El reto de las firmas hoy es demostrar que pueden adaptarse a los ciclos del negocio

Diario Gestión
Fernando Gaveglio
Socio de Auditoría
Septiembre 2013

Hoy somos testigos de la caída de los precios de los commodities y otros eventos que vienen impactando en el sector. Esta situación afecta de manera particular a la economía peruana, aunque ya no en la misma magnitud que en los años anteriores, cuando la minería era el motor más importante del crecimiento del país.

El negocio es cíclico. Nos toca vivir momentos de menores ingresos y mayores costos, y buscamos compensar en parte la reducción de los precios con mayores niveles de producción. Esta época de volatilidad no es novedosa en la industria, aunque no se vivía desde hace varios años. John Gravelle, Socio Líder Global del sector minero de PwC, comentaba: ¨Cuando la curva de crecimiento se invierte, las compañías se ven en la obligación de recordar la realidad del negocio y de ajustar sus modelos a los nuevos riesgos que enfrentan¨.

Varios mensajes nos dejó Perumin en las exposiciones de los CEO y presidentes de las principales mineras del país. Si bien la industria cuenta con una cartera importante de proyectos, los niveles de producción de los principales metales vienen disminuyendo y hacen imprescindible la aprobación y puesta en marcha de los principales de la lista. Otro aspecto largamente comentado fue el aporte del sector al cuidado del medio ambiente y el uso responsable de los recursos naturales, en particular del agua.

Según la última publicación de PwC, Deals in the dumps, a nivel global se puede anticipar para este semestre una mayor presencia en el mercado de fondos privados, así como un incremento de alianzas estratégicas y de empresas estatales en Asia. Las mineras junior continuarán con el reto de recaudar dinero y efectuar una venta para generar algún valor para sus accionistas y evitar un colapso financiero. Mientras que la mayoría de las mineras grandes y medianas se han comprometido a permanecer fuera del juego de fusiones y adquisiciones, algunas ven ahora una oportunidad única para comprar activos a precios bajos. Un ejemplo de ellos es la adquisición de Rainy River Resources por New Gold a cambio de US$ 310 millones a fines de mayo.

El ritmo de la demanda de China por recursos sigue marcando la tendencia del mercado. Aunque su crecimiento ha disminuido, un 7% u 8% todavía es significativo y viene de una base económica mucho más grande. Este avance sostenido servirá como columna vertebral de la necesidad de metales como el cobre, el carbón y el hierro. También hay un fuerte crecimiento que provendrá de naciones como la India y Brasil, lo que da a las mineras una razón para continuar con el desarrollo de sus planes a largo plazo.

Hoy las empresas deben demostrar que pueden adaptarse a la naturaleza cíclica de la industria. Esto requiere de respuestas adecuadas a los crecientes gastos y a los precios volátiles de los commodities, a través de la reducción de costos y la concentración en sus operaciones y proyectos viables.

El cobre y el oro se mantendrán en la cima en los próximos meses, y el carbón podría recuperar interés debido a sus precios bajos.

Para lo que resta del año y el 2014, se espera que el ritmo de fusiones y adquisiciones permanezca algo aletargado. Las transacciones que se realicen en los próximos meses darán forma al futuro de la industria y determinarán a sus jugadores claves.