La Renta Infusa

Francisco Selamé Socio líder Área Legal y Tributaria PwC Chile.

Aquellos que pensaron que la renta atribuida estaba al límite del surrealismo tributario nacional, se equivocaron. Desde hace ya muchísimos años y al margen de la intención originaria del legislador-que al establecer el tratamiento tributario de los gastos rechazados, sólo pretendía gravar los retiros encubiertos o indirectos de los socios o accionistas de sociedades-, la administración tributaria y los tribunales de justicia han estado construyendo un revolucionario concepto de renta: la Renta Infusa, es decir aquella que se obtiene sin necesidad de incurrir en gastos, como por una mera gracia o don.

De esta manera, basándose en una interpretación extremadamente formal de la palabra “necesario”, los cultores de esta nueva concepción han ido restringiendo cada vez más el concepto de gasto deducible en la determinación de la renta líquida imponible sujeta al impuesto de primera categoría; y por esta vía y paralelamente extendiendo la tributación de los gastos realizados por el contribuyente, que no se vinculen de manera muy directa con la generación de la renta, aunque sean claramente propios de la gestión empresarial.

Así, quienes desafiando la Renta Infusa, realizan desembolsos para atacar o defenderse judicialmente, pagan gastos de arbitraje, remuneran servicios a asesores financieros, auditores y abogados o incurren en cualquier otra excentricidad fiscal, arriesgan, sin importar los efectos de sobre o doble imposición que se produzcan, ser severamente castigados con las más altas tasas de todo el sistema, por los celosos guardianes de esta innovadora noción.

Fecha: 2016-09-08
Medio: El Mercurio

 

CARLOS VERGARA Socio del área Legal y Tributaria de PwC Chile
CARLOS VERGARA Socio del área Legal y Tributaria de PwC Chile
CARLOS VERGARA Socio del área Legal y Tributaria de PwC Chile

Contact us

Síganos