“Sienta la fuerza”: La clave está en el instinto, no en los datos

Fecha: 31-10-2019
Medio: El Mercurio

Mientras los modelos generados por computadora inundan los niveles corporativos superiores, es importante recordar que no deberían sustituir a la intuición.

Hace tres años, la firma de contabilidad PricewaterhouseCoopers LLP le pidió a sus altos ejecutivos que observaran su bola de cristal y predijeran cuán dependientes serían del análisis generado por computadora en 2020. La respuesta: mucho más. Obvio. Los datos han inundado el liderazgo corporativo.

Los administradores del Hospital de Niños de Arkansas, por ejemplo, tienen 14 consolas de datos diferentes al alcance de la mano para que les ayuden a acelerar y optimizar la toma de decisión. Numerosos ejecutivos dicen que es hora de que las estadísticas sustituyan a las conjeturas. El jefe ejecutivo de Starbucks Corp., Kevin Johnson, observó que la toma de decisión basada en datos es la mezcla secreta que ha utilizado para que el filtrado de este imperio del café siga siendo óptimo desde la partida de Howard Schultz, el empresario que convirtió el logo de la sirena verde en un ícono global. El auge de los datos, no obstante, no debería significar la caída del instinto.

Más Yoda…

Vea el caso, por ejemplo, del fundador de SoftBank Group Corp., Masayoshi Son, un multimillonario capitalista de riesgo cuyo enfoque se ha descrito como más Yoda y menos Warren Buffett. A él le gusta 'sentir la fuerza' cuando dimensiona una oportunidad. No obstante, mientras la importante apuesta de su Vision Fund por Uber Technologies Inc. y WeWork tiene sus tropiezos, su reputación por valorar el instinto por sobre el análisis del flujo de efectivo ha provocado interrogantes. ¿Un enfoque más disciplinado lo ayudaría a evitar grandes pérdidas? Quizás. Pero la razón de por qué estamos incluso poniendo atención a su predicamento ahora es debido a los grandes triunfos que acumuló antes. En 2013, por ejemplo, cubrí la riesgosa inversión de US$ 1.500 millones de Son en un desconocido creador de juegos móviles finlandés, Supercell.

En ese momento, las personas cercanas a Son me contaron que él sintió una química con su fundador. Los instintos de Son fueron rentables, puesto que vendió su participación en el creador de 'Clash of Clans' por US$ 8.600 millones menos de tres años después. Son no está solo. La investigación muestra que una mayoría de líderes de negocios confía en la intuición por sobre el análisis. El reciente estudio del jefe ejecutivo global de KPMG LLP indica que solo el 35% de ejecutivos confía mucho en los datos de su organización. Dos tercios de ellos han ignorado la información que ha proporcionado el análisis de datos o los modelos computacionales en los últimos tres años, porque contradecía su intuición.

Brad Fisher, líder en EE.UU. de datos y análisis de KPMG, señaló que las compañías que refuerzan sus unidades de análisis también tienen que encontrar formas de agudizar los instintos de los ejecutivos. La intuición de Schultz se ha citado en las escuelas de negocios como la razón de por qué Starbucks entró con éxito en nuevos mercados que expertos aseguraron que serían impenetrables. Asimismo, Bill Belichick, entrenador jefe de New England Patriots, ha sostenido que siempre prefiere 'evaluar lo que veo' por sobre el análisis. Por supuesto, Schultz y Belichik no tendrían suerte si no exploraran informes, estadísticas, pronósticos de crecimiento y datos del mercado. Pero ni uno ni otro está esperando la luz verde de un contador para actuar.

¿Datos infalibles?

¿Por qué? Para los principiantes, los datos se pueden manipular, pueden ser difíciles de interpretar o imposibles de aplicar. Cassie Kozyrkov, científico jefe de decisión de Google (sí, ese cargo existe en Alphabet Inc.), advirtió en un artículo reciente en el Harvard Business Review que los datos no son infalibles.

En forma muy similar a la intuición, son maleables y se pueden distorsionar para confirmar los prejuicios preexistentes. Una dependencia excesiva de los datos también puede entorpecer el intelecto y opacar las habilidades de toma de decisión. Múltiples estudios indican que los gerentes que se sumergen en los datos pierden su habilidad para ver cómo se desarrollan sus decisiones en el mundo real. Yo he conversado con varios capitalistas de riesgo, quienes aseguran que las decisiones por las que aquellos, como Son, son criticados con respecto a We- Work son inevitables. Upfront Ventures, una empresa de Los Angeles, espera que solo un grupo de sus cerca de tres docenas de inversiones cada tres años produzca un ingreso significativo.

Muchas decisiones de inversiones se toman con poca información valiosa con la cual trabajar. 'Estoy mirando fundamentalmente a un jugador de 15 años y proyectando que va a ser el próximo Mickey Mantle', indicó David Brophy, profesor de finanzas de la Escuela de Negocios Ross de la Universidad de Michigan y asesor en estrategias de capital de riesgo y títulos privados. 'Si no resulta, bueno, ese es el porqué lo llaman capital de riesgo', aseveró.

Con el corazón

Jeff Bezos, el fundador de Amazon.com Inc., es famoso por alentar a los empleados a que eviten tomar decisiones sin consultar un sinnúmero de datos. Las compañías que quieren trabajar con el gigante del comercio electrónico saben que no tienen que hacer una propuesta sin abundantes datos para apoyar sus afirmaciones. Sin embargo, Bezos reconoce la necesidad de un instinto confiable. 'Si puede tomar una decisión con análisis, debería hacerlo', manifestó durante un discurso al que asistí el año pasado.

'Pero resulta que en la vida sus decisiones más importantes siempre se toman con instinto e intuición, con el paladar, el corazón', dijo. Los creadores de un naciente Airbnb Inc. utilizaron el cereal de desayuno para atraer al inversionista Paul Graham con el fin de que fuera una tabla de salvación. El fundador del semillero Y Combinator había ayudado a financiar y desarrollar jóvenes firmas tecnológicas, como Dropbox Inc. y DoorDash Inc. Antes de la reunión, los fundadores habían creado Obama O’s y Cap’N McCain’s para la campaña electoral de 2008, vendiendo 500 cajas de cereales a US$ 40 la unidad para ayudar a pagar una carpeta de tarjetas de crédito saturadas.

Pero aún necesitaban más capital. Al final de la reunión con un escéptico Graham, el cofundador del sitio web de Airbnb, Joe Gebbia, le entregó una caja de cereal. 'Le habíamos probado que nos habíamos movido, que teníamos agallas', contó Gebbia años después, mientras reconocía lo débil que era el caso financiero. 'Si pudimos imaginar cómo vender un cereal para desayuno por US$ 40 la caja, podíamos imaginar cómo lograr que nuestro sitio web funcionara'.


Recuadro

MINORÍA Un estudio de KPMG indica que solo el 35% de ejecutivos confía mucho en los datos de su organización.

“Sienta la fuerza”: La clave está en el instinto, no en los datos

Contáctenos

Síganos en