Industria de criptomonedas en Chile crece y busca posicionarse como alternativa al sistema financiero tradicional

Fecha: 19-08-2021
Medio: El Mercurio 

Expertos y emprendedores aseguran que las mayores virtudes que estos activos digitales le entregan a sus usuarios son la descentralización y seguridad, por lo que buscan seguir estableciéndose en el mercado hasta llegar a ser una opción tan válida como el sistema financiero actual.

Después de una caída importante de más de un 50% en el marketcap (o capitalización de mercado) global de las criptomonedas entre fines de abril y mediados de julio, hoy este valor ha recuperado terreno encontrándose a mitad de camino de los máximos históricos. Según datos arrojados por CoinMarketCap, a inicios de esta semana la capitalización de las criptomonedas fue de aproximadamente US$ 2 billones y del total, entre las más conocidas están Bitcoin, Ethereum, Cardano, Litecoin, Tether o Binance Coin.

Al respecto, José Luis Triguero, director de Servicios Financieros en PwC Chile, sostiene que aunque esta tecnología financiera es aún incipiente, tiene una gran probabilidad a futuro para seguir creciendo en su valor: 'El potencial está más allá de una criptomoneda en particular, sino en la tecnología subyacente del blockchain que puede ser utilizada para diversos propósitos, desde potenciar cadenas de suministros hasta transformar diversos mercados como el de bienes raíces o del arte, entre otros'. Agrega que, si bien entre el 3% y 7% de la población mundial utiliza criptomonedas, este porcentaje sigue siendo bajo en relación a otros mercados, pero va en aumento acelerado: 'La tasa de adopción es importante, se estima que de más de 60 millones de usuarios en el mundo a mediados de 2020, se aumentó a 100 millones a principios de 2021'.

Para algunos expertos, las criptomonedas a pesar de su alta volatilidad, constituyen una oportunidad de inversión a largo plazo para aquellos que estén dispuestos a arriesgarse. En ese sentido, María Pía Aqueveque, CEO y fundadora de Maqueveq & Co, afirma: 'Lo principal es que es una tecnología que sirve como refugio de valores, constituye una oportunidad para cualquiera que busque una alta rentabilidad de corto o mediano plazo, pero que a la vez esté dispuesto a tomar un riesgo relativamente alto en un mercado que está aún en proceso de escalamiento'.

Sin embargo, advierte que es clave no dejarse llevar solo por la euforia de altas rentabilidades en un mercado alcista, porque 'es fácil ganar, pero también es fácil perder si se invierte en criptoactivos que no tienen sostenibilidad en el largo plazo. Y como en cualquier inversión, hay que analizar con base técnica las opciones, mantener la calma en las correcciones y analizar su proyección y probable evolución en el tiempo'.

Para Aqueveque la gran oportunidad para Chile y los países latinoamericanos está en avanzar en una regulación común a favor de la innovación y que, a su vez, dé espacio a la innovación financiera. 'Esto permitiría que se dinamizara económicamente toda la región, algo muy necesario después del impacto económico y social negativo que enfrentamos por la pandemia'.

Internacionalmente, la reacción ha sido diversa. Mientras algunos países, sobre todo asiáticos o del Medio Oriente, han decidido prohibirlas, otros como Estados Unidos las han considerado divisas, así como también algunos no han adoptado una regulación específica y más bien se han concentrado en una normativa tributaria o de lavado de activos y financiamiento del terrorismo. Así lo explica Natalia Aviv, abogada asociada de Cariola Diez Pérez-Cotapos y especializada en criptomonedas, quien detalla que en cuanto a Chile 'la Comisión para el Mercado Financiero y el Banco Central han declarado que las criptomonedas no son valores, ni moneda de curso legal, ni divisa, por lo tanto, se consideran un bien inmaterial'. Lo anterior, dice, implica que la comercialización de criptomonedas no se considera como una actividad financiera en nuestro país: 'Está regulada a los mismos límites que cualquier otro bien, sea material o inmaterial, es decir, está afecta a los impuestos que se le apliquen y a las normas de protección al consumidor si es que se encuentra dentro de una relación de consumo local'.

Diego Ibieta, cofundador de Cryptea, firma que ofrece asesoría y talleres educativos enfocados en criptomonedas, indica que hoy existen un sinfín de criptomonedas, más de 5 mil tipos. 'Con el pasar del tiempo solo las que aporten valor a la comunidad sobrevivirán y esto depende mucho de la seguridad de la red, de los incentivos y estímulos por pertenecer a ella y también del valor de la criptomoneda en cuestión', agrega.

Descentralizada y segura

La concepción del mercado de criptomonedas es radicalmente diferente al sistema financiero tradicional; mientras la confianza en este último radica en instituciones específicas que administran los recursos de las personas, la confianza en las criptomonedas se basa en una red descentralizada con la tecnología blockchain, o de cadena de bloques, que ofrece un registro único y distribuido en nodos o espacios abstractos de la red que poseen información.

Guillermo Torrealba, cofundador y CEO de Buda.com, exchange de criptomonedas nacional, afirma: 'Las criptomonedas son inevitables y serán consideradas como una de las invenciones más importantes de la era. Son un mercado en constante crecimiento y en vías de consolidación. Por ejemplo, existen empresas de criptomonedas en EE.UU. que tienen licencia bancaria. Estamos entrando a una nueva era de la industria financiera, más vertiginosa, rápida y donde la tecnología está creciendo mucho más rápido que la regulación'.

Además, afirma que un punto clave de este sistema es su seguridad: 'Bitcoin es la red más segura jamás creada en la historia. Es virtualmente imposible que la red sea hackeada, ya que para tomar control de esta se necesitaría poseer más del 50% del poder computacional de la red'.

Así firmas como Mastercard y VISA permiten las criptomonedas como medio de pago fijo. Por eso, Torrealba asegura que nuestro país seguirá los pasos de la tendencia mundial: 'En Chile y en América Latina estamos abriendo un importante camino para las criptomonedas, pues cada vez más instituciones se abren paso a su incorporación. Este año ha habido importantes anuncios como el de Amazon, Mercado Libre y Wework, que aceptarán criptomonedas como pago'.

Rafael Meruane, CEO de CryptoMKT, plataforma de intercambio de criptomonedas en Sudamérica, sostiene que la tecnología de estas es disruptiva y cambiará la forma en que se conciben las finanzas. 'Las criptomonedas van a marcar esta década. Yo tengo el 100% de mi patrimonio en criptomonedas y trato de convencer a la gente de que ponga al menos el 1% del suyo. La descentralización del sistema le entrega el poder al individuo y le da una garantía de que no le van a cambiar las reglas del juego de un momento a otro'. Añade que la seguridad que deposita en las criptomonedas radica en que a diferencia de los bancos, no están basadas en un sistema de reservas fraccionarias, por lo que no existe un riesgo de insolvencia: 'Tener bitcoins es como tener oro, si hubieras comprado una onza de metal a inicios del año 2000 habrías tenido un alza de casi 10 veces el valor de la inversión. Es de esperarse que el bitcoin tenga un comportamiento similar, como activo de refugio'.

Valor sin fronteras

Esta tecnología también puede facilitar el proceso de transferencia internacional de dinero de forma rápida, segura y a un menor costo. Matías Bari, cofundador de SatoshiTango, exchange de criptomonedas argentino con presencia en Chile, Brasil y Perú, dice que unas de las principales ventajas es la posibilidad de transferir dinero de forma descentralizada, o pagar servicios, recargar tarjetas, etc. 'Bitcoin es al dinero lo que internet fue a la libertad de expresión y a las comunicaciones. Es dinero open source, de código abierto, donde no hay que pedir permiso para recibir ni para enviar, ni entrar, ni salir. Tenemos la posibilidad de intercambiar valor y que no haya intermediarios. Eso es muy poderoso, no se requiere de instituciones ni gobiernos, lo podemos hacer de celular a celular'. En Argentina, cuenta, que el mercado está más maduro, porque 'tenemos un músculo entrenado de años y años de crisis económicas y de maneras de rebuscárnosla para salir y Bitcoin ha sido un poco esa salida'.

En este sentido, Moisés Zambrano, cofundador de Vita Wallet, plataforma chilena de transferencias internacionales que envía y recibe pagos con bitcoins alrededor del mundo, afirma que 'este mercado va a seguir creciendo porque es una solución a problemáticas de transferencias de valor. Hay muchas empresas que están trabajando en servicios enfocados en mejorar las transferencias internacionales y se han desarrollado monedas estables en garantía fiduciaria como Tether o USDC'.

Sobre transferir dinero a través de plataformas, indica que el mayor beneficio es la rapidez y autonomía. 'Los pagos se procesan de forma casi instantánea y no necesitas de un intermediario'. Incluso, agrega que estas han crecido rápido por la pandemia: 'Empezamos a atender personas que hacían envíos en efectivo y que pasaron a los canales digitales. El proceso es simple y rápido, te registras, verificas la cuenta en minutos y cargas la billetera'.

Blockchain y mucho más

La tecnología blockchain ofrece una base de datos distribuida en nodos o espacios de información de la red de internet. Esta base contiene todas las transacciones de criptomonedas en el mundo y ofrece comunicación directa entre iguales, anonimato e irreversibilidad. En este sentido, Robert Zibert, CEO y cofundador de Orionx, plataforma local de exchange, comenta que esta tecnología puede ser útil para diversos propósitos: 'Blockchain es un sistema donde hay varios programas funcionando en conjunto y todo esto puede ser actualizable'. En ese sentido, agrega: 'Es muy interesante como tecnología, porque nunca se había visto un sistema que desde las raíces se preocupara de algo tan humano: la confianza. Poner la tecnología al servicio de que simplemente la confianza sea un acto que está implícito en lo que ocupamos es un cambio de paradigma importante, porque hoy el principal roce que tenemos es entre las contrapartes y por eso surgen protagonistas para regular'.

Para Diego Ibieta, el blockchain ha trascendido más allá de las finanzas y seguirá ese camino en el futuro: 'Son activos digitales que no solo sirven para invertir, sino para realizar muchas más operaciones, creando un ecosistema basado en la integridad de las transacciones y transparencia de datos'. Por eso, indica, 'es necesario educarse, investigar y subirse al carro ahora que es voluntario y no después que será obligatorio, porque muy pronto se hablará de validación de identidad en base a contratos inteligentes, o de acuerdos y documentos legales sin necesidad de entes fiscalizadores ni notarias. Sin lugar a dudas, las criptomonedas llegaron para quedarse y ya se habla de la mayor revolución digital después de internet: la revolución blockchain', concluye.

Contáctenos

Síganos en