13, la suerte no existe, los números no mienten

 Michel Laurie, Senior Manager de PwC Chile. El Mostrador Mercados

Michel Laurie, Senior Manager de PwC Chile. El Mostrador Mercados

Los números no mienten y en las Huelgas Ilegales o de hecho, estuvieron comprendidos casi 13 veces más trabajadores que en las huelgas legales.

Cuando se presentó el proyecto de Reforma Laboral se nos dijo que una de las intenciones de este proyecto era poder dar respuesta y canalizar conflictos que, de acuerdo con la legislación actual, no estaban siendo canalizados adecuadamente por la legislación laboral vigente.
 

Se dijo también que la vía por la cual los trabajadores podrían obtener una mejora en las condiciones de trabajo sería a través del fortalecimiento de la negociación colectiva y de los sindicatos.

Para partir, una cifra: la Tasa de Sindicalización en Chile es de un 12%, aproximadamente.

Recientemente se ha publicado un estudio del Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social (COES), denominado “Informe Anual de Huelgas Laborales en Chile Año 2014”,  que señala que, durante el año 2014, hubo 367 huelgas, de las cuales 193 fueron huelgas legales dentro del marco de una negociación colectiva y 174 fueron huelgas ilegales o de hecho. En las Huelgas Legales estuvieron comprendidos 44.128 trabajadores y en las Huelgas Ilegales o de hecho 562.278 trabajadores.

Los números no mienten y en las Huelgas Ilegales o de hecho, estuvieron comprendidos casi 13 veces más trabajadores que en las huelgas legales.

Se entiende por huelga legal aquella que se da dentro del proceso de negociación colectiva reglada a nivel de empresa. Los funcionarios públicos se rigen por el Estatuto Administrativo, el cual no contempla la figura de la huelga.

Lo anterior quiere decir que gran parte de las huelgas ilegales no estarán “reguladas”, por las nuevas normas que plantea el proyecto de Reforma Laboral, pues este proyecto no se pronuncia sobre normas contenidas en el Estatuto Administrativo.

Estos números me llevan a otro tema: la representatividad de las organizaciones que hoy aparecen llevando adelante las conversaciones por la Reforma Laboral con las autoridades. Según la última encuesta ENCLA de la Dirección del Trabajo, de la totalidad de sindicatos existentes en el país, un 1,7% está afiliado a la Central Autónoma de Trabajadores (CAT), un 0,8% a la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) y un 28,3% es parte de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y, mayoritariamente, un 68%, no suscribe a ningún organismo superior (Federaciones, Confederaciones, Centrales Sindicales).

Si se considera que en la CUT están suscritos cerca de 700 mil trabajadores (la mayoría del sector público)  –cifra aproximada que aparece en las actas de la última votación de 2012–, la multisindical representaría a un 8,8% del universo laboral total del país. Es decir, más de un 90 % de los trabajadores del país NO está en la CUT.

Considerando todo lo anterior, yo me pregunto si no sería mejor hacer un cambio radical en el enfoque que se le está dando a la Reforma Laboral y plantear derechamente cambios legales en materia laboral que abarquen al sector público, dejando atrás el argumento planteado por las autoridades de que necesariamente, a través del fortalecimiento de la negociación colectiva, los trabajadores obtendrán más y mejores beneficios. El desafío está planteado, los números no mienten y un cambio radical de enfoque beneficiaría a muchísimos más trabajadores.

Fecha: 2015-07-20
Medio: El Mostrador 

Contact us

Síganos