Dudas técnicas y viabilidad política: Los temores ante las propuestas tributarias de Boric y Kast

Fecha: 05-11-2021
Medio: La Segunda 

Empresarios y economistas advierten los efectos negativos de una discusión de impuestos (la tercera en tres gobiernos consecutivos) y su impacto en la inversión.

Cuando quedan poco más de dos semanas para las elecciones presidenciales, los dos candidatos que lideran las encuestas son, a la vez, quienes proponen reformas tributarias más radicales. En sentidos opuestos, claro, pero ambas despiertan fantasmas de las tortuosas discusiones impositivas de los últimos dos gobiernos. Para el líder de los empresarios, el presidente de la CPC, Juan Sutil, una compleja discusión tributaria, como probablemente lo sería si se aplican las ideas de los programas de Gabriel Boric o José Antonio Kast, 'puede ser fatal' para la economía.

Los antecedentes no son alentadores. La reforma que impulsó Michelle Bachelet en su segundo mandato, incluso tendiendo mayoría parlamentaria, se complicó en el Senado. Fue necesaria la famosa 'cocina' para que fuera aprobada. Varios acusan que esta reforma golpeó la inversión y crecimiento de ese periodo y además no cumplió el objetivo de recaudación que se había planteado.

Con la llegada de Piñera en 2018, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, impulsó una reforma que buscaba cambiar varios de los elementos aprobados en 2014. Pero su paso por el Congreso se alargó por más de un año, desgastó al Gobierno, generó incertidumbre y deprimió el crecimiento. Solo tras el estallido social, el nuevo ministro, Ignacio Briones, logró aprobar un proyecto, pero muy distinto al inicial.

Tres al hilo

Una tercera reforma profunda (Boric pretende desintegrar totalmente el sistema y recaudar 8 puntos del PIB; Kast integrarlo en un 100% y rebajar de 27% a 17% el impuesto a las empresas), en un tercer periodo presidencial consecutivo, sería un despropósito dice Sutil. 'Las reformas tributarias requieren de un proceso de adaptación en su implementación y fiscalización', dice. Y advierte que todavía faltan elementos por corregir e implementar de las dos reformas pasadas. 'Y si a eso le aplicas nuevamente una modificación, lo hace todo más complejo', advierte

Esta adaptación es la complejidad más grande para Loreto Pelegrí, socia de Tax & Legal de PwC Chile. 'Ya hemos tenido grandes reformas: el 2014, el 2016 y el 2019. Esto ha significado un costo enorme en recursos y horas para entender las reformas e implementarlas, no sólo del SII, también de contadores y asesores'.

El impacto no es solo en la adaptación. 'Las dos propuestas son cambios bien profundos y serán conversaciones que van a tener impacto en la inversión', agrega Hugo Hurtado, Socio Tax & Legal de Deloitte. Explica que más que al cambio de tasa en los impuestos, es sensible a la incertidumbre. Y que comenzar a hablar de este tipo de reformas puede tener 'un efecto relevante' en la inversión.

Claudio Agostini, académico de la UAI, reconoce que solo el hecho de poner el tema tributario genera incertidumbre, pero dice que eso se puede agravar por dos factores: cuánto tiempo demora la discusión en el Congreso y la 'confianza' que haya en los parlamentarios de que no se modifiquen mucho los proyectos. Y, pese a que los cambios tributarios requieren de mayoría simple, ni siquiera una composición como la del actual Congreso asegura a Boric que su propuesta avance fluidamente. Varios personeros de centroizquierda ya la han criticado. Y, en el caso de Kast, nada augura que pueda tener una mayoría parlamentaria. Algo que preocupa a los empresarios. 'Puede que no estén todas las mayorías para cambios tan importantes', advierte Sutil.

Objetivos difíciles y polares

'Se ha prometido mucho que no se va a poder cumplir', dijo ayer el expresidente del Banco Central José de Gregorio en Cooperativa sobre los programas de Boric y Kast. Y agregó ligereza en las propuestas. A nivel tributario, esta idea se repite.

'Ambas reformas tributarias se basan en objetivos de difícil cumplimiento', dice Martín Besfamille, académico del Instituto de Economía UC. Explica que, por el lado de Kast, la idea de reducir impuestos para alentar el crecimiento casi nunca se autofinancia. Y entrega un ejemplo: después de la rebaja implementada por Trump en EE.UU., los ingresos tributarios cayeron y el déficit fiscal aumentó en más de US$ 300 mil billones entre 2017 y 2019. Nicolás Eyzaguirre, ex ministro de Hacienda, también advirtió este riesgo en radio Cooperativa: 'Supone un desfinanciamiento brutal que no veo cómo va a cortar por el lado del gasto'.

Por el lado de Boric, Besfamille dice que la reforma, que busca recaudar 8% del PIB, es 'demasiado optimista'. Da el ejemplo de que para lograr dicha cifra se buscaría recaudar 2,5% del PIB reduciendo la evasión y lo compara con el caso de Bulgaria, uno de los más exitosos en ese sentido, donde en 11 años se logró solo 'un 64% del objetivo que busca Boric en solo 8 años', dice.

Otra fuente de preocupación es la distancia entre las propuestas de uno y otro candidato. 'La existencia de visiones tan polarizadas podría implicar intentos de reformas tributarias ‘refundacionales' posteriores, afectando la estabilidad macroeconómica', dice Besfamille. Para esto, cree necesario un consenso tributario, a través de una comisión transversal, con apoyo del Congreso y compromiso de no hacer cambios al sistema en un tiempo.

Ajuste de programas

Estas dudas han llevado a que, si las encuestas aciertan en quienes estarán en la segunda vuelta, desde Sutil hasta economistas de centro izquierda piden ajustes a los programas de los candidatos.

Algo que incipientemente ya se empieza a ver. Ayer personeros que formaron parte de los gobiernos de la Concertación y algunos cercanos a los comandos de Boric y Yasna Provoste intercambiaron ideas para una reforma tributaria más progresiva pero hicieron un llamado a ajustar expectativas: 'No todo es posible de realizar en plazos cortos. Los impuestos no pueden subir drásticamente en un par de años', señala el acuerdo.

'Es muy importante que los programas se moderen', dice Sutil. 'El país tiene que resolver una serie de problemas pero tienen que ser con racionalidad. Ambos planteamientos distan mucho de la realidad', advierte.

Contáctenos

Síganos en