Capital Humano: Cuatro miradas a la reforma laboral

Michel Laurie, Senior Manager de PwC Chile

  1. En los términos en que está planteada, la reforma laboral debería generar un fortalecimiento de los sindicatos y un aumento en el número y cobertura de las negociaciones colectivas. Si eso implicará un mejoramiento en las relaciones laborales, no es algo que se pueda contestar de antemano, sino que se verá una vez que entre en vigencia la reforma.
  2. Destaco los puntos que pueden ser más complejos y conflictivos: El primero, la eliminación de los grupos negociadores en empresas donde exista un sindicato. Con esto se les está diciendo indirectamente a los trabajadores: “O se incorporan al sindicato que existe en la empresa o forman otro”. Como segundo está la eliminación de la facultad del empleador de extender los beneficios a trabajadores que no negociaron, posibilitando que la extensión sea pactada con el sindicato que negoció. Esto crea el incentivo para que el sindicato suba el piso de negociación con el empleador y si antes recibía un 75% de la cuota sindical, ahora puede recibir el 100%. Esto hará que quien no está sindicalizado piense derechamente en hacerlo. En tercer lugar, la eliminación del reemplazo en huelga y el establecimiento de servicios mínimos. Existen varias empresas cuya paralización total significaría el colapso de una ciudad, por ejemplo, el metro. El proyecto no se hace cargo de esta materia, en circunstancias que resulta algo evidente.
  3. El Gobierno ha dicho que quiere más sindicatos y más negociación colectiva. Creo que ese enfoque está errado. Desde 2001, distintos gobiernos han generado cambios en la legislación laboral que tienden a lo mismo, pero la afiliación sindical sigue estancada desde 1990. Creo que los sindicatos no pueden seguir endosando la responsabilidad de la baja afiliación sindical a la legislación laboral y de aprobarse estos cambios legales, la pelota quedará en su cancha: si no aumenta significativamente el número de trabajadores sindicalizados, ya no tendrán a quién culpar.
  4. Los sindicatos no han hecho una autocrítica sobre las razones de por qué no logran seducir a los trabajadores a sindicalizarse. Eso no depende de la ley laboral vigente, sino de la identificación, legitimidad, el sentirse parte de una organización sindical que represente adecuadamente los intereses del nuevo trabajador ciudadano, que es distinto del que existía en las décadas de los 80 y 90.

Contact us

Síganos