Alistan documento para estandarizar el impacto medioambiental, social y de gobierno corporativo que generan las empresas

Fecha: 18-03-2021
Medio: El Mercurio

El proyecto está siendo elaborado por una mesa multisectorial donde también participan las cuatro empresas de auditorías más grandes del país, junto con ARTL, Sistema B, Chile Transparente y la Bolsa de Santiago, entidades que buscan generar indicadores que hagan comparable la información emitida por las compañías, para así facilitar la transparencia de la data. Para mayo se espera que el trabajo esté listo.

Definir métricas estandarizadas para medir el impacto de las empresas en temas vinculados a los criterios Ambientales, Sociales y de Gobierno Corporativo (ASG en español y ESG en inglés) es el principal objetivo de una iniciativa que se está gestando a nivel local y que busca alinearse con una tendencia global que se empezó a dar hace un par de años, con el Manifiesto 2020 de Davos del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés del World Economic Forum). En ese documento se enfatizó en la necesidad de que a largo plazo las empresas deben empezar a beneficiar no solo a sus accionistas, sino que a la sociedad y stakeholders —concepto al que llamaron como 'Stakeholder Capitalism'—, algo que la pandemia aceleró y empezó a gatillar en acciones concretas.

Esto, ya que en septiembre del año pasado el International Business Council (IBC) publicó el white paper de un documento que apunta a identificar un conjunto de métricas ASG o ESG. Con esto se busca mejorar la forma en que las empresas miden y muestran sus contribuciones con la sociedad y su sostenibilidad, y reconocer también que estas compañías serán más viables y de mayor valor a largo plazo. Según información del ESG Institutional Investor Survey (2018) de State Street Global Advisors, el 80% de los inversionistas institucionales dicen tener un componente ASG como parte de sus estrategias de inversión.

'Muchas veces en el rol más tradicional de inversionista ha estado presente el tema del desempeño financiero, pero actualmente dadas las tendencias internacionales se está pidiendo que avancemos hacia otras materias que hasta hoy no han podido ser estandarizadas en términos de mostrar información. Ahí se tienen indicadores relacionados con el medio ambiente, con temas de gobiernos corporativos y sociales. Un inversionista que quiere invertir en una empresa A o B, en el pasado se fijaba en el desempeño financiero, hoy eso no es suficiente, necesitamos encontrar información que permita hacer una comparación más transversal, de cualquier sector y tamaño de empresa', afirma Tamara Agnic, socia Forensic KPMG Chile, una de las firmas de auditoría que participó de la creación del white paper.

Junto a KPMG, la iniciativa fue desarrollada en colaboración con las otras tres empresas auditoras más importantes a nivel mundial: Deloitte, EY y PwC —compañías que en el ecosistema de divulgación de datos ASG, son las que auditan cómo cumplen con los criterios las empresas—, las que a partir del trabajo conjunto, dieron a conocer el documento que establece lineamientos e indicadores para medir y transparentar el 'Stakeholder Capitalism'. Son 21 métricas principales que se centran en actividades dentro de los propios límites de una organización y otras 34 métricas ampliadas, que tienden a estar menos establecidas en la práctica y en los estándares existentes. Por ejemplo, algunos de los indicadores que se plantean en el llamado 'libro blanco' son que las compañías deberán entregar la información relacionada a los gases de efecto invernadero en toneladas o, en temas de gobierno corporativo, entregar una lista con problemáticas de sus stakeholders y señalar cómo se están involucrando con ellos.

Traer la iniciativa a Chile
A partir de este esfuerzo internacional, las cuatro auditoras están buscando replicar la iniciativa en Chile que, de acuerdo con datos del Informe de Progreso para América Latina 2019, proveniente del Corporate Sustainability Assessment (CSA) del Dow Jones Sustainability Index (DJSI), muestran que el país es el más rezagado de América Latina en materia de Gobierno Corporativo, lo que es clave para la gestión de sus riesgos medioambientales y sociales. 'Se busca encontrar una estandarización, porque hemos visto que existen fallas en el contenido y estandarización de la data ASG que hay a nivel mundial y local, entonces la iniciativa internacional se quiere traer al mercado local. Dentro de ese contexto en 2019 el Ministerio de Hacienda creó la Mesa de Finanzas Verdes en donde están la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) y las asociaciones de Aseguradoras y de Fondos Mutuos, todo el sistema de interés de ASG. Ahí se evaluó que había un problema con los datos, en que cada compañía reporta y estandariza como ella quiera la información, pero si alguien quiere encontrar algo que pueda comparar no lo va a encontrar, no existe esa base', explica el líder de la iniciativa local y presidente de la Asociación de Auditores Externos, Edgardo Hernández.

En esa línea, Fernando Orihuela, socio líder de Auditoría PwC Chile, explica que 'existen tantos emisores generando estándares en materias ASG (IIRC, SASB, CDSB, entre otros), que no solo es difícil mantenerse al día con las distintas normas y sus siglas, sino que ocasiona que el marco de reporte en su conjunto luzca fragmentado e inconsistente. Nuestro objetivo es impulsar la convergencia hacia un marco único de reporte ASG para Chile (...). Esto es clave para que inversores, acreedores, reguladores y otras partes interesadas, tomen decisiones informadas'. En este contexto, a fines de 2020 la Asociación de Auditores Externos acordó entregarle a la Mesa de Finanzas Verdes un documento para 'chilenizar' la iniciativa internacional. Para dar con esto, se formó una mesa de trabajo en la que participan los líderes locales de Deloitte, EY, KPMG, PwC, ARTL Chile Auditores, Chile Transparente, la Bolsa de Santiago y Sistema B.

'Hace mucho tiempo hemos venido fomentando que las empresas tienen que crear una transparencia hacia sus stakeholders y no solo a los shareholders, que la transparencia sea vista como un valor hacia el mercado y no solo a los accionistas. Esto tiene que ver con la entrega de información, la que tiene que ser de calidad y homologable, hoy muchas empresas hacen esfuerzos en la entrega, pero con estándares que no son comparables. (...) Las empresas transparentes son premiadas y no solo por los accionistas, sino que por sus consumidores', afirma Alberto Precht, director ejecutivo de Chile Transparente. A lo que Josefa Monge, presidenta de Sistema B, agrega: 'El consumidor cada día está más interesado en cómo se produjo el bien que compra, cuáles son las condiciones de trabajo en las que se produce. Hay un consumidor más demandante, un inversionista más sofisticado y también la fuerza de trabajo, que está en condiciones de escoger dónde trabaja'.

Tres ejes: métricas, estandarización y dónde encontrar la data
Las entidades que conforman la mesa de trabajo tienen como meta construir un documento similar al del WEF y con tres ejes: mejorar la calidad de la información ASG que las empresas registran y divulgan; armonizar los estándares de reporting existentes, con el objetivo de crear una base mínima en común, y analizar la importancia de crear en Chile un mercado de datos ASG, para unir y divulgar la información más importante de las empresas en un lugar centralizado.

De cara a esto, y al igual que la iniciativa global, el primer paso es encontrar métricas —pero customizadas a la realidad local—, las que se están organizando bajo cuatro pilares que están alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU: Principios de Gobernanza; Planeta —con foco en el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la disponibilidad de agua—; Personas y Prosperidad. Hernández explica, por ejemplo, que en el área de Principios de Gobernanza buscan medir si los gobiernos corporativos se preocupan de su relación con sus partes interesadas y su comportamiento ético. Asimismo, en el pilar de Planeta se buscarán indicadores que demuestran que las compañías están conscientes del cambio climático, mientras que en Personas les interesa medir la equidad y dignidad del trabajo o habilidades para el futuro, en tanto en Prosperidad, buscan encontrar indicadores para evaluar cómo las organizaciones están generando empleos y riquezas, entre otros.

El gerente general de la Bolsa de Santiago, José Antonio Martínez, señala que de acuerdo con el estudio 'ESG Investment Practices', algunos de los indicadores que se han mencionado como más relevantes al momento de invertir son los de gobierno corporativo: 'Los que tienen un mayor nivel de importancia para los inversionistas son: experiencia y efectividad del directorio (97%), claridad de la estrategia de negocio (94%), monitoreo de riesgos y gestión de anticorrupción (94%), y ética e integridad de los empleados (94%)'. Asimismo, Roberto Espinoza, socio Audit Advisory de Deloitte Chile, considera 'especialmente importantes los relativos al cambio climático, las relaciones laborales y el bienestar de las personas y la innovación en productos y servicios. Existen muchos ámbitos sobre los cuales el mundo y el país se tienen que desarrollar para cerrar brechas ambientales y sociales'.

Todos los participantes de la mesa subrayan que esto no busca reemplazar los indicadores más específicos de una empresa o de un sector, sino que encontrar un conjunto de métricas que permitan que las compañías informen de manera más estandarizada y transparente, para así generar comparaciones: 'Permitirá que los datos sean comparables y, en ese sentido, hacer transparente la situación de las empresas. Provocará una transformación a nivel de la información que tienen terceros, que será súper interesante. Esto es importante para todos los que creemos que las empresas tienen que ir más allá de las utilidades y del corto plazo', dice Macarena Navarrete, socia principal de EY Chile.

Con esta estandarización, el proyecto también busca hacerse cargo de la brecha entre grandes empresas y las pequeñas y medianas (pymes). 'Si identificamos algunos conceptos e indicadores específicos, le hacemos la vida más sencilla a las pequeñas y medianas compañías. También a los inversionistas que estarían en condiciones de invertir en una firma chica que no tiene reporte de sostenibilidad o que hace no hace memorias, pero que sí es capaz de mostrar indicadores que la hacen comparable con empresas con más recursos', dice Agnic. Por eso, el documento incluirá recomendaciones específicas para las pymes.

El tercer eje de la iniciativa apunta a definir el lugar en dónde se dispondrá de esta data. 'Hay varias fuentes, no tenemos una opinión solo de una, tenemos que indagar dónde existe la confianza para que esté la información, algunos valoran que esté en el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) o bien que lo vea el Servicio de Impuestos Internos (SII)', adelanta Hernández.

Encuesta en marcha
Hoy la iniciativa se encuentra en pleno trabajo y se formaron cuatro equipos: uno está enfocado en la armonización del estándar local actual, ver cómo las empresas se están midiendo, para compararlo con el documento del WEF; el otro está preocupado de la calidad de los datos, para proponer mecanismos para hacer que esto se cumpla; el tercero se enfoca en evaluar el lugar dónde se va a almacenar y divulgar la información de las compañías; mientras el cuarto grupo busca proponer los indicadores.

Para dar con esto último, los integrantes de la mesa están realizando encuestas y entrevistas a 84 stakeholders, como inversionistas, ONG, empresas, reguladores, entre otras organizaciones relacionadas al tema ASG, pues la idea no solo es hacer un trabajo interno, sino que juntar voces de varios actores relevantes. 'Tiene que ver con conocer la visión del trabajo, qué opinan de lo que vamos a hacer y si ven el fundamento que le vemos nosotros (..) Por ejemplo, está BlackRock o la Asociación de Fondos Mutuos', cuenta el líder del gremio de auditoras.

Para mayo se espera que el documento con las propuestas esté listo y sea entregado al Ministerio de Hacienda. Esto es la primera etapa del proyecto, aclara Hernández, ya que luego vendrán años de trabajo para validar esta nueva forma de medición en el mercado local. 'Por ejemplo, en el caso del WEF, ellos sacaron las métricas, pero quieren que las entidades suscriban que esta será la mejor herramienta a usar, que vean valor en medirse con ella, ya que no es obligatorio. Para mí el objetivo final es que este trabajo sea validado por el mercado, que tenga una amplia aceptación, como una fuente importante de acceso a la información', manifiesta Hernández, y aclara que la iniciativa no interferirá con el proyecto de la CMF, que actualmente está coordinando una consulta pública acerca de la Norma de Carácter General N° 386, para mejorar la información no financiera que los emisores de valores deben incluir anualmente en sus memorias.

Síganos en