Impacto de la reforma tributaria y la desaceleración en la venta de oficinas

Bárbara Del Campo Abogada de PwC Chile.


A partir de la reforma tributaria, entrarán en vigencia ciertas normas que afectan directamente al sector inmobiliario, y dentro de este rubro se incluye también la venta de oficinas, dado que éstas habían sido un importante foco de inversiones en el último tiempo.

Las modificaciones a la normativa tributaria establecen, entre otros, un nuevo Impuesto a
la Renta que grava las ganancias de capital obtenidas por personas naturales en la venta de inmuebles, también elimina el crédito por el pago del impuesto territorial e incorpora un nuevo hecho gravado con Impuesto al Valor Agregado (IVA) que afecta la venta habitual de inmuebles nuevos o usados. Dichas modificaciones generan cierta incertidumbre en relación al comportamiento que tendrá este segmento una vez que entren en vigencia estos cambios en la forma de tributación.

Al respecto, las decisiones de inversión en oficinas deberán considerar que, a partir del año 2017 la reforma tributaria limita parcialmente la exención al mayor valor obtenido en la venta de inmuebles por personas naturales, constituyendo un ingreso no renta únicamente la parte de la ganancia que no exceda de 8.000 UF, sin importar el número de bienes raíces que posea la persona, quedando el exceso gravado de acuerdo a las reglas generales, o bien, con un impuesto único y sustitutivo de 10%.
Por otra parte, quizás la modificación más importante entra en vigencia el año 2016, y dice relación con el nuevo hecho gravado de IVA en la venta habitual de inmuebles. Para ello, sólo será necesario que el vendedor sea habitual para que esté afecto impuesto. En relación con la venta de oficinas, cabe destacar que se configura un caso de presunción de hahitualidad, cuando hay una subdivisión o venta de edificios por pisos o departamentos y entre la adquisición o construcción y la enajenación transcurrieron menos de cuatro años.

Es así corno siendo un impuesto que debe soportar el comprador, probablemente este 19% adicional, conllevará un aumento en el valor del inmueble, y sin duda este aumento de costo repercutirá en las decisiones de los compradores. Adicionalmente a las modificaciones a la Ley de IVA, se incorporan otros cambios con la reforma, que también implicarían un aumento del precio de los inmuebles. Esto es, el crédito especial que se les otorga a las empresas constructoras que les permitía disminuir su tributación, por las viviendas hasta 4.500 UF. Dicho crédito se modifica paulatinamente, quedando sólo para viviendas de hasta 2.000 UF, lo que probablemente conllevará que las constructoras traspasen este mayor costo a los precios de los inmuebles.

Por último, la reforma tributaria también considera un aumento de las tasas de Impuesto de Timbres y Estampillas, con lo cual ese gravamen en el caso de un crédito hipotecario sube de un 0,4% a un 0,8% del valor de la venta.

Las modificaciones señaladas anteriormente claramente afectarán las inversiones y las operaciones del mercado de las oficinas del país, ya que estos aumentos en la carga impositiva del negocio inmobiliario podrían no promover la adquisición de oficinas para su arriendo o venta.

Frente a este escenario, parece aconsejable planificar las futuras transacciones que involucren inmuebles durante este año, en que las modificaciones aún no entran en vigencia.

Contact us

Síganos