ESG y la 4ta Revolución Industrial: Impactos y oportunidades para la logística en la Minería

Fecha: 07-10-2021
Medio: Revista Negocios Globales

Para la minería, la trazabilidad de sus impactos ya no es solo aguas abajo, sino que también aguas arriba. Las mineras deberán demostrar que tanto sus productos como su cadena de suministro son sostenibles. No se trata solamente de cómo se extrae el mineral, sino también qué se extrae, cómo se procesa y transporta, cómo se vende y cuál es su cadena de suministro. Todo esto debe ser apalancado por tecnologías ligadas a la Cuarta Revolución Industrial (4RI) y guiado por las expectativas medioambientales, sociales y con la transparencia de gobernanza que demanda una industria crítica para la economía global.

Cadena de suministro global que se apalanca desde y hacia la minería

Transformar los recursos minerales en los productos que utilizamos todos los días no es tarea fácil. Esta transformación sigue una serie de etapas que requieren de la estructura, dinámica y vinculación de un conjunto de actores, acciones, relaciones y sinergias que conforman lo que conocemos como cadena productiva. Las cadenas de suministros son el sistema circulatorio de la economía global. Gracias a ellas tenemos acceso a los bienes que necesitamos para sostener nuestra vida. Sin las cadenas de suministros no hay minería, y sin minería no hay progreso. Como dice una conocida y taxativa expresión del sector 'If it cannot be grown, it has to be mined!' (Si no puede ser cultivado, deberá ser minado).

Si bien el desempeño económico global de las cadenas de suministro ha mejorado notablemente –creciendo a una tasa del 3,5% anual1–, su impacto ambiental y vulnerabilidad tienen hoy una especial importancia. A medida que se expande la actividad económica global, la logística se vuelve cada vez más compleja. A nivel micro, la industria minera agrega a esta complejidad el hecho de que gran parte de las minas están ubicadas en lugares de difícil acceso, lo que obliga a elaborar estrategias específicas para el suministro de los insumos requeridos. A nivel macro, la logística de abastecimiento es un punto relevante para la minería, y esta última lo es para sectores conectados que, cada vez más, buscan alinearse con los preceptos de la descarbonización (metas NetZero), mayor productividad y costos más eficientes: Bienes de Consumo, Infraestructura, Manufactura y/o Automotriz, por citar solo algunas industrias de alto impacto y correlación.

ESG: Rigiendo las decisiones logísticas de la minera a futuro

Acorde a la publicación de PwC ‘Mine 2021’, uno de los factores clave que está redefiniendo notablemente la logística minera son los criterios ESG, que reúnen las consideraciones medioambientales, sociales y de gobernanza que guiarán el actuar futuro de las principales mineras globales.

Desde hace varias décadas las empresas mineras han estado bajo presión para establecer, rastrear e informar sobre objetivos y criterios ESG. No obstante, en los últimos años los stakeholders han aumentado aún más sus expectativas, y los temas ESG ahora son una parte fundamental de las decisiones de inversión y de la cadena de suministro (Pit to Port to Client)2. Precisamente, una de las principales conclusiones de nuestro reporte Mine 2021 es que las empresas con mejores resultados financieros tienden a ser aquellas con mejor desempeño en materia ESG.

Importantes empresas mineras como Codelco, BHP y Anglo American están explorando oportunidades y tomando acciones concretas para reducir sus emisiones netas de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y la huella de carbono en sus cadenas de suministro. Codelco busca disminuir en 70% sus emisiones de GEI a 2030. Entre las medidas adoptadas para cumplir este objetivo está reemplazar todos los equipos de producción y logística de las minas subterráneas por equipos eléctricos3. BHP se ha puesto como objetivo para 2030 alcanzar una reducción del 40% en la intensidad de las emisiones de los envíos fletados de sus productos. Este año BHP firmó un Memorando de Cooperación para convertirse en uno de los seis miembros fundadores de un nuevo centro global para la descarbonización y la innovación marítima con sede en Singapur4. Por su parte, Anglo American introdujo una estrategia de descarbonización en su flota de buques, lo que permitirá reducir emisiones en aproximadamente un 35% en comparación con las opciones de combustible convencionales5.

Esto es solo una evidencia de que los inversionistas y consumidores prefieren cada vez más las prácticas sostenibles de la cadena de suministro. Tendencia que irá en aumento a medida que clientes, inversionistas y fabricantes de tecnología y vehículos aumenten su enfoque en cadenas de suministro carbono-neutrales. Ya estamos viendo cómo incluso los consumidores de bienes finales están dispuestos a pagar más por productos que demuestran un origen ético y ambientalmente sostenible.

En definitiva, la sostenibilidad y los criterios ESG se siguen convirtiendo en una ruta para asegurar la sobrevivencia de la industria a largo plazo. Entretanto, la tecnología ligada a la minería 4.0, trae consigo importantes herramientas para soportar los desafiantes objetivos seteados por las compañías mineras y sus stakeholders clave.

La cuarta revolución industrial (4RI) y su impacto

La tecnología está cambiando todos los aspectos del funcionamiento de las empresas de la industria de Transporte y Logística (T&L). Tanto es así que T&L se ubica dentro de las industrias a las que se les atribuye, como factor crítico de éxito, la excelencia en la gestión de los datos y su análisis.

Tecnologías como IoT (industrial), Big Data Management y Analítica (inclusive IA y Machine Learning), Cloud, Modelos de Simulación (Digital Twins), Automatización (en equipos y decisiones), plataformas integradas, entre otras, están y seguirán teniendo un impacto transformador y dominante.

Hoy, la influencia de la industria 4.0 ya se aprecia en muchos componentes críticos de la minería, desde camiones, perforadoras, trenes, hasta procesos administrativos, como adquisiciones y logística de la cadena de suministro. Como ejemplo, existen empresas que han puesto en el centro de su core business la incorporación de tecnologías de la hoy llamada Cuarta Revolución Industrial. Por solo citar algunos, son el caso de Anglo American y sus inversiones ligadas al FutureSmart Mining y/o Rio Tinto con Mine of the future.

Ejemplos visibles de cómo la 4RI transforma la minería se evidencian en el uso de sensores (cada vez de mayor sofisticación) que captan los 'signos vitales' de los equipos mineros (camiones, palas, perforadoras, chancadores, molinos, etc.), permitiendo transitar desde modelos de falla y mantenimiento preventivo a modelos de mantenimiento predictivo, gatillando mejores aproximaciones a la logística de los inventarios de repuestos y/o al aseguramiento de la calidad, resultados de la planificación mina o eficiencias en sus consumos energéticos. Así, la aplicación de Data Analytics y la Automatización, por ejemplo, logran impactar la eficiencia operacional y permiten una mayor visibilidad y gestión de los inventarios o producción. Como ejemplo, existen evidencias en la gran minería donde se logran ahorros de hasta US$200 millones al año en costos de mantenimiento a través de Automatización Robótica de Procesos (RPA), mantenimiento predictivo y otras tecnologías de la información6. En la misma línea, la creación de unidades de Fábricas Digitales (guiadas por principios de escalamiento ágil y manufactura inteligente), son tendencia en la industria para lograr beneficios incrementales (10x) en valor y experiencia operacional con impacto en la cadena logística integrada.

Por otro lado, la computación en la nube está permitiendo gestionar más eficazmente los inventarios y redireccionar dinámicamente los envíos. También permite compartir información en tiempo real, ayudando a las empresas a colaborar. A modo de ejemplo, BHP está utilizando análisis avanzados para crear visibilidad en múltiples niveles de sus cadenas de suministro en tiempo real. De esta forma la empresa puede ver y responder rápidamente a las interrupciones en los proveedores (nivel 1), extendiéndose a los proveedores de nivel dos y más allá. BHP también comparte datos con proveedores clave, lo que hace que toda la cadena de suministro sea aún más robusta7.

A nivel local, es cada vez más habitual contar con nuevas estructuras operativas como las implementadas en Codelco, Anglo o el mismo BHP mediante Centros Integrados de Operaciones y/o Centros de Control Remoto de Activos (espacios remotos y virtuales desde donde se integran y comandan las operaciones del área mina y concentradora, entre otras, permitiendo optimizar la logística interna de la operación).

Como resultado, la data y la tecnología disponible a la fecha, tendrá no solo un impacto en la productividad y la seguridad, sino también en el sustento de la actividad minera y su cadena de valor.

¿Qué podemos esperar en los siguientes años?

Las prácticas de negocio sustentables serán indispensables para la productividad de largo plazo, y consecuentemente, para la sobrevivencia de muchas compañías mineras. Para ello, las tecnologías que trae consigo la industria 4.0 podrán servir como fuertes palancas. Para lograr los impactos esperados por la industria existen diversos desafíos, -entre otros: la gestión del talento, una adecuada gestión del cambio y cultura, la adopción y priorización de la tecnología, una gestión y gobernanza certera de la data, ciberseguridad, innovación y colaboración-, y oportunidades -entre otras: la captura de datos en tiempo real, el control y operación remota de operaciones, una mayor seguridad y atractivo profesional, nuevos modelos de negocio o la extensión de la vida de los activos-. Los unos y los otros, deberán ser analizados y priorizados acorde a los tipos de mineral, los métodos mineros, el tamaño de la compañía, y las restricciones logísticas de borde8 para cada geografía, faena o activo minero particular.

La descarbonización de la logística no será una cuestión sencilla, sin embargo, la sostenibilidad ambiental de las cadenas de suministro se puede conseguir de muchas maneras: racionalizando el movimiento de las mercancías, mejorando la eficiencia energética de los vehículos de transporte, cambiando la carga a modos con bajas emisiones de carbono y/o utilizando fuentes de energía más limpias, como el hidrógeno verde.

Para ser exitosos en esta transición, se deberán definir muy bien las prioridades estratégicas de cada compañía, y contar con un fuerte liderazgo y compromiso de la alta gerencia, la cual jugará un papel esencial no solo en la promoción de la transformación digital, sino también en la excelencia requerida para llevar adelante un negocio sostenible y sustentable a lo largo de toda su cadena de valor.

Contáctenos

Síganos en