Los Tomás de la justicia tributaria

Fecha: 19-01-2022
Medio: El Mercurio

Durante las últimas semanas se ha puesto en el debate el tema de los impuestos justos. Y quien probablemente ha estado aportando a esta discusión es el economista francés Tomás Piketty, autor del influyente libro 'El Capital en el siglo XXI', quien debe estar muy atento y seguramente muy esperanzado en ver finalmente en Chile materializadas sus principales propuestas de justicia tributaria.

Con miras a influir en las elecciones presidenciales de nuestro país, fue uno de los cinco economistas que firmaron el 'mensaje de economistas internacionales al pueblo chileno ante una decisión crucial' y uno de los más de 80 personeros que suscribieron el manifiesto titulado 'Europa con Boric. Por un futuro democrático y social para Chile'. Su cercanía con el proceso político y fiscal chileno se aprecia en detalles como su reciente recomendación al libro 'Impuestos justos para el Chile que viene' de los autores JorgeAtria y Cristóbal Otero, que se encuentra agotado en librerías, respecto del que comparte el diagnóstico de que la desigualdad en Chile se vincula con un sistema tributario injusto.

Piketty es un acérrimo defensor de los altos impuestos al patrimonio y a la renta y de la cogestión de las empresas por parte de los trabajadores, y sus planteamientos pretenden terminar con los hiper ricos y la monarquía del capital y según ha reconocido en una entrevista sostenida la semana pasada con la política española Yolanda Díaz, los procesos reformadores de justicia fiscal que defiende, pueden requerir movilizaciones sociales, crisis y reformas constitucionales, en un claro guiño a los acontecimientos recientes de nuestro país. Pero la justicia en los impuestos es un tema que ha estado presente en la filosofía occidental desde hace larga data y muchos siglos antes, Santo Tomás, revolucionó como lo pretende Tomás Piketty ahora, la noción de impuestos justos.

Para Santo Tomás son justos aquellos impuestos que se dirigen al bien común, establecidos por quienes tienen autoridad para ello, que gravan a quien tiene capacidad suficiente para soportarlos y cuya cuantía debe ser adecuada y proporcional a la capacidad de pago. Tradicionalmente han sido estos principios adaptados al avance de la civilización los que han recogido las constituciones democráticas de los modernos Estados Sociales de Derecho. Pero Piketty, un Tomás del siglo XXI, persigue mucho más y seguramente pronto lo tendremos por acá, porque ciertamente debe ilusionarlo la idea de encontrar en Chile, lo que no ha hallado en su país ni en Europa, un campo fértil para experimentar y probar sus reformas estructurales y políticas fiscales justas.

Contáctenos

Mabel González

Coordinadora de Comunicaciones Externas, PwC Chile

Tel: (56) 9 5687 0743

Síganos en