Las urgencias pasan

Ernesto Ríos

Fecha: 24-09-2018
Medio: El Mercurio

Francisco Selamé, socio líder de PwC Chile.

Como es de todos conocido, durante el año 2014 se inició en Chile un proceso de reforma tributaria que se caracterizó por la urgencia casi frenética en su elaboración y posterior aprobación.

No obstante su complejidad y vastos alcances, el proyecto fue elaborado en la más estricta reserva, por un reducido grupo de personas; aprobado sin mayor análisis y en tiempo récord por la Cámara de Diputados; y, re escrito, gracias a un esfuerzo maratónico, por el Senado, pero con dos plumas antagónicas y entre gallos y medianoche.

Fruto de un consenso irreflexivo y obtenido a regañadientes y como era previsible, desde su misma aprobación, nuestro sistema tributario ha estado mirándose a sí mismo en una especie de catarsis permanente. Lo anterior se ha traducido en modificaciones sucesivas de normas que incluso nunca llegaron a estar vigentes y en un esfuerzo desmedido y sin precedentes de la administración, los contribuyentes y los operadores del sistema por hacerlo inteligible y facilitar el cumplimiento tributario.

Como en el aguafuerte de Goya “Ya es hora”, de la serie “Los caprichos”, en que un grupo de personas bostezan de manera terrible y gritan, es tiempo de abandonar demonios y letargo intelectual, con sentido de país y sin urgencias, acordar ampliamente y de una vez un sistema tributario de reglas razonables, equilibradas y permanentes.

Cuando nuestro premio nacional de Arte Israel Roa retrató en su pintura "18 de septiembre" la celebración popular de esta fiesta, nos transmitió, como buen exponente del expresionismo, una sensación de desenfado, despreocupación y alegría.

Lo cierto es que sumado a todo el contenido que ya tiene esta celebración y del cual en parte se hace cargo nuestro pintor, debe sumársele su gran significación tributaria y su importante efecto recaudatorio.

Mayor tributación a la renta por los aguinaldos y los infaltables gastos rechazados, porque las celebraciones no generan renta sino para el erario. Mayor recaudación de IVA por el incremento del consumo desde los volantines, la ropa huasa, la carne y las empanadas, y del impuesto a las bebidas que grava al pisco, al pipeño, a la chicha y a la granadina.

Así las cosas, solo falta una cueca que celebre y engalane la fiesta del fisco.
Las urgencias pasan

Contact us

Marketing y Comunicaciones
Chile, PwC Chile
Email

Contact us

Marketing y Comunicaciones
Chile
Email

Síganos