Se avanzó en un año difícil: lo que nos dejó el 2013

Diario Gestión
Alfredo Remy
Director de Consultoría de Negocios
Diciembre 2013

 

El sector fue impactado en el 2013 por la caída de los precios de los metales y por el aumento de los costos de producción. Los precios fueron impactados por varios factores: la situación política de Italia, la crisis bancaria de Chipre, la falta de definición del Congreso de EE.UU. sobre el recorte automático del gasto y la elevación del límite de la deuda pública, las medidas de China para evitar una burbuja inmobiliaria y la desaceleración de su economía en la primera mitad del año, la recomposición de portafolios por parte de fondos de inversión y las expectativas de un menor estímulo por parte de la FED.

 

¿Qué pasó en Perú?

A nivel macro, el PBI de la minería metálica registró un crecimiento de 0.6% entre enero y setiembre, frente al mismo periodo del año anterior. El cobre contribuyó a la expansión con un incremento de 7.81%, el zinc con 4.12%, la plata con 2.35% y el plomo con 2.88%, según el INEI. Pero la producción de oro tuvo un desarrollo poco favorable, tras caer en 7.9%, al igual que el hierro, cuya producción se redujo en 6.27%

El 2013 se inicia con un Perú atractivo para la exploración. De acuerdo al reporte internacional de Metals Economics Group, ocupa el sexto lugar en gasto en exploración a nivel mundial, y el tercer lugar a nivel de América Latina en inversión en exploración, luego de México y Chile.

Las inversiones mineras este año, de acuerdo a la SNMPE, cerrarán en aproximadamente US$ 9 mil millones, excediendo el valor de US$ 8,500 millones del 2012. La producción en el Perú aumentó debido al aporte de diversas operaciones que entraron en funcionamiento o registraron una mayor actividad extractiva

Pero las exportaciones entre enero y setiembre del 2013 cayeron 11.4%, frente al mismo periodo del 2012, a US$ 17,248 millones, según el BCRP. Por otro lado, la caída de precios y el aumento de costos de producción impulsaron a muchas operaciones a implementar programas de reducción de costos, refinanciar deudas, cancelar o posponer proyectos de expansión, exploración o incluso el cierre de unidades. En el 2013 se iniciaron nuevas operaciones como Toromocho de Chinalco, con una inversión de US$4,820 millones, que termina el año con buenas perspectivas en niveles de producción para el 2014. Por otro lado, el 2013 también nos deja con algunos proyectos que aún se encuentran paralizados. Entre ellos, Conga y Tía María, ambos con conflictos sociales y en busca de llegar a acuerdos que satisfagan a las partes afectadas. Podríamos decir también que el 2013 es el año de la búsqueda de la formalización de la minería informal y el inicio de la erradicación de la minería ilegal, la cual ocasiona daños ambientales de gran envergadura. Falta mucho por hacer en este terreno y no se debe restar importancia al impacto social que dichas acciones van a tener.

Finalmente, se termina el año con los cuatro compromisos del sector minero que se   presentaron en la CADE 2013 y que apuntan a cuatro frentes: la remediación de los pasivos ambientales, la promoción del desarrollo, el cuidado del agua y la lucha contra la minería ilegal. Estos lineamientos marcarán los pasos de las iniciativas y el trabajo, tanto del Gobierno como del sector privado, en los próximos años.