Enfrentando la eurocrisis

Diario Gestión
Arnaldo Alvarado
Socio de Financial Service
Julio 2012

De acuerdo con un estudio publicado por PwC EE.UU. sobre la actual crisis de la deuda en Europa, la creciente presión de los mercados y el monto significativo de deuda soberana que se espera que será refinanciada, ofrecen ciertos visos de posible solución a la actual fase de crisis. Sin embargo, cualquier solución tomará su tiempo, será gradual y demandará austeridad fiscal para ir reduciendo la deuda. Adicionalmente, será necesario que se efectúen reformas estructurales profundas para restablecerla competitividad y asegurar el crecimiento a largo plazo.

Al parecer, algunas de las barreras financieras más grandes, en la mayoría de los países en riesgo, han sido superadas, resultando en deudas de largo y corto plazo significativamente menores al cierre del 2011 y en una inicial mejora en la confianza en el sector consumo y manufacturero. No obstante, todavía subsisten riesgos operativos para las compañías que operan en Europa. La planificación de contingencias puede ayudar a mitigar riesgos y las estrategias adoptadas por las compañías en general dependerán de las posibles condiciones del mercado.

¿Qué están haciendo las compañías al respecto? La complejidad del ecosistema europeo y los factores políticos, financieros y culturales que lo modelan hacen casi imposible predecir el resultado de la crisis. Los innumerables escenarios que podrían surgir y la miríada de sus implicancias hacen que la tarea de planificar contingencias sea una propuesta aterradora para cualquier organización que trate de identificar, medir y mitigar los riegos. Como primer paso, muchas compañías han desarrollado un equipo interfuncional, por lo general complementado con recursos externos, de personal experimentado para que identifique, evalúe y mitigue los riesgos en sus organizaciones. Muchos directorios y comités de auditoría se han concentrado en el tema y están revisando cuidadosamente los planes de la gerencia para prepararse y poder responder a cualquier posible resultado.

En un esfuerzo por entender mejor los riesgos y planificar el futuro, muchas compañías están empleando un proceso estructurado que las ayude a destilar la información disponible y evaluar, definir y ejecutar planes que mitiguen los riesgos.

Algunas organizaciones, referidas sustancialmente a compañías estadounidenses que tienen operaciones en y con la zona euro, están actuando proactivamente para poder mitigar los riesgos de la crisis:

  • Eliminando la exposición al riesgo de sus inversiones mantenidas en moneda extranjera, moviendo el efectivo de la zona euro a monedas o inversiones "más seguras".
  • Mitigando la exposición a proveedores en la zona euro: no más contratos de largo plazo
  • Mitigando riesgos de refinanciamiento, reservando efectivo para pagos venideros por bonos por pagar o apresurando su negociaciones de refinanciamiento.
  • Aumentando las reservas de efectivo, controlando las exposiciones que no sean esenciales.
  • Efectuando la evaluación de la exposición neta al euro, país por país.
  • Preparándose para la volatilidad en el mercado de moneda extranjera, efectuando una reevaluación de sus estrategias de cobertura.
  • Analizando el impacto de la introducción de la nueva moneda en sus contratos de compras y ventas, así como en sus sistemas de soporte.
  • Reevaluando la actual crisis y sus planes de administración de contingencias para asegurar que los equipos estén listos para responder.
En cuanto a las empresas peruanas que tienen operaciones con la eurozona, no dejan de tener relevancia las medidas que vienen tomando las compañías estadounidenses. Igualmente, puede ser una buena oportunidad de atraer capitales que en estos momentos están a la deriva a la espera de una mejoría que está demorando en llegar.