EL CAMINO HACIA UNA TRANSMISIÓN CONFIABLE Y SEGURA

Fecha: 27-11-2020
Medio: Diario Financiero

El Coordinador Eléctrico Nacional supervisa 212 obras en ejecución, que representan más de US$ 1.665 millones de inversión.

La pandemia del Covid-19 ha tenido enormes repercusiones económicas para el mundo y para Chile, impactando en las inversiones de diversos sectores o en la ejecución de distintas iniciativas.

En materia de transmisión eléctrica, hay matices en el análisis. Mientras que desde el Coordinador Eléctrico Nacional -donde se supervisan 212 obras en ejecución, que representan inversiones por más de US$ 1.665 millones-, dicen que los proyectos han mostrado atrasos acotados, Ignacio Epelde-Aguirre, senior manager de PwC Chile, sostiene que 'vemos en varios clientes que la pandemia ha afectado los plazos de ejecución, costos y rendimientos, dados los confinamientos y medidas de prevención y distanciamiento implementados.

Junto con ello, otro potencial impacto de la pandemia está en proyectos de infraestructura a nivel global, y Chile no debería ser la excepción'.

Con todo, una de las iniciativas más relevantes anunciadas por el Coordinador es la licitación internacional del proyecto Kimal-Lo Aguirre, considerado uno de los principales facilitadores para apoyar el plan de descarbonización de la matriz energética de Chile. Se trata de una megalínea de transmisión en corriente continua (HVDC) de 1.500 kilómetros que, con recursos por US$ 1.200 millones, unirá Antofagasta con Santiago con tecnología de punta, y que se espera esté operativa en 2028.

'Este proyecto tendrá un rol fundamental para el país, como pieza relevante en la descarbonización del sector. Implica desarrollo tecnológico y una demanda de trabajo significativa', señala Javier Bustos, director de Estudios y Regulación de la Asociación de Empresas Eléctricas.

En tanto que desde el Coordinador, acotan que su relevancia y urgencia responde a 'la naturaleza, ubicación y rápido crecimiento de nuestros recursos renovables. Existe un enorme potencial de alta disponibilidad de recursos renovables para la generación de energía en el norte del país, lo que ha propiciado un rápido e intenso desarrollo de proyectos renovables solares y eólicos', agregando que actualmente el sistema de transmisión tiene una extensión de 3.000 kms, que 'se encuentra en configuración radial, lo que significa un alto nivel de flujo de generación de energía hacia la zona central del país a través de una línea de corredor de 500 kV AC, que se encuentra con alta carga a plena carga la mayor parte del tiempo, provocando cierta congestión en algún momento del día'.

Resiliencia del sistema

Aunque hay consenso en que Chile requiere de más redes de transmisión, una de las fortalezas del sistema es su resiliencia, 'lo que se ha demostrado frente a desastres naturales como incendios o terremotos, así como al incorporar ERNC en el primer 20% de la matriz de generación. Durante 2019 el número promedio de horas de interrupción a nivel nacional fue de alrededor de 14 horas (SAIDI, incluyendo fuerza mayor), lo que es muy superior al promedio de la OECD, pero cerca de la mitad de América Latina y el Caribe (en datos de 2015)', señala Ignacio Epelde-Aguirre, de PwC Chile.

La inversión en la red, la forma en que opera el sistema eléctrico, y los criterios de seguridad del despacho, son aspectos clave en su resiliencia, explica la gerenta senior de Energía y Cambio Climático de EY, Carolina Hernández, destacando el rol del Coordinador Eléctrico Nacional, 'con un equipo preocupado 24/7 para mantener un buen sistema eléctrico, bien pensado para evitar colapsos totales o blackouts, y evitar la desconexión de clientes'. Lo que no quita que 'debamos estar pensando en cómo diseñar, optimizar y repensar nuestras redes eléctricas a escenarios futuros más exigentes, por condiciones externas o por los desafíos propios del nuevo mix de generación eléctrica', detalla.

Para ello, es vital la regulación eléctrica, acota Bustos, 'que se haga cargo de la calidad de suministro eléctrico de mejor manera. Para asegurarnos que las inversiones en redes lleguen a tiempo para el proceso de descarbonización y en un marco de adaptación al cambio climático, es muy importante que se actualice la regulación de manera de incentivar a que la infraestructura pueda desarrollarse antes que se produzcan congestiones o fallas en el sistema eléctrico nacional', dice el ejecutivo, agregando que es esencial, por ejemplo, que se incorpore el concepto de adaptación al cambio climático en la regulación eléctrica.

Cambiar el foco

Proveer estabilidad en una matriz con alta penetración de Energías Renovables No Convencionales (ERNC), planificación de largo plazo en un mercado de más actores y tiempos acotados y digitalización de líneas para optimizar activos, son algunos de los desafíos en transmisión eléctrica evidenciados en un reporte lanzado por el Wold Energy Council este año a nivel global, afirma Epelde-Aguirre.

En particular Chile, dice, ya no puede continuar con una estructura en la que la línea de transmisión 'seguía' a los proyectos de generación.

'Hoy, una central fotovoltaica posee tiempos de construcción reducidos y requiere que la línea de transmisión esté disponible antes que la central comience a generar. Esto impone un desafío a la autoridad en la planificación de una infraestructura que fomente las ERNC', afirma, previendo que a futuro se verá 'un sistema más dinámico, sofisticado y flexible, capaz de conectar diversas tecnologías de generación con usuarios más activos, sin descuidar su robustez y resiliencia'.

El Mercurio

Contáctenos

Alejandra Castillo

Coordinadora de Comunicaciones Externas, PwC Chile

Tel: (56) 9 5658 8000

Síganos en