El impacto del impuesto al patrimonio, el “peaje” de salida y las nuevas atribuciones del SII: las dudas que el nuevo proyecto dejó entre los tributaristas

Fecha: 10-07-2022
Medio: El Mercurio

Para un patrimonio que tiene una rentabilidad, por ejemplo, de 5% anual, si se suma el impuesto a la renta más el nuevo tributo patrimonial, una persona tendría que pagar al Estado el 79% de la utilidad lograda por su portafolio, dice Pablo Greiber, de EY. Si bien Hacienda también propone crear un tributo para quienes decidan salir de Chile, este no frenaría las motivaciones para que los capitales vayan al exterior.

Hace tiempo que dejaron de ser casos aislados. La decisión de chilenos de cambiar su domicilio tributario ha aumentado fuertemente los últimos años. Es una de las consultas recurrentes que reciben los abogados tributaristas que asesoran a altos patrimonios y, según expertos, la reforma tributaria que ingresó Hacienda al Congreso la semana pasada, y en particular el impuesto a la riqueza, podría ser un acelerante.

'Si alguien lo estaba pensando y ya tiene capitales afuera, esto podría ser el último empujón para que se vaya definitivamente', afirma la abogada fundadora de Recabarren & Asociados, Soledad Recabarren. 'Eso es algo que se empezó a ver desde hace tres años, con ocasión del 18 de octubre de 2019. Y esta es una razón más para que muchos lo evalúen seriamente', agrega Pablo Greiber, socio líder de Family Business de EY.

El proyecto del Gobierno propone un impuesto a la riqueza con una tasa de 1% sobre los patrimonios que van desde 6.000 UTA hasta 18.000 UTA (US$ 4,9 millones a US$ 14,7 millones), y una tasa de 1,8% para patrimonios de más de 18.000 UTA. Quedan sujetas al nuevo impuesto las personas naturales con domicilio o residencia en Chile, por sus patrimonios tanto en el país como en el extranjero, y se estiman en unos 6.300 contribuyentes.

Otros impuestos patrimoniales que se hayan pagado durante el año, como los impuestos territoriales y sobre tasa de este, y el tributo al diferimiento de impuestos personales de 1,8% podrán utilizarse como crédito contra el impuesto al patrimonio para evitar la doble tributación.

El proyecto plantea que personas con un patrimonio desde 4.000 UTA (cerca de US$ 2,8 millones) también deberán hacer una declaración, aunque no paguen el nuevo impuesto.

'Es profundamente injusto'

Greiber afirma que, 'aunque políticamente es difícil atacarlo, este es un impuesto profundamente injusto'. Asegura que quienes lo defienden se basan en el economista Thomas Piketty, quien plantea que es redistributivo, 'pero la verdad es que, en todas partes, lo normal es que las personas paguen impuestos por el flujo, y hacerlo por el stock es injusto, porque ya tributaron'.

'Es cierto que tras esto está el cumplimiento de una promesa de campaña, pero va a generar tensión y no va a recaudar lo que se espera', advierte. Según los cálculos del socio de EY, una persona que hoy tiene 70 años y fallece a los 84 años habrá pagado en 14 años el equivalente al 25% de su patrimonio actual en impuestos, a razón de 1,8% por año. Si a eso se agrega que sus herederos pagarían la tasa marginal de 25% por el impuesto de herencia, el patrimonio de esa persona habrá pagado en ese período el 50% en impuestos. 'Esto es casi expropiatorio', afirma.

Agrega que este impuesto también 'se come' gran parte de la rentabilidad que puede lograr el portafolio de un patrimonio. 'Por ejemplo, si un patrimonio tiene una rentabilidad anual de 5% —que hoy sería una buena gestión— y luego la persona tiene que pagar impuesto global complementario por esa rentabilidad, más el impuesto al patrimonio, en la práctica, el cheque por impuestos equivale al 79% de la utilidad completa que logró esa persona', explica.

Salida, pero con 'peaje'

El socio de Mazars Chile, Felipe Yáñez, dice que con el nuevo impuesto existe el incentivo para que las personas se cambien de domicilio tributario para marginarse derechamente del nuevo impuesto. 'El impuesto al patrimonio puede alcanzar también a los patrimonios situados en el extranjero de residentes en Chile, por lo tanto, la estrategia que probablemente algunos intenten sea cambiar de residencia y también trasladar capitales al exterior', afirma.

'Ya hubo una salida importante de plata al exterior de muchos chilenos y ya han formado sociedades afuera, por lo que una persona hoy se puede sentir más cómoda para cortar la relación con el país. Las inversiones en el exterior son el primer paso, el siguiente es domiciliarse afuera', dice Recabarren.

Según datos del Banco Central, a marzo se acumulaban salidas de capitales por US$ 19.200 millones en 12 meses, relativas a hogares y empresas, dada una mayor preferencia de los inversionistas locales por activos externos. A octubre de 2019, la salida acumulada en 12 meses llegaba a US$ 4 mil millones.

Anticipándose a estos incentivos, el Gobierno propuso también en la reforma un impuesto de salida de 5% para quienes decidan domiciliarse en otro país y que se aplicará sobre el patrimonio que exceda las 6.000 UTA. 'Lo que plantea la norma es una especie de ‘exit tax' para quienes deseen y acrediten que han perdido el domicilio o residencia en Chile para efectos tributarios, para lo cual se deberá hacer una presentación acreditando las circunstancias y hechos que constituyen tal pérdida y deberá acompañarse un informe de valorización estimado al último día del mes anterior a la presentación', explica Loreto Pelegri, socia Tax de PwC.

Este 'peaje de salida' equivale a tres años de la tasa de 1,8% que pagaría ese mismo patrimonio si se queda en Chile. 'Es un impuesto que existe en otros países, pero depende de la magnitud del patrimonio si conviene irse o no. Si bien es harta plata, para los más grandes puede ser interesante si se aseguran de no tener el 1,8% todos los años', dice Recabarren.

Además, la vigencia es relevante, ya que el impuesto a la salida se aplicará desde 2024, por lo que la ventana que se genera hasta 2023 podría acelerar las decisiones para irse.

'Pero para irse, hay que irse ‘de veritas'. A quienes me consultan por este tema les digo: ‘si lo vas a hacer, debes hacerlo en serio'', advierte Recabarren. Una circular del SII, de noviembre pasado, detalla las condiciones para la pérdida de residencia y de domicilio en Chile. La abogada señala que esto implica, por ejemplo, ausentarse más de 184 días del país y vivir de las rentas del exterior.

Entre los países que tienen regímenes especiales para extranjeros y que hoy están mirando los chilenos que consultan por esta materia se encuentran Uruguay, España, Portugal, Inglaterra, Grecia, Italia, Nueva Zelandia y Panamá.

Los expertos tributarios aclaran que, además, si la persona se va de Chile y mantiene sociedades en el país y quiere sacar las utilidades deberá pagar el impuesto adicional. Se aplica con una tasa general de 35% y opera sobre la base de la renta atribuida, retiros, distribuciones o remesas de rentas al exterior, que sean de fuente chilena. Aseguran que incluso puede ser más bajo que lo que pagan esas mismas rentas por un chileno residente, cuya tasa marginal puede llegar a 45%.

Contáctenos

Mabel González

Coordinadora de Comunicaciones Externas, PwC Chile

Tel: (56) 9 5687 0743

Síganos en