Más allá de los virus, la pandemia puso de relieve otro problema: las mujeres siguen en desventaja

Fecha: 08-03-2021
Medio: El Mercurio

Ha aumentado la violencia contra ellas, han soportado más carga laboral, han sufrido de peor salud mental y han perdido el empleo. De los países OCDE, las chilenas son las que más han retrocedido en indicadores laborales debido al covid-19. Se debe actuar con urgencia ante una desigualdad que afecta a la sociedad entera, dicen los expertos.

Perder el empleo. O cumplir con las tareas domésticas y cuidar a sus hijos al tiempo que se acostumbran al teletrabajo. O soportar una cuarentena al lado de su maltratador. O luchar contra la ansiedad todos los días.

Todo es parte de lo que han vivido miles de mujeres en Chile y el mundo en medio de la pandemia de covid-19, que ya lleva casi un año desde que fue declarada.

Así lo demuestran múltiples investigaciones que buscaron entender cómo han experimentado las mujeres la emergencia y finalmente pusieron de relieve otro problema: a pesar de los avances en temas de género, ellas siguen en desventaja.

La evidencia es enorme. Según la ONU, a partir de la pandemia, en muchos países se incrementaron las llamadas a los teléfonos de atención a la violencia contra la mujer.

En Chile se triplicaron las consultas al teléfono de orientación por violencia doméstica del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, al comparar el trimestre abril-junio de 2019 con el mismo período de 2020.

Y aumentaron en 69% las del fono 149 de Carabineros, por hechos como amenazas de muerte y violencia intrafamiliar física o psicológica.

En medio de ese escenario, además, la carga laboral no habría sido equitativa: un sondeo a nivel nacional arrojó que el 35% de las mujeres cree que su carga laboral aumentó en pandemia en comparación con el 27% de los hombres.

A eso se suma que 61% de ellas informa dedicar más tiempo ahora a la limpieza del hogar, a diferencia del 46% de los hombres.

Con un panorama como este se han revelado problemas de salud mental que también las afectan más a ellas.

Son las mujeres de mediana edad, de entre 35 y 45 años, el grupo que ha sufrido más deterioro de su salud mental en pandemia, según el Ministerio de Salud. El dato es muy similar al de otros estudios hechos fuera del país.

La brecha se deja ver también en las tareas del hogar. Un trabajo de la UC encontró que las mujeres en Chile dedican, en pandemia, 17,8 horas semanales a cocinar y hacer aseo, mientras que los hombres solo 8,2 horas.

Para Silvia Lamadrid, coordinadora del Núcleo de Investigación en Género y Sociedad de la Universidad de Chile, los datos visibilizan que la inequidad en el trabajo doméstico se mantiene incluso cuando mujeres y hombres están en el hogar.

'Aun cuando no está la justificación de que los hombres salen a trabajar, sino que ambos han trabajado en casa, sigue siendo evidente que ellos hacen menos', comenta la académica.

'Esto sugiere que se sigue considerando una división sexual del trabajo del hogar donde las mujeres son las responsables de él, y que además estas tareas son vistas como insignificantes al no tener valor económico'.

Para Hillary Hiner, académica de la Escuela de Historia de la U. Diego Portales y experta en temas de género, las cifras son bastante decidoras.

'Todo indica que volvió a pasar, que de nuevo nos asignaron más responsabilidades y los grandes pesos, y que la falta de una red de cuidados socializados finalmente impactó en nosotras', dice la especialista.

Y añade: 'De alguna forma, es como si las mujeres estuviéramos mandando un mensaje de que no podemos hacer todo, o trabajamos, o cuidamos, y el impacto de eso es que muchas simplemente han dejado sus trabajos', comenta la académica.

Crisis en casa

Ese problema está instalado a nivel local. Chile es el país de la OCDE que más ha retrocedido en indicadores laborales femeninos producto del covid-19, según el análisis de PwC Women in Work Index 2021, que mide el empoderamiento económico de las mujeres en 33 países y al que tuvo acceso 'El Mercurio'.

De acuerdo con el documento, Chile es el país a nivel OCDE que muestra la mayor caída, retrocediendo 13% y quedando en la posición 31 de 33 naciones.

Esto lo deja en un nivel equivalente al del 2011. En cuanto al desempleo femenino, solo es superado por Grecia y España.

'Este importante retroceso de nueve años de desarrollo, generación de valor y de avance en la incorporación al mercado laboral por parte de las mujeres es algo que nos debe preocupar a todos. Es urgente buscar iniciativas e incentivos, tanto públicos como privados, para volver a insertar a la mujer en el mercado laboral (…) No es justo ni productivo que hoy las mujeres se vean más perjudicadas por esta pandemia. Necesitamos traerlas de vuelta', dice el abogado y socio de PwC, Gonzalo Schmidt.

Y es que en el país se han perdido 700 mil empleos femeninos en los últimos doce meses, según cifras oficiales.

Una amenaza

'Una gran cantidad de mujeres volvió a sus casas para cuidar a sus hijos o a adultos mayores, y tenemos que actuar con urgencia y políticas efectivas, porque esta enorme pérdida amenaza con volverse crónica, y es lo que tenemos que evitar, perder años de esfuerzo', comenta Alejandra Sepúlveda, directora ejecutiva de ComunidadMujer.

El panorama que sugieren los datos sería de tal magnitud, que ONU Mujeres ya ha advertido un retroceso de más de 25 años en avances sobre igualdad.

El problema es que esto no solo afecta la dignidad de las mujeres, sino que amenaza con impactar a la sociedad en su conjunto, coinciden los expertos.

'Creo que esto significará que toda la sociedad sufra, con familias que tendrán que acomodarse a menores recursos, por ejemplo', vaticina Lamadrid.

Sepúlveda concuerda: 'Si no actuamos con urgencia, arriesgamos empobrecimiento de familias, aumento de trabajo informal y no recuperar la dignidad de las mujeres, que tiene que ver con cómo ellas sienten que contribuyen a la sociedad'.

Contáctenos

Síganos en