El repensar del mundo laboral que ha exigido mayor flexibilidad y cultura organizacional en los equipos de trabajo

Fecha: 27-10-2021
Medio: Diario Financiero

La pandemia cambió la vida de las personas y dio un giro al mundo laboral. Ahora los trabajadores buscan espacios donde se puedan desarrollar humanamente, una situación que genera desafíos a las áreas de Recursos Humanos para redefinir las nuevas pautas del futuro. Y en esto, no hay fórmulas únicas.

El rápido proceso de vacunación ha sido un punto importante en el retorno a las oficinas, pero esto también ha comprobado que la presencia física, en algunas posiciones, no es 100% necesaria, permitiendo mayor flexibilidad y autonomía en los trabajadores.

La pandemia y el vuelco que muchas empresas tuvieron que dar hacia el teletrabajo dejaron la puerta abierta para que los colaboradores organizaran sus tiempos y sus vidas en formas muy diferentes a cuando estaban de lunes a viernes en una oficina.

Ahora, por ejemplo, muchos valoran poder ir a dejar a sus hijos al colegio, ir al doctor o tomar alguna clase sin tener que madrugar para hacerlo. 'Hoy las personas tienen expectativas mucho más altas de las que tenían antes respecto a su trabajo, pues se dieron cuenta de que se puede trabajar desde la casa y quieren su espacio para otras actividades', explica Pablo Gómez, socio de People & Organization de PwC Chile. Coincide María José Zaldívar, académica y exministra del Trabajo, quien, en su análisis en el conversatorio 'El mundo cambió y la cultura organizacional también', organizado por Easy y Diario Financiero, planteó que el período marcado por la pandemia obligó a las organizaciones a hacer una introspección respecto a sus decisiones, sobre todo en un momento en que la evolución generacional está impulsando cambios en el mercado del trabajo, al pasar de una mirada centrada en el éxito y en destacarse a una donde los más jóvenes privilegian la calidad de vida por sobre el desarrollo.

Entonces, ¿qué pueden hacer las firmas de aquí al futuro? Gómez detalla que, para enfrentar este nuevo paradigma, no hay recetas ni pautas a seguir, pero sí se pueden revisar tendencias que podrían ser consideradas.

En ese sentido, detalla que muchas organizaciones han preguntado a sus empleados cuál sería la mejor fórmula para el futuro, donde siempre es preferido el trabajo mixto, incorporando uno o dos días de presencialidad. Por lo mismo, recomienda comenzar definiendo cuáles son los puestos que necesitan presencialidad y los que no, para que así 'se plantee la mejor fórmula interna considerando la cultura organizacional, la forma de trabajo y la industria a la que pertenecen'.

Con esto, vale destacar que los expertos en materia sanitaria dicen que el país se aproxima a una tercera ola de contagios, por lo que se sigue bajo un escenario volátil e incierto, donde los liderazgos y las áreas de Personas 'deben estar preparadas para reaccionar de forma ágil a estos cambios, ya sea a través de la toma de decisiones para la continuidad operativa, o bien, el uso de la tecnología para poder dar abasto a la producción laboral sin inconvenientes', dice Catalina Hurtado, directora de Recursos Humanos de Adecco Chile.

Con todo, Hurtado agrega que si algo se ha aprendido de esta 'inesperada situación en la que nos hemos visto envueltos el último año y medio', es que hay que estar preparado para los cambios, los cuales son constantes e inciertos.

'Debemos contar con la capacidad de adaptarnos a cada situación y apoyarnos con expertos cuando lo amerite, para así, sortear estas adversidades', subraya. Desafíos para RRHH Los principales retos están puestos en los liderazgos de las organizaciones y las formas de trabajar con equipos presenciales y remotos a la vez, observa Pablo Gómez, de PwC, acotando que es difícil conjugar la búsqueda del compromiso y la colaboración cuando 'algunos se ven y otros no, lo que lleva a pensar que se deben generar instancias para que todo lo que tiene que ver con áreas creativas y colaborativas, se puedan desempeñar de buena manera'. Otro problema importante es la contratación.

Si bien desde el segundo semestre de 2020 a la fecha se ha observado un aumento en las contrataciones masivas para empresas, principalmente de rubros esenciales, 'aún existen brechas y oportunidades por avanzar respecto a salarios, equiparación de rentas, beneficios, y es una de las razones por las que las personas rechazan las ofertas de trabajo', explica Catalina Hurtado, de Adecco.

Otra razón son los apoyos fiscales, que 'sin duda ayudaron a las personas, pero también desincentivaron la vuelta al trabajo, al menos por un tiempo, lo que implica que para volver a buscar esa mano de obra se tendrán que hacer mejores ofertas en términos de remuneración', analiza Gómez.

En cuanto a los profesionales, los talentos también se han visto más escasos, esto porque las personas reconfiguraron su mirada sobre el trabajo. 'Muchos se cuestionan si quieren o no trabajar ligados a una organización con responsabilidad de tiempo y horario, aunque sea por teletrabajo', dice el ejecutivo. Es más, ahora piensan en trabajar por proyectos, con más libertad y objetivos, de tal manera que, cumpliendo las metas requeridas, no necesariamente se encuentren ligados a una relación de largo plazo. 'El tiempo de reflexión que tuvo la gente con la pandemia le dio un significado especial al trabajo', concluye Gómez.

Contáctenos

Síganos en