78% de los trabajadores prefiere tener una jornada flexible que acatar horario

Fecha: 20-01-2020
Medio: El Mercurio

Los profesionales de entre 25 y 34 años son quienes tienen menos predisposición a tener una jornada fija (40%).

Apropósito del proyecto que busca reducir de 45 a 40 horas semanales la jornada laboral, el cual se encuentra en discusión en el Senado, la consultora Randstad realizó una encuesta a más de 2.800 personas con el fin de evaluar su percepción sobre esta iniciativa y conocer cuáles creen que serán sus implicancias de llegar a ponerse en marcha, además de otras aristas relacionadas con las preferencias de los trabajadores en relación al horario de trabajo.

De acuerdo a los resultados, el 78% señaló que si tuviera la oportunidad de elegir, optaría por una jornada flexible medida sobre la base del cumplimiento de objetivos y no acatando un horario solo porque así lo establece la ley (ver infografía). Natalia Zúñiga, directora de Marketing y Comunicaciones de Randstad, explica que 'más allá de la buena disposición que tengan algunas empresas para hacer modificaciones en este aspecto, la posibilidad de implementar una modalidad por objetivos dependerá de las complejidades de cada compañía, de los estilos de liderazgo, de la capacidad de llevar los indicadores de cada área a métricas justas y reales, de la penetración que tiene la tecnología para facilitar el trabajo a distancia y, sin duda, de aspectos culturales'.

La ejecutiva agrega que en caso de evaluar estas medidas, también entran en juego las características del rubro y las responsabilidades o funciones de determinados cargos, ya que existen posiciones que están más atadas a un horario. Algunos ejemplos son los recepcionistas, secretarias de gerencia y juniors administrativos; lo que también ocurre con industrias como de la salud o del retail. En cuanto a las diferencias por rango etario, los jóvenes de entre 25 y 34 años son los con menor predisposición a tener una jornada fija (40%); seguidos por el grupo de 35 a 44 años (35%), y por aquellos que tienen entre 45 y 55 años (20%). En los profesionales con más de 55 años, la desaprobación hacia un horario fijo cae a solo 5%.

Esta valoración de la elasticidad horaria, según los expertos, se debe especialmente a la independencia y manejo de tiempos que da el trabajo por metas. 'Si, además, tomamos en cuenta que hoy la tecnología permite estar conectado desde cualquier parte, el lugar físico donde se encuentre la persona ya no es un impedimento para realizar correctamente las funciones y deja de ser necesaria la práctica de ‘marcar’ asistencia o firmar un libro', asegura Zúñiga, quien agrega que se debe considerar que la fuerza laboral está cambiando, por lo que 'promover y propiciar este tipo de cambios es fundamental para que las compañías se mantengan competitivas a ojos de los candidatos. De hecho, ya en 2015 se percibía que, en el futuro, un porcentaje significativo de trabajadores serían independientes, pues están buscando más flexibilidad y hacer lo que realmente disfrutan, impulsados por sus principales motivaciones, preocupaciones e intereses'.

El 48,6% cree que su productividad aumentará

Respecto del rendimiento, el 48,6% afirma que con la iniciativa de reducir a 40 horas laborales su productividad aumentará, mientras 44% dice que se mantendrá, y solo 7% que bajará. 'Todas las medidas que vayan en dirección a aumentar la flexibilidad no solo son positivas en términos de incrementar la motivación y el compromiso de los colaboradores, sino que también repercuten en los indicadores de producción, siempre y cuando sean prácticas que vayan acompañadas de una estrategia para medir el rendimiento de los trabajadores, implementando una evaluación de desempeño por resultados cuantitativos y cualitativos que se apegue fielmente al cumplimiento de las metas propuestas, no solo de impacto en el negocio, sino que con el desarrollo de las habilidades que la compañía ha declarado como claves', comenta Zúñiga. Pese a esto, Gabriel Halpern, abogado de Servicios Laborales de PwC Chile, afirma que la disyuntiva sobre si el trabajador está o no una cierta cantidad de horas en la empresa podría resultar irrelevante si existe la convicción de que lo importante es el resultado.

'Para potenciar esto, es fundamental avanzar en medidas para posibilitar y fomentar la flexibilidad de jornada en aquellos sectores pertinentes de la economía; lo que, según los datos, ya ocurre en las áreas de la industria a la que pertenecen los encuestados y en varios países también'. Y es que por parte de los encuestados existe convicción sobre la ventaja de medir la jornada laboral por objetivos en lugar de por horas. 'Además, la evidencia señala que esta forma de prestar servicios no debería afectar la productividad en ciertos sectores, sino que por el contrario, podría incluso maximizarla', añade Halpern.

Pero, contrariamente a lo que opina la mayoría de los encuestados por Randstad, según la Comisión Nacional de Productividad, de aplicarse la reducción horaria, en un horizonte de cuatro a cinco años se produciría una caída de este indicador de 1% a 3,5%, junto a una baja en los salarios mensuales reales de 3% promedio. 'La solución no pasa por la distribución de las horas de la jornada o por tener más o menos tiempo en la oficina, que en Chile ya es bastante, sino por cambiar la mentalidad empresarial, generando una cultura de engagement y trabajo por objetivos. Por esto, es valioso contar con este tipo de información, porque entrega luces sobre la forma de optimizar indicadores de recursos humanos, que son claves en la gestión de personal, como bajar la rotación, mejorar el clima laboral y aumentar la satisfacción de los empleados', dice Zúñiga.


Recuadro

40% de firmas ya cuentan con flexibilización

Pese a que la discusión de reducir la jornada laboral a nivel legislativo recién se está llevando a cabo, ya existen empresas que han querido dar un paso en la materia contando desde hace años con políticas de flexibilización del trabajo. 

Según los resultados de la encuesta aplicada por Randstad, un 40% de los trabajadores dice que su empresa cuenta actualmente con políticas de trabajo flexible, las cuales van desde la posibilidad del teletrabajo hasta el cumplimiento de objetivos por sobre un horario fijo de entrada y salida. 

Natalia Zúñiga, de Randstad, explica que estas iniciativas por parte de los empleadores se pueden dar siempre y cuando se cumplan con requisitos mínimos que permitan la ejecución segura del trabajo a distancia, así como también de los aspectos culturales de las mismas compañías.

78% de los trabajadores prefiere tener una jornada flexible que acatar horario

Contáctenos

Síganos en