Skip to content Skip to footer
Search

Women in Work 2021

Cómo el COVID-19 ha impactado la fuerza laboral femenina

#WomenInWork

OCDE

Chile es el país que muestra la mayor caída en el puntaje total, retrocediendo un 13%

Desempleo

Chile tiene la tercera tasa de desempleo femenina más alta de la OCDE: 11,81%

Participación femenina

La tasa de participación femenina en la fuerza laboral llega al 44,9%, lejos del 58% logrado hace apenas un año.

Women in Work 2021 fue realizado por Strategy&, unidad de negocio de consultoría de estrategia de PwC.

El Día Internacional de la Mujer 2021 es una oportunidad para que celebremos los éxitos que las mujeres han logrado en el lugar de trabajo. Sin embargo, el COVID-19 ha hecho este proceso más lento de lo que se esperaba, convirtiéndose en una amenaza para alcanzar la igualdad de género en la OCDE, ya que las mujeres han sido las más afectadas por la pandemia.

Si no se hace nada para abordar directamente el impacto de la pandemia que muestran las desigualdades de género preexistentes, más mujeres dejarán la fuerza laboral de forma permanente. Los daños pueden tardar años en repararse. Nuestro análisis refleja que la OCDE no se pondrá al día con su camino de crecimiento de la igualdad prepandémico hasta 2030.

Ł48bn Annual boost to the UK economy from increasing the proportion of women in work.

Se puede ganar un gran premio acelerando el progreso: nuestro índice muestra que el aumento de las tasas de empleo femenino en la OCDE podría impulsar el Producto Interno Bruto (PIB) de la OCDE en $6 billones, mientras que cerrar la brecha salarial de género podría impulsar el PIB de la OCDE en $2 billones. 

En PwC promovemos y alentamos a mujeres y hombres de todo el mundo a #elegir desafiar las desigualdades de género y los prejuicios hacia las mujeres en el trabajo.

A continuación, explore los hallazgos claves de la investigación y descubra más sobre cómo los gobiernos y las organizaciones pueden ayudar a mejorar estos índices preocupantes, con el fin aportar a una recuperación económica sostenible e inclusiva después del COVID-19. 

 

Ł48bn Annual boost to the UK economy from increasing the proportion of women in work.

El progreso de las mujeres en el trabajo podría volver a los niveles de 2017 para fines de 2021 como resultado de la pandemia del COVID-19, según el informe Women in Work 2021, índice -realizado por PwC- que mide el empoderamiento económico de las mujeres en 33 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). La evidencia que emerge a nivel mundial es que las mujeres sienten de manera desproporcionada el daño del COVID-19 y las políticas de respuesta y recuperación de sus respectivos gobiernos.

Los cinco indicadores que componen el índice son: la brecha salarial de género, la participación femenina en la fuerza laboral, la brecha entre la participación masculina y femenina en la fuerza laboral, el desempleo femenino y la tasa de empleo femenino a tiempo completo

A nivel OCDE, Chile es el país que muestra la mayor caída en el puntaje total, retrocediendo un 13% y quedando en la posición 31 de 33 naciones. Asimismo, el puntaje total alcanzado por nuestro país (42,7) lo deja en un nivel equivalente al obtenido en 2011. 

De acuerdo con los datos, Chile tiene la tercera tasa de desempleo femenino más alta de la OCDE (11,81%), sólo superada por Grecia (20,5%) y España (18,4%). 

Mientras que la tasa de participación femenina en la fuerza laboral llega al 44,9%, lejos del 58% logrado hace apenas un año atrás. 

¿Cómo afecta el COVID-19 a las mujeres en el trabajo?

Durante nueve años, los países de la OCDE lograron avances consistentes en el empoderamiento económico de las mujeres. Sin embargo, debido al COVID-19, esta tendencia ahora se revertirá, y se estima que el índice caerá 2,1 puntos entre 2019 y 2021, según el análisis realizado. El índice no comenzará a recuperarse hasta 2022, donde debería hacerlo en 0,8 puntos.

Para reparar el daño causado por el COVID-19 a las mujeres en el trabajo, incluso para 2030, el progreso hacia la igualdad de género debe ser dos veces más rápido que su tasa histórica.

 

 

Trabajando juntos para promover la igualdad de género laboral

Llevar a cabo evaluaciones de impacto de igualdad y presupuestos de género para garantizar que las políticas protejan mejor a las mujeres y otros grupos marginados en el mercado laboral y no las pongan en mayor desventaja. 

Esto ayudará a crear políticas más justas y efectivas para la recuperación del COVID-19 y crisis futuras.

Para que las mujeres participen de manera óptima en el mercado laboral abordando las desigualdades sociales de género subyacentes.

Los gobiernos, los responsables de las políticas públicas y las empresas deberían centrarse en reconocer el enorme valor del trabajo de cuidados no remunerado realizado por mujeres y tomar medidas para reducir la carga de cuidados no remunerados de las mujeres, a través de políticas como la licencia parental remunerada compartida, el acceso asequible al cuidado de los niños y opciones laborales flexibles. Tanto mujeres como hombres.

Si las mujeres abandonan el mercado laboral o reducen sus horas de trabajo debido a COVID-19, particularmente aquellas en roles corporativos mejor remunerados, entonces las brechas salariales de género existentes pueden aumentar. 

Los gobiernos, los responsables de las políticas públicas y las empresas deben tomar medidas para cerrar las brechas salariales de género exigiendo informes sobre las brechas salariales de género, compensando el trabajo de mujeres y hombres por igual en (y dentro) de las industrias, e implementando planes de acción de género efectivos en el lugar de trabajo, para apoyar y potenciar el progreso de la mujer.

Si la recuperación del COVID-19 es para apoyar y empoderar de manera significativa a las mujeres en el mercado laboral, necesitan poder acceder a trabajos productivos, satisfactorios, sostenibles y bien remunerados. 

Estas oportunidades existen en sectores de alto crecimiento. Por lo tanto, los gobiernos, los responsables de las políticas públicas y las empresas deberían centrarse en volver a capacitar y mejorar las habilidades de las mujeres para acceder a puestos de trabajo en áreas de crecimiento como digital, inteligencia artificial, energías renovables y economía verde. 

Los esquemas de apoyo financiero para mujeres emprendedoras y nuevas empresas lideradas por mujeres en estos sectores también brindarán grandes beneficios para el empoderamiento económico de las mujeres y aumentarán la productividad de la economía. Esto ayudará a establecer las condiciones necesarias para avanzar hacia la paridad de género a largo plazo.

Contáctenos

Marketing y Comunicaciones

Chile, PwC Chile

Síganos en