nuevo” ha sido utilizado recientemente por varias entidades y figuras políticas como un eslogan de recuperación para estas y otras situaciones críticas. Pero en lugar de simplemente mirar hacia atrás y tratar de crear una mejor versión del pasado, también podemos mirar hacia adelante, tomando nuevos enfoques para resolver los desafíos gemelos de la recuperación económica y el cambio climático para que podamos crear un mejor mañana más sostenible. Un nuevo informe de las Naciones Unidas indica que, si se adoptan ampliamente los programas de recuperación verde, se  podrá reducir las emisiones esperadas hasta un 25% para 2030 y aumentar la posibilidad de mantener el aumento de la temperatura a 2 grados Celsius.

Varios gobiernos han hecho de la inversión en infraestructura una parte clave de sus planes de recuperación, pero alrededor del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero provienen de infraestructuras, lo que significa que las inversiones en este sector hoy tienen un impacto significativo en nuestra capacidad para alcanzar los objetivos neto cero del Acuerdo de París en el futuro. Para construir un mejor mañana, cualquier estímulo relacionado con la infraestructura debe centrarse en la energía limpia (energía descarbonizante, calor y transporte) y las empresas y el gobierno tendrán que trabajar juntos para lograr estos objetivos.

Asociaciones Infraestrctura

Algunos gobiernos han asumido compromisos sustanciales con una recuperación verde, pero muchos siguen centrándose en los sectores tradicionales sin aplicar medidas o incentivos de protección ambiental.

Las instituciones financieras internacionales, como el Banco Mundial, pueden ayudar a catalizar la inversión verde proporcionando financiamiento en condiciones favorables y/o garantías de préstamos para proyectos anclados en el crecimiento sostenible. Las instituciones financieras ya lideran el desarrollo de las normas y los marcos de trabajo de los factores ESG necesarios para la identificación, selección y monitoreo sostenible de los proyectos, y otros inversionistas están ahora poniéndose al día.

El sector privado también está preparado para potenciar el impulso de la recuperación verde. Los proveedores de capital están en busca de proyectos financiables que estén alineados con sus objetivos ESG y compromisos neto cero.

A continuación, presentamos  cinco acciones clave que los gobiernos pueden tomar, en asociación con empresas privadas, para activar una recuperación verde a través de la infraestructura.

Identificar oportunidades para maximizar el impacto económico y ambiental

Para acelerar la recuperación económica y ambiental, el gasto debería realizarse cuanto antes. También debe concentrarse en apoyar tecnologías limpias como vehículos eléctricos y de carga, hidrógeno como combustible, captura y almacenamiento de carbono, y energía renovable junto con almacenamiento de red a escala. Pero, en algunos casos, el progreso ambiental tendrá un costo económico.

Por ejemplo, la mayoría de los aranceles e impuestos europeos, como los impuestos sobre el combustible, se basan actualmente en el principio de “quien contamina, paga”, pero a medida que los vehículos eléctricos proliferan, los gobiernos perderán fondos de esas fuentes tradicionales. La gestión de esta transición de ingresos requerirá un sistema de tarifas a distancia más sofisticado para los usuarios de carreteras.

Utilizar la política como habilitador

Muchos de los procesos de adquisición actuales tardan mucho tiempo y pueden ser costosos e inflexibles. Además, los acuerdos de asociación iniciados por los gobiernos se evalúan con frecuencia sobre la base de métricas financieras en lugar de utilizar una combinación de métricas financieras, sociales y ambientales. Los marcos jurídicos y normativos que los gobiernos establecen deben apoyar una expansión más rápida de las asociaciones verdes e inculcar confianza en el sector privado. En India, el gobierno ha lanzado recientemente la segunda fase de su plan Adopción y Fabricación Más Rápida de Vehículos Eléctricos (FAME), que extiende las subvenciones de capital a organizaciones privadas para construir y operar infraestructura de carga de vehículos eléctricos en 18 carreteras principales.

Equilibrar el riesgo y la rentabilidad

La asignación del riesgo es un desafío recurrente en las asociaciones a gran escala. Idealmente, la parte mejor situada para gestionar un riesgo específico debe hacerlo. La realidad, sin embargo, es que los objetivos contrapuestos, los diversos apetitos de riesgo, la asimetría de las habilidades de negociación y el marco temporal de los proyectos a largo plazo hacen del “riesgo óptimamente asignado” un concepto teórico. El gobierno de Nueva Gales del Sur en Australia se ha comprometido a trabajar con la industria privada para equilibrar el riesgo y el rendimiento, haciendo el segundo punto en su compromiso de 10 puntos con la industria de la construcción sobre la adopción de enfoques basados en asociaciones para la asignación de riesgos.

Considerar asociaciones flexibles

Asociaciones Infraestrctura

No existe un modelo de asociación único que pueda garantizar la relación calidad-precio, la certeza del presupuesto, la asequibilidad y los resultados sostenibles a largo plazo. Esto se hará aún más cierto a medida que las tecnologías desempeñen un papel más importante en la descarbonización del medio ambiente y en el apoyo a la entrega y las operaciones de infraestructura. Por ejemplo, los aerogeneradores más nuevos, mejores y habilitados para sensores tienen el potencial de funcionar mucho mejor que los antiguos. En otros casos, las tecnologías no probadas podrían no funcionar como se esperaba, lo que exigiría una reevaluación de una asociación. Por lo tanto, los horizontes temporales bloqueados y los acuerdos financieros fijos para las asociaciones no son compatibles con soluciones innovadoras y no probadas. 

Enfocar los datos como una herramienta colaborativa

Las personas están adoptando de manera abrumadora medios digitales para gestionar su propia infraestructura personal, utilizando aplicaciones para hacer cosas como planificar viajes, aumentar la conciencia personal de sus comportamientos de consumo o encender y apagar la calefacción. Las personas también pueden aumentar rápidamente la insatisfacción a través de las redes sociales y a través de las propias aplicaciones y sitios web de los proveedores de servicios, lo que ha aliviado la carga para los gobiernos y los reguladores que de otro modo tendrían que intervenir. Se deberían alentar iniciativas de datos abiertos para permitir que la futura colaboración en infraestructura sea tripartita entre el gobierno, el sector privado y los ciudadanos. Por ejemplo, en cumplimiento de la iniciativa de datos públicos del gobierno de la ciudad de Madrid, Red Eléctrica de España creó una plataforma de datos abiertos para discernir el uso del suministro eléctrico en toda España. La última aplicación para smartphones de la organización muestra, a los usuarios, gráficos en tiempo real de la demanda de electricidad y las tecnologías de producción necesarias para satisfacer la demanda.

Asociaciones Infraestrctura

No hay tiempo que perder

La carrera por desarrollar una vacuna COVID-19 ante la pandemia mundial ha demostrado la eficacia con que los países, las compañías, los gobiernos, los financistas y los ciudadanos pueden resolver desafíos aparentemente imposibles cuando trabajan juntos. 

Los problemas relacionados con el cambio climático son similares en la criticidad y necesidad de asociaciones alineadas. La traducción de los compromisos políticos en la ejecución del tipo correcto de proyectos determinará la velocidad y profundidad de la recuperación y dará forma a la salud a largo plazo de nuestras economías y nuestras comunidades.

Si quieres saber más sobre el tema, visita nuestra página web y contacta a nuestros expertos aquí.

 

Por:

 

Contáctanos

Margarita Casas

Directora de Sostenibilidad y Cambio Climático, PwC Colombia

Tel: (571) 634 0555 Ext. 10257

Carolina Agudelo

Gerente de Sostenibilidad y Cambio Climático, PwC Colombia

Tel: (571) 634 0555

Adriana Beltrán

Gerente Sostenibilidad y Cambio Climático, PwC Colombia

Tel: (571) 634 0555 Ext. 10257