Compromiso país ¿compromiso de todos?

Alejandra Ramírez, consultora de Sustainability & Climate Change en PwC PwC Chile.

En relación a la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2015 (COP21), que busca lograr un compromiso internacional y vinculante en la reducción de gases de efecto invernadero (GEI) de todos los países miembro; Chile ha presentado su compromiso de reducción de emisiones de GEI al año 2030 de un 30% menos de toneladas de CO2 por unidad de PIB, respecto al año 2007.

Dicha meta está definida como “meta de intensidad”, porque considera que el crecimiento del país va ligado a las emisiones de GEI y refuerza el compromiso voluntario del año 2010 de reducción de un 20% de las emisiones GEI proyectadas a 2020, respecto al escenario base del año 2007. Adicionalmente, se incluye el compromiso del sector forestal de recuperación de 100.000 hectáreas de bosque, principalmente nativo..

Para lograr esta meta, se están desarrollando distintas medidas de mitigación de emisiones, como la exigencia que para el año 2025 el 20% de las inyecciones de energía provengan de Energías Renovables No Convencionales (ERNC); impuesto para fuentes fijas de 5 US$ por tonelada de CO2 para calderas y turbinas con potencia superior a 50MWt; impuesto a las emisiones de CO2 de vehículos livianos nuevos y elaboración del Plan de Acción Nacional de Cambio Climático 2016-2021, entre otras.

¿Pero qué opinan las empresas respecto a estos anuncios, lo ven realmente como una motivación para reducir sus emisiones de GEI?

De acuerdo al estudio “CEO pulse: Climate Change” de PwC Global, realizado en julio de 2015 a 142 CEOs de Europa, Latinoamérica, Asia Pacífico, África, Norteamérica y el Medio Oriente, los acuerdos vinculantes no son un impulsor para tomar acciones frente al cambio climático (54%), a diferencia del efecto que tiene una mayor conciencia del público en el cambio climático (80%) y del desarrollo de una política de gobierno clara y consistente a largo plazo (77%).

Por otro lado, el estudio revela la opinión que tienen los CEOs respecto a los riesgos del cambio climático en sus negocios. El principal impacto lo ven en el costo de la energía (61%), seguido por el riesgo de nuevas regulaciones de cambio climático (56%), reafirmando la incertidumbre que existe en este tema.

En ese sentido, el compromiso declarado por Chile debe ir en conjunto con una regulación clara, coherente y de largo plazo para eliminar la incertidumbre del mercado, apoyada por mecanismos definidos y que, paralelamente, aumenten la conciencia pública para así aumentar la presión de parte de los consumidores. De esta forma, las empresas se esforzarán en seguir una estrategia baja de carbono, con productos, servicios y soluciones amigables con el cambio climático y el medio ambiente.

Fecha: 2015-10-30
Medio:www.sustentare.cl

Contact us

Síganos