Ingenieras, con posgrados y de 55 años promedio: perfil a las 33 directoras del IPSA

Fecha: 29-11-2021
Medio: El Mercurio  

Innovación y tecnología, el rol de la empresa ante el cambio climático, más presencia de mujeres y la implementación de modelos colaborativos son los principales retos de las líderes empresariales en el país de cara a una mayor inclusión femenina en el área.

Hoy, 33 son las mujeres que participan en los directorios de las empresas del IPSA, una cifra aún baja considerando su presencia respecto del total (14%), aunque de todas formas significativa, si se toma en cuenta el aumento que registraron entre 2020 y 2021.

Con 55 años promedio y con Chile como principal país de nacionalidad (82%), así son las líderes de las principales firmas del país, según la radiografía y visión de futuro de estas profesionales realizada por PwC, Fundación Generación Empresarial (FGE), Egon Zhender y el Centro de Gobierno Corporativo del ESE Business School. El informe muestra que casi dos tercios de las directoras es ingeniera (53% comercial/licenciada en administración y 6% civil), y que la mayoría estudió en las universidades Católica (34%), de Chile (22%) y de Concepción (6%). Un 64% posee posgrados.

Respecto a sus prioridades y acciones sobre el rol de la nueva empresa en el país, se observa un consenso en torno a seis ejes: el propósito por sobre la misión, nuevo enfoque de los stakeholders, innovación y tecnología como habilitadores clave, rol de la empresa en el cambio climático, liderazgo femenino y sostenibilidad, y modelos colaborativos.

Todo esto conforme a los principales puntos de vista de las 29 directoras que participaron del proyecto. Estas son: Ana Dorrego y Lucía Santa Cruz, de Banco Santander; Ana Holuigue y Ana María Orellana, de Parque Arauco; Carmen Román, de Embotelladora Andina; Francesca Gostinelli y Giulia Genuardi, de Enel Américas; Giorgianna Cúneo y María Loreto Silva, de Aguas Andinas; Isabel Margarita Bravo, Sandra Porcile y Verónica Edwards, de Ripley; María Olivia Recart y Patricia Núñez, de CAP; Isabella Alessio, de Enel Chile; Janet Awad, de Concha y Toro; Karin Jurgensen y Marcela Achurra, de Empresas Copec; Marcela Angulo y María Emilia Correa, de Colbún; María Francisca Saieh, María Pilar Dañobeitía y Tina Rosenfeld, de SMU; Michelle Labbé, de ILC; Paola Cúneo, de Falabella; Rosario Navarro, de Sonda; Victoria Vásquez, de Cencosud Shopping; Vivianne Blanlot, de Colbún y CMPC, y Manola Sánchez, de CAP, Mall Plaza y BCI.

'Reunir a estas directoras ha sido una experiencia fantástica que permitirá motivar a más mujeres y aumentar las visiones para robustecer el quehacer corporativo y contribuir a enriquecer el debate público', dice Renzo Corona, socio principal de PwC Chile.

Propósitos

Una de las reflexiones que más se repitió entre las directoras tiene relación con volver a pensar la empresa desde un 'por qué lo hago' y no desde un 'qué hago'. La distinción de misión, que por años guió el quehacer corporativo, comienza a evolucionar hacia el propósito y una mirada más compleja y completa que incorpora variables como trascendencia, bienestar e impacto en el entorno.

Asimismo, coinciden en que el nuevo contexto local y mundial hace que cobren protagonismo dos stakeholders: colaboradores y clientes. Aquí, conceptos como la confianza y la cercanía se tornan relevantes en un ambiente donde coherencia y consistencia son parte del discurso.

'Las organizaciones deben trabajar de forma más colaborativa, vinculadas no solo con sus colaboradores, sino también con quienes las rodean como parte de un ecosistema que se relaciona en base a la confianza y la cercanía', comenta Fernanda Hurtado, gerenta general de FGE.

La innovación y tecnología como habilitadores clave es otro punto que ponen sobre la mesa, sobre todo en cómo se ponen al servicio de la empresa y se conciben como una herramienta facilitadora para mejorar y potenciar las firmas. Así, varias mencionan la capacidad de adaptación como parte esencial.

Cuotas de género y crisis ambiental

La importancia de que sin liderazgo femenino no hay sostenibilidad es otra advertencia. Acá, las diferencias entre hombres y mujeres son mínimas en el ámbito intelectual y grandes en lo relacional, según las directoras. Sin embargo, se requiere un avance relevante en la cantidad de directoras que están en una mesa para que la dinámica de conversación cambie respecto de cuando solo hay hombres. No obstante, no existe un consenso entre ellas respecto de la obligatoriedad de medidas para impulsar la inclusión y diversidad, pues la mitad está en desacuerdo con las cuotas de género.

Alfredo Enrione, director del Centro de Gobierno Corporativo y Sociedad del ESE, afirma: 'Una forma de aumentar la participación femenina en los directorios y la alta dirección en general, es no discriminar en términos de los beneficios, por ejemplo, que los hombres también estén obligados a tomar pre o posnatal'.

Sobre el cambio climático, el último informe del grupo intergubernamental de expertos de la ONU reveló la gravedad de este hecho e hizo que este fenómeno se encumbrara y posicionara de forma prioritaria en las matrices de riesgo de estas ejecutivas.

El desfavorable y profundo impacto, junto a la necesidad de modificar escenarios y conductas, ha sido motivo de conversaciones sucesivas en los diferentes directorios, sobre todo en contar con métricas objetivas para atacar el problema de raíz, siendo una preocupación mucho más urgente para las directoras extranjeras que para las locales.

'Este estudio recoge la opinión femenina sobre los temas fundamentales para el futuro de nuestras empresas. El propósito, la innovación y tecnología, el cambio climático y las nuevas formas de trabajo colaborativo, entre otros, serán áreas fundamentales que tendrán que abordar los directorios y empresas para asegurar su propia sustentabilidad', recalca Cristina Manterola, socia de Egon Zhender.

Contáctenos