El desafío que deja la digitalización en el Capital Humano

Fecha: 25-05-2021
Medio: Diario Financiero

Automatización, Inteligencia Artificial y analytics son algunas de las tecnologías que se usan en el sector en el último tiempo y que han demandado nuevas competencias en los profesionales, tales como ciberseguridad, manejo de sistemas TI y mayor creatividad.

Mucho antes de la pandemia, los procesos de las auditorías ya venían incorporando tecnologías 4.0, como la automatización o la Inteligencia Artificial (IA), un punto que con la crisis sanitaria se intensificó, pues durante este tiempo la digitalización tuvo grandes avances.

Ante estos cambios, los auditores han debido aprender a trabajar en conjunto con las nuevas tecnologías, sobre todo con data analytics y ciberseguridad, 'las cuales permiten no solo tomar mejores decisiones -al contar con información de calidad- sino que permite una planificación más dinámica', analiza Claudio Ordóñez líder de Ciberseguridad de Accenture Chile. En la misma línea, Charles Bunce, socio líder regional de Auditoría de EY, menciona que las tecnologías han permitido a los profesionales identificar un área con riesgos o problemas más rápidamente y con mayor precisión, utilizando el análisis de datos. 'Esto elimina trabajo redundante, tal como revisión de muestras de todo el universo de transacciones, y permite enfocar todo el esfuerzo a temas relevantes'.

En general, los expertos evalúan que tanto los auditores internos como externos han tenido grandes cambios durante los últimos años, principalmente por las tecnologías y las normas contables. Sin embargo, para Esteban Olivares, director académico del diplomado en Compliance de Entidades Financieras y coordinador de la línea de Auditoría de la carrera de Contador Auditor de la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la U. de Chile, los internos son los que más han modificado su perfil.

Lo anterior por los cambios a las Normas Internacionales de Auditoría Interna, 'que han transformado a los auditores en asesores de confianza de sus organizaciones', lo que ha generado que requieran 'mayores conocimientos en tecnología, innovación, cumplimiento normativo y todas aquellas materias clave, para el éxito de las mismas', evalúa Olivares, añadiendo que las certificaciones que promueve el Instituto de Auditores Internos, 'son de muy buen nivel y marcan la pauta en este nuevo perfil'.

Nuevas competencias

'El auditor interno y externo debe tener un rol más tecnológico que nunca, ya que los controles manuales efectuados 100% por humanos desparecieron y fueron reemplazadas', observa Charles Bunce, de EY.

Es por eso que las competencias necesarias en estos profesionales deben ser 'pro eficientes en herramientas tecnológicas, tales como Microsoft 365, para poder en la forma adecuada y eficiente, planificar, ejecutar y presentar su trabajo', añade Bunce.

También, los sistemas TI, análisis de datos, entendimiento de problemas de ciberseguridad y visualización. Sobre este último, Fernando Orihuela, socio líder de Auditoría en PwC Chile, considera que es importante desarrollar más habilidades blandas, como la creatividad, pues 'se necesitan profesionales que generen herramientas y desarrollen soluciones para el análisis de datos de los clientes y eso se soluciona con creatividad'.

Formación permanente

Hoy la profesión está demandando especial atención en la formación, dice Fernando Braun, presidente de la Comisión de Auditoría del Colegio de Contadores Auditores Universitarios de Chile, la que a su juicio debe estar orientada a elevar los niveles de creatividad y productividad para apuntar a un profesional integral.

Coincide Esteban Olivares de la FEN, observando que la formación permanente es la piedra angular para que 'un auditor sea exitoso y genere y proteja el valor de las organizaciones, independientemente de donde se desempeñe'.

En ese sentido, las universidades han debido estar pendientes de las nuevas tendencias y modificar regularmente los planes de estudios para no quedarse atrás respecto a lo que está ocurriendo. Es por eso que, desde la FEN, han considerado la incorporación tecnológica y también habilidades interpersonales.

'Estamos entregando las herramientas necesarias para que puedan desempeñarse adecuadamente, pero más importante es que los chicos puedan aprender a buscar, a investigar y, por lo tanto, a aprender', dice el académico, y acota que todo es 'tan dinámico que seguramente eso es una las aportaciones más significativas que podemos hacer desde las universidades'.

Contáctenos

Síganos en