Trade News | “Una moneda digital de curso legal puede dar fluidez y dinamismo a las transacciones”

Fecha: 09-11-2021
Medio: Trade News

“La explosión de las criptomonedas, cuyo atractivo más común es ser un activo de alta volatilidad, ha generado mucho interés en inversionistas de todo tipo. Esto siempre ha traído consigo la advertencia de que son activos o monedas que no están sujetos a un control centralizado y estatal. Se podría decir que el bitcoin nació como una respuesta al monopolio estatal sobre el dinero fiduciario y también como una reacción al rol que tiene la industria financiera como tercero imparcial en las transacciones del mundo actual”. 

  Así lo planteó a TradeNews.cl Jonatan Israel, gerente del área Legal y Tributaria de PwC Chile, quien agregó que, sin perjuicio de ello, la tecnología subyacente -blockchain- ha demostrado ser lo suficientemente revolucionaria como para que diversos países se encuentren – con distintos grados de avance – evaluando e incluso emitiendo las denominadas monedas digitales de bancos centrales o CBDC por su sigla en inglés. 

  Estima que la importancia de que Chile tenga una CBDC (o monedas digitales de banco central) está en directa relación con lo revolucionaria que es la tecnología blockchain, más que la mera emisión sin razón de una criptomoneda chilena.  “Tener una CBDC, permitiría dar seguridad y fluidez al sistema financiero y de pagos, ya que la tecnología blockchain – bien utilizada – posibilitaría, en teoría, una mayor horizontalidad y liquidez del sistema”, apreció 

– ¿Chile está atrasado en contar con una criptomoneda?

-Son pocas las economías desarrolladas que han emitido sus propias CBDC. El caso más emblemático y conocido es el de China – con su Digital Yuan- y otros menos conocidos como las Bahamas, Islas Marshall o Suecia, han presentado notorios avances y programas piloto. Algunas de las economías más desarrolladas han manifestado su intención de estudiar su emisión, destacando la Unión Europea, Reino Unido, Alemania y Japón. Dicho lo anterior, el desarrollo de los CBDC sigue siendo incipiente a nivel estatal, y es que no es una decisión y cambio que se pueda tomar a la ligera.

– Que el Banco Central evalúe una criptomoneda ¿es un paso hacia la regulación en el país?

-Hay que distinguir entre la regulación de las criptomonedas como activo y la emisión de una CBDC. Si bien es posible entender que dichos desarrollos pueden tener puntos de encuentro y similitudes, las criptomonedas que hoy conocemos y que se transan en los exchanges son expresiones de las denominadas “finanzas descentralizadas” -DeFi por su acrónimo en inglés- que pretenden funcionar de forma separada o incluso marginal a las finanzas tradicionales (como bancos centrales y actores del mercado financiero). Por el otro lado, las CBDC son precisamente lo opuesto, es decir, poner al servicio de los reguladores la tecnología subyacente del blockchain, aplicada a una moneda centralizada y de curso legal, es decir, manteniendo el control de la misma. Existen varias señales de que la tecnología financiera está en un momento de avance importante. El anuncio del Banco Central también está acompañado con la presentación del proyecto de Ley Fintech en el Congreso. 

– Estima que aparte que el Central evalúa una criptomoneda ¿deberían existir otros emisores en Chile?

-En Chile ya tenemos algunas experiencias de criptomonedas locales, recordemos que la primera de ellas es la denominada “chaucha”. Creo que los medios alternativos de pago y de finanzas descentralizadas en general tienden a movilizar una parte antes rígida del mercado de capitales y hacen más horizontal su acceso. Las aplicaciones de la tecnología blockchain son múltiples y vemos con el paso de los días las emisiones de nuevos tokens que sirven para diversos propósitos. Es bueno que el mercado chileno explore y esté a la vanguardia en el desarrollo de soluciones tecnológicas basadas en blockchain, y con eso se emitan nuevas monedas, pero eso no significa que cualquier proyecto deba salir a emitir dinero digital. 

– ¿Por qué estima que los bancos no están de acuerdo con las monedas digitales?

-Debemos recordar que las monedas digitales y particularmente las criptomonedas surgen como una reacción al sistema de confianza de los intermediarios financieros y, como un corolario a lo anterior, al control estatal del dinero fiduciario. Si uno revisa el white paper de bitcoin, justamente pretenden hacer frente a las ineficiencias del sistema tradicional mediante este registro ordinal de transacciones en una cadena de bloques.  Dado que las criptomonedas fueron pensadas para utilizarse en transacciones entre pares, las barreras geopolíticas se hacen difusas – por no decir insignificantes- permitiendo al dinero fluir internacionalmente sin fronteras. Por ello, tan pronto como comenzaron a transar y ocuparse, las monedas digitales y particularmente las criptomonedas, se han asociado a financiamiento de actividades ilícitas, ocultamiento de identidad y medios para saltarse barreras regulatorias del mercado financiero y de capitales. Lo anterior es – tradicionalmente hablando – una receta para el caos a los ojos de cualquier regulador, ya que pierde el control de la liquidez y de la existencia de moneda extranjera en una determinada economía. 

 

– ¿Qué beneficios trae que un país tenga una moneda digital?

-En términos generales una CBDC o monedas digital de curso legal puede dar fluidez y dinamismo a las transacciones en una determinada economía. El hecho de que la moneda de curso legal sea virtual permite mayor control de la inflación, que los ajustes de cuentas y balances entre instituciones financieras sean inmediatos y da seguridad a las mismas. A su vez, permiten tener mayor información a los bancos centrales respecto de los pagos y balances.  En síntesis, un país que desarrolla una moneda digital puede permitir un círculo virtuoso en su sistema de pagos y financiero, eliminando costos de transacción y dando inmediatez a la información para la toma de decisiones.  

– Con el avance de este tipo de monedas ¿estamos cerca de que desaparezca el dinero físico? esto ya está pasando con el uso de las Tarjetas.

-Si lo pensamos con detención, lo que tenemos al día de hoy ya es un dinero altamente digitalizado. Hoy cada cuenta RUT, cuenta vista o cuenta corriente no se traduce en una “bóveda de billetes” en un banco, sino que en un conjunto de unos y ceros en los sistemas computacionales de las instituciones financieras correspondientes. El avance de este tipo de monedas más que digitalizar el dinero propiamente tal, permite un intercambio mucho más directo y sin fronteras de dinero, una especie de trueque del siglo XXI.

-En Concepción una inmobiliaria lanzó la idea de pagar el pie de una departamento en criptomoneda. ¿falta que haya más iniciativas como esta para impulsar el uso de las monedas digitales ?

-Ciertamente ha pasado mucha agua bajo el puente desde la primera transacción en bitcoins, como la afamada pizza de Papa John’s que hoy tendría un exorbitante valor. Los bitcoins y muchas otras criptomonedas son ampliamente utilizadas hoy, sobre todo para pagos en medios virtuales. Tampoco son escasos los pagos con ellas de otros bienes y servicios: cursos en universidades y hasta PwC en Luxemburgo ha aceptado pago por sus servicios profesionales en dicha moneda.  Sin perjuicio de lo anterior, la inversión en criptomoneda sigue siendo compleja – en sus términos tecnológicos principalmente-, no regulada y de alto riesgo, cuestión que ha sido ampliamente expuesta por los reguladores en la mayoría de los países del mundo. 

Síganos en