Carta Recordatoria

Carta Recordatoria

El empeoramiento de las condiciones externas y la presencia de una serie de eventos de carácter transitorio que acontecieron de forma rápida, simultánea y sorpresiva, provocaron el deterioro de la confianza de los agentes económicos a lo largo del 2014. La proyección inicial de crecimiento del Banco Central de Reserva del Perú de 6%, tuvo que ser modificada varias veces hasta llegar a 2,4%, debido a la menor actividad de los principales sectores clave para la economía como la minería, la construcción y la manufactura.

El periodo de lluvias en la costa norte y en el sur del país fue muy reducido, el Fenómeno de El Niño llegó en el segundo trimestre del año y afectó a la pesca, algunos proyectos mineros presentaron retrasos para alcanzar su máxima producción, por los efectos de la baja cotización de los minerales y la sobreregulación en varias actividades que se tornó más densa y se paralizó la inversión pública de los gobiernos regionales.

Hasta el cierre de este balance, la economía había crecido durante el año 2,8%, si bien muy por debajo del potencial, se trata de una tasa de crecimiento nada despreciable si se considera que las condiciones internacionales de menores precios para las materias primas, el cambio de política monetaria de los Estados Unidos y de la política fiscal de China, afectaron el crecimiento de la región. Entre los factores positivos del año que se fue y que generan una oportunidad para el 2015, que no debemos pasar por alto, está la mejora en la calificación crediticia del Perú otorgada por Moody’s que la elevó de Baa2 a A3. Este acontecimiento de ninguna manera fue “una palmada en el hombro” al Perú, sino que es el mérito a lo que el país ha logrado gracias a la política económica de mercado que practica, el orden de las cuentas fiscales y la solidez de su economía.

Esteban Chong L.
Socio Principal