Opinión | La pirinola tributaria

Fecha: 10-05-2021
Medio: El Mercurio

En materia legislativa tributaria, súbitamente y sin mayor aviso, hemos pasado durante las últimas semanas de la iniciativa de 1 a la iniciativa de 155. Así las cosas, y como niños acicateados por la posibilidad de ganar, los diputados parecen apostar y jugar en el hemiciclo al viejo juego de la pirinola: pon 1, toma 2, toma todo, todos ponen.

Sin conocer las dificultades y costos administrativos que plantea un IVA reducido a los alimentos esenciales, y sin apreciar lo inequitativo que resulta rebajarlo a quienes más consumen y a quienes los adquieren en sus versiones más elaboradas y costosas, varios de los 155 apoyan el todos toman. No han sido debidamente ilustrados acerca del impuesto negativo, ni otras herramientas que podrían corregir estas distorsiones.

Sin un análisis exhaustivo y ponderado de las consecuencias que puede tener en la inversión extranjera, ni en el incremento desequilibrado de la carga, según se tenga o no pactada invariabilidad tributaria, ya aprobaron un royalty minero, que comenzó con el cobre y el litio, y por iniciativa de otros se extendió al resto de los minerales. Que todos pongan, y para los que no ponen viene el proyecto que deroga la invariabilidad, sin considerar los tratados que impiden hacerlo, los que posiblemente se propondrá denunciar y dejar sin efecto, para así poder seguir adelante con el vertiginoso juego de la pirinola.

Y qué decir del descubrimiento del impuesto al patrimonio, para que algunos pongan y otros tomen, y que se construye sobre una arquitectura de clases, como si el sistema tributario no estuviera concebido, aunque sin aspavientos, sobre la base de la capacidad contributiva, y no fueran quienes tienen más quienes más aportan; y de la iniciativa del impuesto a las megaempresas que, separándose de la racionalidad del tributo, atiende a su tamaño y no a sus rentas, y en el que en consecuencia, no todos ponen. El sistema impositivo exige un estándar de coherencia, que claramente se pierde cuando múltiples actores pretenden introducir cada uno por su cuenta sus ocurrencias e ideas tributarias. Aunque lo hagan de buena fe, sin una mirada holística que considere la técnica y el conocimiento de los especialistas, no lograrán la justicia ni los otros fines que dicen perseguir.

Contáctenos

Síganos en