Compromiso pendiente

Gonzalo Schmidt Socio Área Legal y Tributaria PwC Chile.

Uno de los compromisos asumidos en el marco de la tramitación de la reforma tributaria entre el Ministerio de Hacienda y los miembros de la Comisión de Hacienda del Senado, fue el perfeccionamiento de la justicia tributaria y aduanera. Lo anterior, de manera que esta justicia especializada pudiera hacer frente y responder eficazmente a los evidentes desafíos y necesidades que se presentarán durante los próximos años.

Sin perjuicio de lo anterior, este compromiso aún no se cumple, puesto que hasta la fecha, esta reforma a la justicia tributaria sigue pendiente en el Congreso.

El proyecto de ley incorpora interesantes modificaciones, tales como un aumento en la planta de funcionarios de los Tribunales, ciertos cambios a los recursos administrativos como forma de solución previa a la entrada de un juicio tributario, la posibilidad de que los contribuyentes puedan conciliar en juicio y llegar a acuerdos con el SII respecto de ciertas materias en conflicto, así como también la tramitación electrónica de las causas.

Si bien habrá que revisar el texto definitivo de la ley, el proyecto parece avanzar en el camino correcto. En efecto, estas medidas podrían ser de gran utilidad para reducir los plazos de tramitación de los juicios tributarios, los que actualmente pueden demorar más de 3 años antes de alcanzar una sentencia de primera instancia. Asimismo, la conciliación en juicio con el SII, de concretarse, podría ser una excelente iniciativa para buscar una salida alternativa y expedita a ciertas controversias que actualmente, por el sistema imperante, se alargan innecesariamente. Sobre este punto, conviene no olvidar que las diferencias de impuestos morosos generan por ley un interés penal de un 1,5% mensual (18% al año), razón por la que a la hora de litigar con el fisco, un procedimiento expedito no deja de ser un tema relevante.

Esperemos que este compromiso pendiente se concrete pronto, de manera de agilizar y perfeccionar la justicia tributaria, con mayores derechos, garantías y certeza jurídica para los contribuyentes. Sobretodo, ahora que se espera un aumento importante en la judicialización de las controversias tributarias producto de las incertidumbres que supone la implementación de la reforma tributaria más importante de los últimos años.

Fecha: 2016-12-22
Medio: El Mercurio - Educación para La Reforma

 

CARLOS VERGARA Socio del área Legal y Tributaria de PwC Chile
CARLOS VERGARA Socio del área Legal y Tributaria de PwC Chile
CARLOS VERGARA Socio del área Legal y Tributaria de PwC Chile
La puesta en marcha de un nuevo régimen impositivo demandará a los contribuyentes y asesores un acabado conocimiento del tema.
Las pirámides de Giza se construyeron por los campesinos pobres que no podían pagar tributos en dinero. En Francia medieval la corvée obligaba a los vasallos a aportar su trabajo al señor feudal y actualmente un decreto en Venezuela exige realizar labores agrícolas gratuitamente.

El Estado liberal sustituyó esta imposición arcaica y vejatoria por un impuesto al trabajo. Sin embargo, bajo este mecanismo las personas continúan indirectamente laborando para el Estado, lo que llevó a Tolstoi a considerarlo una forma moderna de esclavitud.

En Estados Unidos existe el Tax Freedom Day , que marca el día exacto del año en que un contribuyente, habiendo trabajado lo suficiente para pagar sus impuestos, comienza a hacerlo exclusivamente para sí.

En Chile deberíamos celebrar la próxima rebaja del impuesto, un aspecto muy positivo de la reforma.
Uno de los compromisos asumidos en el marco de la tramitación de la reforma tributaria entre el Ministerio de Hacienda y los miembros de la Comisión de Hacienda del Senado, fue el perfeccionamiento de la justicia tributaria y aduanera. Lo anterior, de manera que esta justicia especializada pudiera hacer frente y responder eficazmente a los evidentes desafíos y necesidades que se presentarán durante los próximos años.

Sin perjuicio de lo anterior, este compromiso aún no se cumple, puesto que hasta la fecha, esta reforma a la justicia tributaria sigue pendiente en el Congreso.

El proyecto de ley incorpora interesantes modificaciones, tales como un aumento en la planta de funcionarios de los Tribunales, ciertos cambios a los recursos administrativos como forma de solución previa a la entrada de un juicio tributario, la posibilidad de que los contribuyentes puedan conciliar en juicio y llegar a acuerdos con el SII respecto de ciertas materias en conflicto, así como también la tramitación electrónica de las causas.

Si bien habrá que revisar el texto definitivo de la ley, el proyecto parece avanzar en el camino correcto. En efecto, estas medidas podrían ser de gran utilidad para reducir los plazos de tramitación de los juicios tributarios, los que actualmente pueden demorar más de 3 años antes de alcanzar una sentencia de primera instancia. Asimismo, la conciliación en juicio con el SII, de concretarse, podría ser una excelente iniciativa para buscar una salida alternativa y expedita a ciertas controversias que actualmente, por el sistema imperante, se alargan innecesariamente. Sobre este punto, conviene no olvidar que las diferencias de impuestos morosos generan por ley un interés penal de un 1,5% mensual (18% al año), razón por la que a la hora de litigar con el fisco, un procedimiento expedito no deja de ser un tema relevante.

Esperemos que este compromiso pendiente se concrete pronto, de manera de agilizar y perfeccionar la justicia tributaria, con mayores derechos, garantías y certeza jurídica para los contribuyentes. Sobretodo, ahora que se espera un aumento importante en la judicialización de las controversias tributarias producto de las incertidumbres que supone la implementación de la reforma tributaria más importante de los últimos años.

Fecha: 2016-12-22
Medio: El Mercurio - Educación para La Reforma

Contact us

Síganos