Seis claves de como sera el trabajo poscuarentena

Fecha: 01-06-2020
Medio: El Mercurio

EL COVID-19 PODRÍA MARCAR UN ANTES Y UN DESPUÉS PARA EL MUNDO LABORAL. SEIS EXPERTOS ANALIZAN LOS DESAFÍOS A LOS QUE SE VAN A ENFRENTAR TODOS QUIENES FORMAN PARTE DE LA FUERZA LABORAL. HABRÁ MÁS DESEMPLEO Y LA RECUPERACIÓN NO SERÁ INSTANTÁNEA PASADA LA CRISIS; CAMBIARÁN LAS HABILIDADES NECESARIAS, EN UN MUNDO MÁS AUTOMATIZADO Y DIGITAL; LOS MAYORES PUEDEN VERSE EXPUESTOS A RETIROS FORZADOS Y LOS JÓVENES PODRÁN ASPIRAR A INGRESOS MENORES AL INICIAR SU VIDA LABORAL, Y LA EDUCACIÓN SE CONVIERTE CADA VEZ MÁS EN UN FACTOR DECISIVO

TECHO DE 30%

Teletrabajo:
No sirve para todos

Tras la llegada a Chile del covid-19 y las consecuentes cuarentenas, miles de personas están teletrabajando. El 1 de abril entró en vigencia la legislación que norma esta situación y que establece que la modalidad remota debe acordarse entre empleador y trabajador. Un estudio de la consultora McKinsey, realizado entre el 29 de abril y el 4 de mayo en el país, arrojó que el 49% de los encuesta-dos desempeña sus responsabilidades laborales desde el hogar.

"La Ley de Teletrabajo fue publicada en días, en circunstancias de que estaba en el Congreso desde agosto de 2018. Estamos en una etapa de teletrabajo forzoso y no es una implementación paulatina ni estudiada. Esta tendencia se va a quedar en el futuro", asegura Gabriel Halpern, abogado de PwC.

La ministra del Trabajo, María José Zaldívar, advierte que el tele-trabajo impone desafíos en términos de efectividad y eficiencia en las labores que se realizan a distancia, y también agrega un componente: el tema social. "No obstante se potencie el trabajo a distancia, al mismo tiempo hay que evitar que se pierda la humanidad y el contacto entre las personas, que es muy enriquecedor", plantea.

El encargado para el Cono Sur de la OIT, Fabio Bertranou, alerta que el potencial de la modalidad remota es limitado porque no todas las actividades, servicios y tareas pueden aplicarla. "Para que el teletrabajo sea productivo y beneficioso para los trabajadores no solo requiere ser regulado, sino que también necesita cambios en el comportamiento y las prácticas de las empresas y los trabajadores. Este alcanza su potencial cuando existen culturas organizacionales donde se establecen enfoques basados en resultados y se generen climas de confianza entre jefes y subordinados", dice. A su juicio, un tema clave es que los derechos fundamentales sean respetados: "Por ejemplo, el derecho a desconexión, las condiciones de trabajo seguras en el hogar, protección al ciberacoso, entre otras. De otra forma surgirán consecuencias ergonómicas y otros problemas severos, como el estrés y enfermedades sicosociales".

La economista Andrea Tokman también repara en los límites del trabajo a distancia y coincide en que no es una solución factible para todos. "En la encuesta de la UC del mes pasado, entre los asalariados que en abril teletrabajaron, un abrumante 73% dice que no puede realizar en absoluto o solo muy pocas de sus tareas normales y solo el 15% cree que puede hacerlo igual o mejor que en la oficina. En el mundo se estima en torno al 30% el trabajo posible de realizarse a distancia. Es bueno que tengamos la conciencia de que existe este techo, para no alimentar frustraciones futuras", concluye.

ENTRENAR A LAS PERSONAS DE FORMA MAS INTEGRAL:
Mayor demanda por habilidades "blandas" y digitales

3 Chile desaprovecharía hasta US$ 13 mil millones en crecimiento si no prepara a las personas en habilidades del mercado del futuro. Esa es una de las principales conclusiones que arroja el estudio "Futuro del trabajo en Chile", realizado por Accenture y Fundación País Digital, dado a conocer el 14 de mayo. La investigación advierte que los sistemas de educación y capacitación en Chile no están equipados para enfrentar las demandas del mercado laboral del futuro y que las habilidades que deben desarrollar las personas para mantenerse vigentes son: creatividad e innovación, inteligencia socioemocional, percepción sensorial y el razonamiento complejo.

Según todos los expertos entrevistados, las herramientas más "blandas" son las que marcarán la diferencia. "Las habilidades sociales, más que las cognitivas puras, van a ser las que realmente tendrán el mayor retorno. Vas a tener que competir más y más con la automatización, pero son las habilidades difíciles de poder replicar con una máquina las que entreguen el mayor retorno económico", precisa Sergio Urzúa.

La ministra María José Zaldívar destaca que es clave el desarrollo de competencias para trabajar en equipo a distancia y comunicarse efectivamente. "Lograr empatía y liderazgo en forma remota para conducir equipos es todo un desafío", advierte.

Según la economista Andrea Tokman, habrá que buscar formas de dar mayor seguridad a los trabajadores más vulnerables en épocas de crisis extrema, "para que no tengamos que estar diseñando de cero en la urgencia. Espero que se incluyan gatillos en programas sociales, para que en adelante se pueda llegar más a tiempo, con mejor focalización y una transitoriedad nítida", comenta.

Para Gabriel Halpern, de PwC, no cabe duda de que las habilidades digitales tomarán un protagonismo que hasta ahora no existía.

Y TAMBIÉN CON TRABAJADORES MARGINALMENTE EMPLEADOS:
Lidiar con un desempleo de dos dígitos

Hasta 15,6% se elevó la tasa de desempleo en el Gran Santiago en marzo, según la encuesta que realiza el Centro de Microdatos de la Universidad de Chile. La cifra es la más alta en 35 años y evidencia que, tras más de dos meses con un país funcionando al mínimo, los dos dígitos llegaron para quedarse. Y la Última cifra del INE, para el trimestre móvil febrero-abril, ubicó la tasa nacional en 9% la mayor en la última década.

"Hay que recordar que los datos entregados por el INE son un trimestre móvil que considera semanas disímiles en situación de empleo, dacio el dinamismo de la emergencia como de la puesta en marcha de las medidas de empleo. En ese contexto, aún cuando el desempleo es menor a lo esperado, nos preocupa la evolución del mercado laboral, ya cine la ocupación y la fuerza laboral están cayendo a ritmos alarmantes", explica la ministra del Trabajo, María José Zaldívar.

Sergio Urzúa advierte: "No me sorprendería llegar a un nivel de desempleo por sobre el 15% a nivel nacional en los próximos meses, dado el impacto económico de la situación y a pesar de las medidas de apoyo que se están tomando. Es doloroso, pero hay que ser realistas".

Andrea Tokman estima que el dato oficial no refleja lo fuerte del golpe. La economista sostiene que la cifra esconde a trabajadores marginalmente empleados, con jornadas reducidas o suspendidas, y muchos inactivos que desearían trabajar si hubiera oportunidades. Muchos de ellos tardarán en retomar el ritmo previo de empleo aun cuando se dé por finalizada la emergencia sanitaria.

"Por lo anterior, prefiero mirar las tasas de ocupación en vez del desempleo; la cifra de abril ya muestra una caída fuerte y, ajustada por horas, el efecto es más dramático. Lamentablemente, esto es solo el principio", explica Tokman.

La ministra Zaldívar pone paños fríos e incorpora al análisis la Ley de Protección al Empleo, que ha permitido que aproximadamente 500 mil trabajadores tengan una solución alternativa al despido. "Es la única herramienta que tenemos hoy para evitar que siga aumentando el desempleo", alerta.

A juicio de Fabio Bertranou, de la OIT, debido a que la Ley de Protección al Empleo entrega cobertura del seguro de cesantía a trabajadores sin perder el vínculo laboral, estas personas serán clasificadas por el INE en la categoría "ocupados ausentes". De igual forma, aquellas personas cine no estén buscando activamente empleo, como consecuencia del confinamiento, no cumplirán con Lino de los criterios establecidos para ser consideradas como ocupadas y, por tanto, quedarán clasificadas como parte de la "fuerza de trabajo potencial".

"Una vez pasado el confinamiento, uno esperaría que un segmento importante de este último grupo pase a incrementar la tasa de desocupación si buscan empleo. También sucederá que una parte de las empresas que se acogieron a la Ley de Protección al Empleo no resistirán la crisis y despedirán trabajadores, incrementándose la tasa de desocupación", analiza.

Cuando pase la crisis, el panorama no mejorará de inmediato. "El mediano plazo será complejo, porque no se va a tener la capacidad de ajustar la economía a la velocidad necesaria. La alta tasa de desempleo será la regla durante 2020, más allá del apoyo del Estado y del acceso al seguro de cesantía", enfatiza Sergio Urzúa.

El académico advierte que la recuperación del empleo tendrá muchas trabas, producto de que la legislación laboral ha avanzado hacia una mayor rigidez. "Mientras más rígido el mercado laboral, más lenta es la recuperación y más permanente el daño. En la medida en que el mercado laboral se empiece a ajustar, va a ser muy importante que la legislación acompañe ese cambio, cine no lo frene, sino que lo potencie", concluye.

URGENCIA DE POTENCIAR LAS CARRERAS TÉCNICAS:
Empleos que desaparecen y otros que se transforman

"La oferta de empleo va a cambiar, hay algunos que se van a destruir, otros van a transformarse y otros van a surgir, explica el académico Sergio Urzúa. En su ámbito universitario, ejemplifica que los profesores van a tener una labor distinta, las lecciones se podrán hacer a distancia y el profesor va a contestar preguntas.

Para Fabio Bertranou, de la OIT, "el mercado de trabajo va a cambiar notoriamente". El experto detalla que, a nivel mundial, la OIT ha estimado que están afectados 305 millones de puestos de trabajo, en circunstancias de que la crisis mundial previa, de 2008, afectó a 24 millones de empleos. "Reconstruir el tejido de empresas y las cadenas de suministro seguramente llevará tiempo, y recomponer el empleo incluso más. Pero la historia ha demostrado que las crisis, en algún momento, llegan a su fin. Hay que prepararse para ello y actuar para transitarlas, superarlas y estar bien parados para la recuperación", asegura.

Gabriel Halpem, de PwC, añade que todo lo digital, remoto y lo que tiene que ver con mantener distancia entre personas se verá muy potenciado a futuro. "El mercado de las aplicaciones y tecnología va a tener un boom y ya lo estamos viendo, es de los rubros menos golpeados y no me extrañaría que las empresas empiecen a girar en este sentido. Hay muy poca gente capacitada en Chile en este tema, y es clave potenciar las carreras de educación técnica", sentencia.

RETIRO FORZADO:
El peso de la brecha generacional y los sectores que ganan y pierden

Los trabajadores de más edad, los informales y los rubros relacionados al turismo y recreación serán los más afectados por la pandemia y lo que venga después, según explican los expertos.
"Lamentablemente, va a estar asociado a la edad. Va a haber una generación cine no se subió al carro de la tecnología en su momento y ahí habrá un problema. Los más jóvenes, que han tenido más posibilidades de interactuar con la tecnología y no se asustan frente a la pantalla, van a tener más oportunidades", precisa Sergio Urzúa.

Andrea Tokman alerta: "Quienes inician su actividad laboral en un período recesivo tienen menores ingresos iniciales y un aumento en el tiempo más lento que las generaciones previas y posteriores.

Esta diferencia dura en promedio 10 años, según la literatura empírica. Para los más jóvenes, en tanto, la educación pasará por un período de brechas amplificadas en su calidad, habrá un retroceso enorme en la nivelación necesaria de niños en contextos más vulnerables".

A juicio de la economista, la consecuencia será una mayor desigualdad en esas generaciones también. Y "en el caso de los adultos mayores, que pendían de un hilo del mercado laboral por la obsolescencia de sus habilidades en la era de la digitalización, pueden enfrentarse a un retiro forzado o un camino hacia trabajos más precarios".

Según la ministra María José Zaldívar, la tendencia debiera ser avanzar hacia trabajos con mayor protección o formalidad. "Durante un largo período se fue desformalizando el trabajo, surgió mucho trabajador independiente y a honorarios. Hoy, ante una situación tan compleja como la cine vivimos, es más fácil darles protección a los que están formalizados, porque están identificarlos. Esa es una gran lección".

La autoridad agrega que los sectores más afectados son turismo, comercio, hotelería, pero los que han logrado reinventarse y buscar alternativas a través del uso de tecnología son los que se podrán mantener.

Al respecto, Andrea Tokman agrega que hay otros sectores que se verán afectados en el corto plazo por las cuarentenas y luego por una caída en la demanda de un mundo recesivo. "Industrias muy procíclicas, como construcción y comercio, que además son grandes empleadores, probablemente lo sientan más fuertemente. Y unas pocas menos cíclicas y otras que han ganado en esta crisis, corno los deliveries, marketplaces en línea y las tecnológicas, se verán potenciadas", señala.

Otro sector que resentirá los efectos de la pandemia será todo lo eminentemente presencial. Gabriel Halpern, de PwC, reconoce que en esta ecuación las pymes no cuentan con las espaldas financieras de las grandes empresas, pero una ventaja es que son mucho más flexibles y tienen un espíritu emprendedor, lo que les facilita realizar cambios organizacionales.




ABRUPTA MIGRACIÓN HACIA LO DIGITAL:
Se acelera (aún más) la automatización

El fenómeno de cambiar mano de obra humana por máquinas, y posteriormente por inteligencia artificial, se arrastra desde hace décadas. Ya la Revolución Industrial provocó un antes y un después y hoy, ante la exigencia de limitar el contacto entre seres humanos, el fenómeno seguirá aumentando, adelantan los entendidos en la materia.

"Habrá destrucción de trabajo, a través de la automatización, que ya era un fenómeno inminente y ahora se va a acelerar. Todo el sector retal y las ventas estaban cambiando por la posibilidad de usar el e-commerce. La gente no va a salir a comprar y las tiendas van a ser virtuales", asegura Sergio Urzúa, de la U. de Maryland. A juicio del académico, la automatización va a matar trabajo, pero también ofrecerá oportunidades que van a tomar tiempo en ser una realidad.

Coincide con este análisis Gabriel Halpern, experto en temas laborales de PwC. El abogado adelanta que "habrá una migración forzosa y acelerada hacia lo digital y eso supondrá muchos desafíos para las empresas, cine van a tener que replantearse cómo adaptar su fuerza laboral a este cambio".

Ariel Waltuch, socio de McKinsey en Chile, precisa que la tendencia a la automatización de ciertos empleos debe acelerarse en los próximos años y las empresas deberán desarrollar capacidades internas para la gestión remota de equipos y tareas: "Vemos cambios en la forma del trabajo. Por ejemplo, un call center que migró a remoto por el covid-19 posiblemente decida continuar en esa modalidad".

Abogados valoran medidas de alivio tributario incluidas en el paquete de emergencia por coronavirus

Contáctenos

Síganos en