Aumentan las mujeres en el área digital, pero falta visibilizarlas para atraer más talento al rubro

Fecha: 13-01-2020
Medio: El Mercurio

Profesionales de la ciberseguridad, la tecnología y el derecho informático cuentan sus experiencias en un ambiente donde predominan los hombres, explican sus principales desafíos y entregan sus recomendaciones para lograr mayor participación femenina.

En términos laborales, los campos de la ciberseguridad y otros relacionados con la computación siguen siendo mayormente poblados por hombres. Si bien cada año se suman más mujeres a estudiar y trabajar en tecnología, aún falta mucho camino para alcanzar una mayor paridad. ¿Qué se necesita para atraer más mujeres hacia carreras digitales?

¿Qué barreras siguen enfrentando y cómo ha cambiado la relación entre ambos géneros en los últimos años? Para responder a esas preguntas, conversamos con ocho mujeres que se desempeñan en tecnología; entre ellas, varias profesionales destacadas en diciembre por la Alianza Chilena de Ciberseguridad (ACC). Su presidenta, Yerka Yukich, explica que la idea era visibilizar que efectivamente hay mujeres en ese rubro y que las galardonadas fueron elegidas por los seguidores de la ACC en LinkedIn.

Solo cerca de 10% de mujeres en tecnología

La directora de Ingeniería en Ciberseguridad de Inacap, Lidia Herrera (60), indica que de sus estudiantes, solo el 10% es mujer, lo que se condice con el 15% de participación femenina de los trabajos de ciberseguridad que señala existe en Chile. La gerenta de Ciberseguridad de PwC e ingeniera civil telemática de la Universidad Técnica Federico Santa María, Fernanda Mattar (32), recuerda que de hecho, de 60 alumnos en su carrera, seis eran mujeres.

De ellas, terminaron solo tres. Valentina Raddatz (35), ingeniera civil en computación e informática de la Universidad Central, igualmente identifica cerca de 10% de mujeres en su ámbito profesional. Es gerenta de Operaciones de Asimov, firma centrada en el manejo de datos. Es una proporción pequeña, pero antes era mucho menor, recuerdan quienes llevan más tiempo en el rubro, como Yessika Salazar (54), gerenta general de Datco Chile. 'Ahora hay muchísimas más mujeres.

Hasta hace ocho o 10 años era la única gerenta en el ámbito tecnológico, ha cambiado bastante', dice. La situación de minoría trasciende a otras profesiones, cuando se abocan a la informática o ciberseguridad. Pía Vásquez (49) es abogada de la Universidad de Chile, especializada en tecnologías de la información y directora jurídica de Whilolab, comunidad dedicada a la educación en ciberseguridad. Rememora haber sido 'un bicho súper raro' cuando entró a hacer su práctica a una firma de software —en 2003—, porque 'no solamente era la única mujer, toda la plana mayor eran hombres, y todos los que trabajaban ahí programando, instalando o capacitando, eran también varones'.

También hay otras formas de aumentar la proporción femenina. La académica del Departamento de Ciencias de la Computación de la U. de Chile e investigadora del Instituto Milenio Fundamentos de los Datos, Bárbara Poblete (41), destaca a la agrupación de académicas Adelina Gutiérrez, de la Facultad de Ingeniería, que impulsó la adición de 40 cupos extra para mujeres en 2011. 'Había cerca de 17% de mujeres, y aumentó mucho, estamos llegando al 30%', explica.

Ser mujer en el rubro digital

Seguir su carrera 'fue una lucha, porque al principio, desde los estudios, la gente no entendía por qué yo estaba estudiando algo tan varonil', señala Valeria Villalobos (26), analista de Ciberinteligencia en uno de los bancos más importantes del país. Añade que cuando trabajó previamente en consultoría, hubo clientes que la acosaron, o que señalaban cosas como 'esta niña no va a cachar nada'.

'He optado por seguir estudiando e ir tapando bocas, aunque tampoco es el objetivo. El fin es saber', recalca Villalobos. 'Hay dificultades dobles por ser mujer. En la universidad hay profes algo machistas y compañeros que a veces no consideran tu opinión porque eres ‘niña’, o porque enfrentamos los problemas con otra perspectiva', protesta Mattar, quien fue durante cinco años analista en la Agencia Nacional de Inteligencia. La gerenta recuerda, a través de su carrera, haber enfrentado comentarios que apuntaban a que utilizara su atractivo como mujer 'y no las competencias o capacidades que pudiera tener'.

Mattar señala que las jóvenes también enfrentan mayor escepticismo por su edad: 'Cuando se habla de ciberseguridad, esperan a alguien con 15 o 20 años de experiencia... y ven a una ‘niña’. Es complejo pelear con las canas'. 'Hay gente que te mira, por ser mujer, como con lástima. Y otra gente que te mira porque de verdad eres power. Yo siempre dije, ‘yo quiero ser power y quiero lograrlo todo, tenga o no tenga hijos’', enfatiza Villalobos, quien tiene una hija de un año y otra de seis. ¿Cómo lograr imponerse como mujer? 'No es un tema de ser hombre o mujer, es de empoderarse', indica Salazar. No fue fácil, reconoce que era tímida, pero tuvo que 'sacar la voz e imponerse', claro, siempre adquiriendo antes una base de conocimientos sólida. No tenía opción: comenzó su carrera trabajando para Sonda en la mina El Indio, 'donde éramos tres mil hombres y dos mujeres', señala.

Siempre ser una misma

'Por ser mujer tuve hartas malas experiencias', reconoce Vásquez. Destaca, eso sí, que 'para los hombres menores de 30 años el género no es tema'. Los problemas son principalmente con los mayores de 40 años, asegura. Y no siempre por mala intención. 'Quieren de corazón incluir a la mujer, la que aceptaron tiene un valor diferente que agregar. Pero no saben cuál es ese valor', explica la abogada. 'Llaman a incorporar a las mujeres por tener habilidades blandas, ser más pacientes, más generosas.

Tratan de ver nuestro valor, pero lo hacen idealizándonos. E idealizar a una mujer es ponerle una presión muy grande', indica Vásquez. La abogada asegura que, del mismo modo, hay hombres 'que siguen esperando que actuemos como hombres', y que ante cualquier expresión o pensamiento 'muy femenino', lo descartan de plano. Esto es muy negativo, concluye: 'Encuentras la puerta abierta, pero cuando entras y eres tú misma, te descartan (...) muchas se ven obligadas a volverse más agresivas, o un poco más duras, lo que al final es perder tu personalidad. Y no puedes aportar el 100% de lo que tienes. Tienes que dejar un montón de cosas guardadas'.

Comunidades y modelos a seguir

Cuando se trata sobre cómo atraer más mujeres a las carreras digitales, también hay coincidencias. Mattar argumenta que 'la ausencia de mujeres en ciberseguridad se debe a que faltan mujeres en carreras técnicas, porque en la casa no les fomentan el desarrollo científico'. Por lo anterior, añade la ejecutiva, a las niñas desde chicas se les debe enseñar 'que la tecnología también es para ellas, que no muerde. Imagínate, en el colegio un profesor me dijo que yo jamás podría entrar a la Santa María, porque era una universidad súper técnica, y solo hombres salían de ahí'. Las comunidades que reúnen a mujeres del mundo digital, desde las establecidas formalmente hasta grupos de WhatsApp, son muy valoradas. 'Me gustaba la ciberseguridad, pero como no conocía a ninguna mujer que la ejerciera y tendía a ver a puros hombres en el área, me daba un poco de temor', relata Gabriela Sepúlveda (28).

Ser parte del equipo que ganó el Cyber Woman Challenge, una actividad para promover la participación de mujeres en ciberseguridad, le abrió un puesto como analista de seguridad en el CSIRT del Ministerio del Interior Poblete, quien se especializa en ciencia de datos e inteligencia artificial, resalta la importancia de establecer modelos a imitar, lo que se logra visibilizando a las mujeres en tecnología, para que las jóvenes vean que no es un terreno vetado para ellas. Asimismo, 'si tienes una hija y le dices que juegue con las muñecas y no con un computador, no le das todo el abanico disponible', enfatiza Raddatz. 'Las nuevas generaciones tienen la ventaja de que nacen siendo tecnológicos. Hay que mostrarles que con eso pueden vivir y desarrollarse', opina Salazar. Más aún, agrega, 'si haces disponible la tecnología, con un buen plan de difusión desde el Estado y las empresas, yo creo que van a haber más jóvenes autodidactas'. Por otra parte, un atractivo de desempeñarse en tecnología para varias entrevistadas es poder trabajar a distancia.

'La capacidad del teletrabajo es súper importante, sobre todo para quienes somos mamás, y porque si quieres ser autodidacta, puedes estudiar en cualquier lugar del mundo, y no dejar de trabajar', indica Villalobos. Para Vásquez, la maternidad tuvo además otro efecto: 'Me quedé afuera de los happy hour y otras cosas pospega en las que se diseña mucho', explica. Por suerte, agrega, 'los chicos generaron instancias dentro de la jornada de trabajo para seguir compartiendo. Tomarnos un café para hablar de lo que estaban haciendo y en qué estaba yo'. Poblete concluye que 'la computación es una buena carrera para la mujer. Ofrece oportunidades para desarrollarse y es bastante flexible. Muchas veces puedo trabajar desde mi casa, en el horario que necesite hacerlo'.

Aumentan las mujeres en el área digital, pero falta visibilizarlas para atraer más talento al rubro

Contáctenos

Síganos en