Opinión | Tiempo de reformas

Fecha: 28-07-2022
Medio: Df.cl

Por Germán Campos K., socio de PwC Chile.

No cabe duda que estamos en tiempos de reformas tributarias significativas.

En estos tiempos me acuerdo de la canción de los Beatles, “Taxman”, que ilustraba los altos impuestos a la renta que aplicaban en el Reino Unido.
En aquella época, 1966, en el Reino Unido había un impuesto a la renta cuya tasa máxima era de un ¡95%!

Por eso hacía todo sentido lo que ellos señalaban en la canción: “There’s one for you, and nineteen for me”. Es decir, una tasa de 95% para el recaudador de impuestos, y uno para el creador del ingreso.

También el grupo inglés Queen menciona el impuesto a la renta en su tema “Bicycle race”, de 1978, cuya tasa máxima de impuesto personal era 83% ese año.

Luego, en el gobierno de Margaret Thatcher, se redujo la tasa máxima de impuesto a la renta de personas a 40%, y modificó completamente el sistema tributario del Reino Unido a partir de 1979.

Hoy estamos en el proceso de análisis del proyecto de ley de reforma tributaria, ingresado la semana pasada, y vemos algunas medidas antielusivas muy relevantes:

En materia de IVA, el SII, previa citación -es decir, un procedimiento de auditoría formal-, podrá recalificar la venta de acciones, derechos, cuotas, bonos u otros títulos convertibles en acciones o derechos sociales, cuando al menos un 50% del valor de mercado de los títulos, cuotas o derechos provenga del valor de mercado del activo inmovilizado, que sea propiedad directa o indirecta de la empresa cuyas acciones, derechos o cuotas se transfieren; y la venta sea de al menos un 20% de las acciones, derechos o cuotas. Asimismo, si una empresa realiza alguna reorganización (fusión, división, aportes de bienes, etc.), cuyo objeto haya sido evitar el pago de IVA, el SII podrá liquidar y girar el IVA correspondiente al activo inmovilizado. Al liquidar ese IVA, obviamente no podrá ser un crédito fiscal de la contraparte. El nuevo impuesto royalty a la minería, introducido mediante indicaciones sustitutivas al Congreso, se aplicaría sobre una base imponible muy superior del actual impuesto a la renta minera, tal como establece su base imponible en el artículo 64 ter. En efecto, según las indicaciones sustitutivas realizadas por el Presidente, la base imponible del componente variable parte desde la renta líquida imponible, pero se le agrega el impuesto al Royalty minero nuevo, los intereses de deudas, la depreciación de activos fijos y los gastos de organización y puesta en marcha (GOPM), las pérdidas de arrastre; pagos por contraprestación en contratos de avío y precio de venta de una pertenencia minera con un porcentaje sobre venta de productos mineros. Es decir, es sobre un Ebitda y dada la alta proporción de inversión en Capex y desarrollo minero (remoción de estéril, caminos son ejemplos de GOPM), la base aumenta mucho en relación a una base imponible sobre renta líquida que deduce las depreciaciones lineales, GOPM y otros componentes. Por tanto, es un aumento significativo no solo de las tasas de impuesto, sino también una ampliación significativa de la base imponible.

Entonces, toma sentido la frase final de la canción “Taxman”: “And you're working for no one but me, taxman” (“y tú estarás trabajando para nadie más que para mí, taxman”).

Contáctenos

Mabel González

Coordinadora de Comunicaciones Externas, PwC Chile

Tel: (56) 9 5687 0743

Síganos en