Más allá de los libros

Entrevista a Esteban Chong
Libro de la Universidad Pacífico

[ De cómo el contador es, más que un que un profesional que calcula, un ejecutivo que analiza ]

Los contadores de la Universidad del Pacífico son especialistas en medir lo tangible e intangible. Y tienen herramientas y el conocimiento para contribuir de manera decisiva al desarrollo de las organizaciones. Son creativos, innovadores y toman decisiones. La pieza que toda empresa necesita para crecer.

Los nuevos modelos contables van mucho más allá del manejo de cuentas y llenado de libros de ingresos y egresos. Son instrumentos para una interpretación financiera de la realidad, que incluye el análisis de mercado, la producción, los recursos humanos, la investigación y el resto de las funciones que integran la compleja maquinaria de una empresa. Más allá de las tareas fiscales, la contabilidad de este tiempo tiene un sentido estratégico: debe proporcionar la información necesaria para tomar decisiones que ayuden al desarrollo de una compañía. Esta visión, que ahora se considera innovadora, fue la columna vertebral con la que la Universidad del Pacífico diseñó su carrera de Contabilidad en 1975. En esa época, Lima estaba plagada de pequeñas academias de contabilidad mercantil con una visión muy limitada de lo que el conocimiento exhaustivo de los activos de una empresa podía hacer por el crecimiento de la misma. La nueva propuesta de esos días representaba un cambio de mentalidad.

¨Somos mucho más que ¨tenedores de libros¨, coinciden en afirmar Esteban Chong y César Cheng, ambos egresados de la primera promoción de esta especialidad, que se formó en la antigua casona de Jesús María. El éxito de sus trayectorias personales lo evidencia: ahora son gerente con grandes responsabilidades.

Es viernes por la mañana y estos viejos compañeros de estudios se han encontrado en un conocido hotel de San Isidro para desayunar. No están solos. Al encuentro también ha acudido Gregorio Leong, quien fuera su profesor de Contabilidad I, II y del curso de Análisis de Estados Financieros. Ahora es un amigo y colega: al igual que Leong, ex jefe del Departamento de Contabilidad de la UP y uno de los principales especialistas de Contaboilidad Financiera de esta casa de estudios, también Cheng y Chong han enseñado en la universidad que los formó, y de este modo se convirtieron en un eslabón más de la cadena de conocimiento de la UP.

Cheng enseño en la Universidad del Pacífico cuando era estudiante (fue incluso jefe de prácticas de Leong) y varios años después fue profesor de los cursos de Auditoría y Contabilidad Superior, hasta que la vida lo llevó a vivir a Colombia como socio director general en ese país de la consultora Deloitte. Y Chong es profesor desde que terminó sus estudios, trabajo que complementa con su carrera como socio principal de la consultora PricewaterhouseCoopers Perú. Ambos se formaron con esta filosofía y ahora destacan en dos de las firmas de auditoría, asesoramiento legal y tributario, consultoría y finanzas corporativas más importantes del mundo.

Ejecutivos Estratégicos

Es la primera vez que Gregoria Leong, Esteban Chong y César Cheng se juntan después de muchos años. La conversación está repleta de anécdotas, pero sobre todo tiene un tinte reivindicativo. El estigma del contador y sus libros-sostiene- aún sigue presente en el mundo empresarial actual, aunque en mucho menor grado. Sin embargo, ellos tienen clara la razón por la que su trabajo es absolutamente estratégico para el desarrollo de cualquier corporación: ¨La UP te enseña a hablar el lenguaje de los negocios. Te da una estructura mental, una forma de pensar que no es necesariamente la lógica matemática. Y eso te hace transmitir mensajes claros y directos, exponer algo complejo de una manera simple. También te enseña a ser íntegro y consecuente con lo que piensas y lo que haces, sostiene Chong. A su juicio, esta forma particular de ordenar las ideas es el sello de la Universidad, junto al pensamiento analítico, el espíritu crítico y la ética.

En el anecdotario de la UP, se recuerda que los integrantes de las primeras promociones de esta carrera fueron presas de una sutileza lingüística: a pesar de contar con una completa formación orientada a la gerencia y la consultoría en negocios, no eran ¨contadores públicos¨, lo cual les impedía colegiarse. El impasse fue superado pronto, y se produjo una demanda creciente de egresados, tanto por las empresas como por las consultoras. La tendencia se mantiene.

Los contadores de la Universidad del Pacífico siempre están actualizados y han recibido una fuerte formación ética, fundamental para esta profesión. ¨Nosotros mismos debemos poner nuestros límites, ser coherentes cuando la vida nos pone en situaciones comprometedoras, porque las técnicas de la contabilidad van a cambiar, pero la formación y transmisión de valores debe continuar¨, señala César Cheng, quien a manera de ejemplo relata la ocasión en que un competidor le propuso concertar precios. Él se negó. ¨¿Quién se va a dar cuenta?, reclamó el incitador. Cheng respondió: ¨Yo¨.

Los tres coinciden en que, cada vez más, los contadores son tomados en cuenta para puestos de responsabilidad por aporte estratégico a las empresas. Un desafío es lograr mayor precisión en la contabilidad de activos intangibles, es decir, todos esos recursos que no son materiales pero tienen mucho valor, como las marcas, la identidad corporativa, la comunicación institucional, la imagen pública, el conocimiento comercial, la propiedad intelectual, las patentes, la cartera de clientes y la forma de relacionarse con ellos.

El otro reto para la profesión es que sus especialistas ocupen un número creciente de cargos gerenciales. Manejan las herramientas administrativas necesarias. Son los mejores tácticos financieros.