Las apuestas de las empresas de la región para lograr la carbono neutralidad

Fecha: 24-01-2022
Medio: DF SUD

Las compañías, como Codelco, BHP y Vale, apuntan a que disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero no sólo es un beneficio para el planeta, sino que también favorece sus ingresos.

Ser carbono neutral significa lograr que las emisiones de los distintos tipos de gases de efecto invernadero, siendo el más común el dióxido de carbono CO2), sean equivalentes a cero. Para conseguir esto es necesario crear planes de acción y así reducir, compensar y/o remover las emisiones generadas, ya sea por una empresa, industria o país.

En ese sentido, muchas empresas han tomado medidas y creado planes que permitan alcanzar esta meta de carbono neutralidad a 2050. Tal es el caso de la principal cuprífera de Chile, Codelco, quien proyecta a 2030 eliminar el 70% de sus emisiones.

Para cumplir con este objetivo, la compañía planteó tres niveles en los que se enfocará a 2030. Primero, “lograr que el 100% de la matriz energética sea de origen limpio, con Energías Renovables No Convencionales (ERNC). La segunda línea de trabajo tiene que ver con las minas subterráneas, ya que nos hemos comprometido en ser 100% electromovilizados, lo que nos permitirá tener en Chuquicamata y El Teniente 100% operaciones cero emisión. La tercera, es que los camiones caex reduzcan sus emisiones (con una meta del 10% a 2030) y le incorporaremos una fuente limpia a través del hidrógeno verde”, explicó a DF SUD Jorge Sanhueza, gerente de Desarrollo Sustentable de Codelco.

Otro ejemplo del interés que ha tomado la carbononeutralidad es Mainstream Renewable Power Chile, quien empezó a medir su huella en 2021 y recibió su certificación recientemente en 2022. “Los resultados obtenidos esta primera medición permitirán implementar políticas y estándares para los futuros proyectos que construyamos tanto en Chile como en América Latina, en busca de reducir al máximo las emisiones de GEI y así combatir el cambio climático”, señaló a DF SUD Sebastián Cortés, gerente de Seguridad, Salud y Medioambiente de la compañía.

Así, explicó que, si bien durante la etapa de operación de sus parques, la emisión de GEI se acota al uso del combustible que utilizan los vehículos para labores de mantención y los generadores de respaldo, y estas emisiones son menores, “también estamos tomando medidas para disminuirlas y van dentro de nuestro plan de gestión de huella de carbono, siendo la principal línea de acción el contar con vehículos con mejor tecnología de emisión para las actividades de operación y mantenimiento”.

En tanto, la minera brasileña Vale, indicó que “invertiremos en la reducción de nuestra huella de carbono en todos los ámbitos de responsabilidad de la compañía. Además, nos hemos comprometido a reducir el 15% de las emisiones de nuestra cadena de valor para 2035”.

Para lograr esto, Vale tiene pensado invertir US$ 6.000 millones. “Es la inversión más grande jamás realizada por la industria minera para enfrentar el cambio climático y es parte de nuestro  compromiso de ser net zero para 2050”.

 

Aceleración de procesos

Especialmente, tras la COP 26, muchas empresas han acelerado sus hojas de ruta de esta transformación. Tal es el caso de Enel Américas, que aceleró su plan en 10 años.

De acuerdo con  Maurizio Bezzeccheri, gerente general de la compañía, están promoviendo la aceleración de la transición energética, porque “no hay tiempo”. En ese sentido, apuntó que “nos hemos puesto como meta llegar a cero emisiones en 2040, lo que implica salir de la generación a gas a esa fecha y dejar la generación en base a carbón a 2027”.

El plan anunciado por Enel Américas contempla US$ 8.900 millones en 2022-2024, los cuales se destinarán fundamentalmente al despliegue de 3,5 GW de nueva capacidad renovable principalmente solar y eólica; a garantizar un alto nivel de calidad y modernización de las redes de distribución; y al desarrollo de soluciones eficientes de electrificación. “Brasil y Colombia concentran la mayor parte de la inversión estimada para este período ya que no sólo cuentan con los recursos naturales para ello, sino que además sus marcos regulatorios hacen favorables y seguras este tipo de inversiones”, detalló el ejecutivo. 

Por su parte BHP señaló que su estrategia de cambio climático contempla “invertir en tecnologías de bajas emisiones, gestionar los riesgos y oportunidades asociados al cambio climático y establecer alianzas para el desarrollo de políticas globales. Las inversiones de nuestra estrategia de cambio climático apuntan en esa dirección”.

Los beneficios no son solo medioambientales

Pero ser una compañía net zero no es sólo por el bien del planeta, de acuerdo con el gerente general de Enel Américas, ya que este plan no sólo aporta en beneficios sociales o medioambientales , sino también genera beneficios “económicos para la compañía y para los países donde operamos”.

En tanto, BHP resaltó que ha trabajado por contribuir a enfrentar el cambio climático por más de dos décadas y que su meta de cero emisiones operacionales a 2050 “da cuenta de un compromiso de largo aliento”. Por lo tanto, para la compañía, “los beneficios de empujar una robusta estrategia de cambio climático son globales, y generan un impacto positivo más allá de los lugares donde tenemos presencia”. 

Es así como, en 2021, anunció el inicio de un proceso de desinversión en activos como carbón térmico y petróleo, cuyas ventajas son significativas en materia de cambio climático. “Nuestra estrategia de cambio climático también permite robustecer nuestro portafolio y avanzar en materia de transparencia, mientras seguimos creando valor para nuestros accionistas y stakeholders”, enfatizó. 

Por su parte, el ejecutivo de Codelco detalló “más que decir cuánto invertiremos, lo que tenemos que hacer es lograr un “ganar-ganar” y esto se logra cuando el recambio del contrato más antiguo de energía lo pasamos a energías limpias (...) tenemos que lograr que esto sea a favor del negocio, que sea más barato, porque la lógica es que esto (ser net zero) vaya a aportar al negocio”.

Sanhueza aclaró que el beneficio no es sólo medioambiental, ya que lograr el objetivo “apunta a que los precios hagan más competitiva la minería; si no, al final sería que la sustentabilidad es una carga. Pero aquí hay oportunidades para el negocio, para hacerlo sustentable con menores costos y más economía".

El ejecutivo de la cuprífera chilena enfatizó que “la forma de tradicional de hacer (de operar o trabajar) ya no sirve; los proveedores tradicionales han tenido que cambiar toda su lógica y esto está revolucionando la manera de hacer minería y especialmente una minería baja en carbono”.

Todo esto, para Codelco, tiene que ser de la mano con la producción de un cobre que sea “amistoso” con el planeta, el medio ambiente y las comunidades. 

En ese sentido, Sanhueza es claro al detallar el futuro de la minería. “Creemos que el cobre va a dejar de ser un commodity y que el cobre asociado a emisiones de efecto invernadero va a ser castigado económicamente por los mismo clientes. Hoy vemos a clientes finales como Apple y Google que dicen que van a ocupar cobre limpio, sin huella de carbono asociada”.

Por su parte, la brasileña enfatizó que “a medida que adoptamos metas de sostenibilidad más desafiantes y ambiciosas, promovemos una industria minera más segura y sostenible e impactamos positivamente en la sociedad. Nuestra meta de reducción de emisiones es parte de nuestra trayectoria para convertirnos en net zero para 2050”.

El futuro de las empresas net zero

Muchos ven el año 2050 como un futuro muy lejano. En ese sentido, la gerenta de sustentabilidad de la consultora PWC, Evelyn Stevens, señaló que “el gran desafío es el tiempo, porque lo tenemos en contra. Estamos en la década decisiva de la urgencia climática; por tanto, lo que hagamos e implementemos de aquí al año 2030 es clave en la meta planetaria que nos hemos impuesto en base a la ciencia”.

De acuerdo con el ejecutivo de la cuprífera chilena, “el mundo va para allá”, hacia productos finales sin huellas de carbono y existen clientes que están disponibles a pagar un alto precio por un producto o servicio net zero.

En este sentido, Codelco asegura estar anticipándose "a esos impuestos verdes y castigos que pueda dar el mercado, porque Codelco tiene cobre para 50 años más, y queremos ser parte de la solución y no del problema”.

Para sostener esta idea de que el metal rojo en el futuro será más necesario de lo que es hoy, “tenemos que hacerlo de manera consistente con ese mundo verde que la sociedad exige y por eso estamos en una transformación que no solo involucra la huella de carbono, sino también la hídrica, de residuos, nuestros tranques y el desarrollo de las comunidades”.

Por su parte, BHP apuntó que “hacia 2030, nuestras operaciones de cobre en Chile serán fundamentales en la contribución para el cumplimiento de nuestra meta de reducir en al menos un 30% las emisiones operacionales respecto a las emisiones operacionales del año 2020”.

Finalmente, Vale comentó que después de alcanzar su meta a 2050, “evaluaremos la posibilidad de reducir el impacto de nuestras emisiones remanentes compensándolas mediante la compra de bonos de carbono”.

Contáctenos

Mabel González

Coordinadora de Comunicaciones Externas, PwC Chile

Tel: (56) 9 5687 0743

Síganos en