Cultura: Un futuro que integra personas con tecnología

Pablo Gómez

Fecha: 06-02-2019
Medio: El Mercurio

Pablo Gómez, Director de Consultoría en Personas y Organizaciones de PwC Chile.

Cambiar o transformar la cultura de las organizaciones puede ser, hoy, uno de los desafíos que más dolores de cabeza causa a los gerentes generales, fundamentalmente por los crecientes problemas que los CEOs están visualizando para reclutar y atraer talentos.

El 34% de los gerentes generales cree que la disponibilidad de habilidades claves en sus equipos es una de las 10 mayores amenazas para el crecimiento en 2019. Entonces, si la evolución cultural es la clave del éxito en un mundo en que todo se transforma en lo digital,¿por qué no todos lo logran? Hemos observado algunos aspectos que se repiten y conspiran para conseguir los resultados que se esperan en nuestros clientes:

  • Partir por la tecnología, no las personas: un axioma de la transformación digital es que lo que se transforma son las personas y, a partir de ellas, el uso de la tecnología. No conocer a cabalidad las habilidades, competencias y aspiraciones de nuestros equipos es el camino más seguro hacia costosos procesos de cambio que no alcanzan sus objetivos.

  • No visualizar el impacto cultural en las iniciativas digitales: la adopción de lo digital y la integración de prácticas de analítica, siempre se basa en que las personas estén dispuestas a convertir una herramienta nueva en parte de su día a día. Muchas veces corremos a implementar sistemas y prácticas, pero no apreciamos en qué cantidad se va a integrar (o disrumpir) la cultura de nuestras organizaciones.

  • Pensar que el cambio es rápido: la implantación de tecnologías implica procesos de transformación prolongada, lo que demanda, no solo recursos económicos importantes, sino que una clara fuerza de voluntad para mantener el esfuerzo en el tiempo. En este sentido, la transformación digital es más una maratón que una carrera de 100 metros.

  • No mostrar la importancia y prioridad de la cultura: en muchas ocasiones, la relevancia que el esfuerzo de evolución tiene queda a nivel de directorio o de gerentes de primera línea; se habla mucho de su prioridad, pero no se observa cómo esto es importante para la organización.


Es fundamental realizar actos simbólicos, visibles y consistentes que reflejen los comportamientos claves y el impacto de la cultura en el negocio. De otra forma, la cultura es 'uno más' entre los proyectos del momento.

CONCLUSIÓN

Actuar hacia las personas, integrando una mirada de la cultura, en forma ágil y decidida es la clave para enfrentar un proceso de transformación digital exitoso; desde la cultura que poseemos, con nuestros equipos y mirando hacia el futuro que integra personas con tecnología.

 

En la industria 4.0, el poder lo tienen los datos

Contact us

Marketing y Comunicaciones

Chile, PwC Chile

Síganos