Para evitar excesos o defectos en los pagos a cuenta del impuesto a la renta

Las empresas que obtienen rentas de tercera categoría, deben de efectuar durante el ejercicio pagos a cuenta del Impuesto a la Renta anual que en definitiva les corresponda sobre los resultados de dicho ejercicio.

La correcta determinación de los referidos pagos a cuenta, evitará a las empresas efectuar pagos en exceso o indebidos, los que finalmente podrían no llegar a compensarse contra el impuesto a la renta anual por ser éste ultimo un importe inferior.

Respecto de dichos pagos no compensados, en su condición de indebidos, su arrastre en la declaración jurada anual como saldo a favor a ser aplicado contra los pagos a cuenta del ejercicio siguiente, podría ser cuestionado por la Administración Tributaria, debiendo evaluarse la posibilidad de solicitar su devolución o compensación conforme lo dispone el Código Tributario.

De acuerdo con la Ley del Impuesto a la Renta (LIR), la determinación de los pagos a cuenta debe efectuarse con arreglo al sistema de coeficientes o el sistema de porcentaje, aplicable sobre los ingresos netos, debiendo entenderse como tal a los ingresos gravables de tercera categoría devengados en cada mes, menos las devoluciones, bonificaciones, descuentos y demás conceptos de naturaleza similar que respondan a la costumbre de la plaza.

El sistema de porcentaje obliga a las empresas efectuar el pago a cuenta fijando la cuota en el dos por ciento (2%) de los ingresos netos obtenidos en el mes y resulta aplicable a aquellas empresas que inicien actividades en el ejercicio o que no hayan tenido renta imponible en el ejercicio anterior.

Tratándose del sistema de coeficientes, el pago a cuenta se determina aplicando sobre los ingresos netos obtenidos en el mes, el coeficiente resultante de dividir el monto del impuesto calculado correspondiente al ejercicio gravable anterior entre el total de los ingresos netos del mismo ejercicio. Para los meses de enero y febrero se deberá tomar como referencia el impuesto y los ingresos del ejercicio precedente al anterior.

En relación con ambos sistemas resulta importante la adecuada determinación de los ingresos netos para fijar el pago a cuenta.

En el caso específico del sistema de coeficiente, la determinación del coeficiente considera también los ingresos netos, razón por la cual un error en el cálculo de dicho coeficiente llevará a fijar pagos a cuenta en exceso o en defecto.

Teniendo en cuenta lo anterior considerar como ingresos netos gravables, determinadas partidas que son ingresos no gravados o exonerados nos llevará a subestimar el coeficiente.

Entre los conceptos que no deben incluirse en la determinación del coeficiente ni tampoco considerarse como ingresos netos sobre los cuales se aplique el coeficiente, debemos señalar a los ingresos por drawback, los intereses exonerados por depósitos en el sistema financiero nacional, los ingresos obtenidos provenientes de recuperos o extornos de provisiones que hayan tributado en años anteriores, ingresos gravados en el año anterior y que hayan sido registrados contablemente en el ejercicio corriente, la diferencia de cambio entre otros.

Al respecto es importante indicar que en el formulario 662 correspondiente a la declaración jurada anual del Impuesto a la Renta del ejercicio 2008, se requiere consignar la información del estado de ganancias y pérdidas de las empresas así como del impuesto anual calculado. Con esta información en el casillero 610 de dicha declaración se determina automáticamente el coeficiente para los pagos a cuenta mensuales.

Teniendo en cuenta lo anterior consignar en el estado de ganancias y pérdidas los ingresos antes indicados como ingresos gravados (casillero 475) y no como ingresos inafectos (casillero 476), llevaría a determinar indebidamente un menor coeficiente y consecuentemente un defecto en los pagos a cuenta a ser efectuados lo que generaría multas e intereses moratorios.

Identificar aquellas partidas que resultan inafectas en la determinación de la renta neta imponible y la adecuada presentación de dichas partidas en el estado de ganancias y pérdidas a ser consignado en el formulario de la declaración jurada anual 2008, permitirá determinar correctamente los pagos a cuenta del ejercicio 2009 y evitar contingencias.

Moisés Villaverde
Gerente Tax & Legal
PricewaterhouseCooper