Dar a conocer la gestión medioambiental y social es clave para las empresas

Fecha: 20-05-2021
Medio: Diario Financiero

La hipertransparencia requerida hoy por las partes interesadas de una compañía hace que a nivel mundial, estas deban mostrar cómo gestionan sus impactos ambientales y sociales, y un camino es el reporte de sostenibilidad y el estándar GRI.

A nivel mundial y en Chile, 'las empresas más grandes de todos los sectores y, en especial, las listadas en bolsas de valores, publican reportes de sostenibilidad o reportes integrados anualmente', precisa Ingrid Koch, gerenta de Operaciones del Centro Vincular de Sostenibilidad Corporativa de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV).

Y es que los temas ambientales, sociales y de gobernanza (ASG o ESG, por su sigla en inglés), son hoy aspectos críticos para el éxito a largo plazo de las compañías. Al mismo tiempo, 'la necesidad de las empresas de ser transparentes en sus políticas financieras y no financieras, objetivos, evaluación de riesgos, gestión y resultados también ha crecido en importancia', añade.

A ello se suma que hoy 'el reporte de sostenibilidad es el único instrumento que permite a la empresa mostrar su desempeño ambiental, ya que no existe ninguna normativa que lo exija u organismo regulador que fiscalice.

Es una práctica común en las grandes empresas y también con alto impacto ambiental, como las de las industrias extractivas', sostiene Sharoni Rosenberg, gerente de Sostenibilidad y Propósito en PwC Chile.

Además, 'el crecimiento exponencial en regulaciones de reportes no financieros, marcos, benchmarks y lineamientos o guías prueba la importancia de proporcionar información precisa, clara, estandarizada y robusta a las partes interesadas para que puedan tomar decisiones adecuadas', complementa la gerenta del Centro Vincular.

El estándar GRI

La Iniciativa de Reporte Global (Global Reporting Iniciative, GRI) surgió en 1997, al alero del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Es una institución independiente que creó el primer estándar en el mundo para la elaboración de memorias de sostenibilidad de las compañías que quieren evaluar su desempeño económico, ambiental y social.

'El estándar GRI es el más utilizado en el mundo y se basa -principalmente- en un análisis de materialidad, por el cual la empresa define los temas que son relevantes para ella y sus grupos de interés', dice Rosenberg, relevando 'la importancia de levantar, gestionar y transparentar información más allá de la financiera' en las empresas.

La versión actual de estos estándares provee un buen marco de referencia sobre qué información no financiera (especialmente en temas de gobernanza, laboral, comunitario, derechos humanos, cadena de suministro y ambiental, entre otras) deben reportar a sus partes interesadas.

'Los estándares muestran cómo las empresas deben reportar sobre su gestión de los temas prioritarios, desde los lineamientos como políticas, estrategias, metas, acciones y los resultados concretos a través de indicadores', explica Ingrid Koch, y agrega que exigen transparencia en las directrices de gestión y los objetivos/metas también mirando hacia el futuro.

Elaboración de un reporte


Un reporte de este tipo se elabora internamente, 'a veces con apoyo de consultores externos y puede también ser verificada para dar mayor confiabilidad a los datos reportados. Es un trabajo que toma entre cuatro y seis meses', comenta Evelyn Stevens, gerente de Sostenibilidad y Cambio Climático en PwC Chile. Por ello, a las firmas primerizas les puede parecer un proceso complejo y largo. Lo más importante, a juicio de Koch, es tener claro cuáles son los temas prioritarios de sostenibilidad para la empresa, su sector y las partes interesadas. El principal reto será el tamaño del reporte, ya que entre los estándares universales, económicos, sociales y ambientales, un documento completo puede tener alrededor de 500 páginas. Por lo tanto, 'para empresas medianas y pequeñas, sin la posibilidad de contratar a un externo, el proceso de entender y aplicar los estándares podría parecer abrumador', reconoce. Junto con su extensión, Evelyn Stevens ve como una limitación su falta de comparabilidad, ya que cada empresa reporta en base a su materialidad y no indicadores mínimo comunes.

Además, 'la mirada de GRI es desde la empresa. Es decir, reflejar el impacto que esta genera en el medio ambiente y la sociedad no permite visualizar cómo el medio ambiente impacta a la empresa y pone en riesgo su continuidad en la sociedad, visión de otros indicadores como TCFD, que por esta misma razón está marcando tendencia en el mundo', evalúa Stevens.

Contáctenos

Síganos en